13|11|2021

Todos contra Todos, Bullrich conduce y la broma de Scioli

24 de octubre de 2021

24 de octubre de 2021

El run run de la deuda. Vallejos tiene algo que decir. ¿El fuego mapuche quema alianzas en el Congreso? Cornejo copiloto y la agenda paulista de Kicillof. 

Con cierto malestar se hace la aclaración. El kirchnerismo es pagador serial, señalan en respuesta al run run que crece en torno a la negociación con el FMI. La versión oficial que se repite en el entorno de la vicepresidenta niega grieta en el Gobierno sobre el trabajo del ministro Martín Guzmán. Siempre es bueno recordar, advierten, que fue Néstor Kirchner quien canceló 9.800 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional y que en el inicio de la gestión Fernández-Fernández se acordó con los tenedores privados de deuda. Fue, insisten, el expresidente Mauricio Macri quien tomó deuda por 44.000 millones de dólares y quien "le robó plazos fijos a los argentinos", en referencia a la renta financiera. Palabras más, palabras menos, fue la arenga de Máximo Kirchner en un club de Lanús este sábado.

 

"Que se apure, porque cada vez hay menos ganas", aclara alguien que señala el ruido interno expuesto por los kirchneristas extremos Hebe de Bonafini y Amado Boudou en Plaza de Mayo el domingo 17 de octubre. Hay dos interpretaciones basadas en información: conviven quienes creen que no se debe pagar la deuda y que, en lugar de frizarla, se debió avanzar con la investigación propuesta por Alberto Fernández en el Congreso con quienes consideran que la contraposición de opiniones es una estrategia para conseguir mayores plazos y más cuotas. Precisamente la diputada Fernanda Vallejos pidió "aceptar la mano tendida del pueblo en la Plaza del 17", buscar consenso "con el pueblo trabajador" y auditar la deuda.

 

"Si todos fuéramos genuflexos, cerraríamos de rodillas", se escucha de un lado mientras Máximo Kirchner se concentra en exigir que no se pague con el "hambre del pueblo". En ese sentido, lo que generó escozor en el ala más moderada del Gobierno fue el himno tribunero de "la camporita". El video fue compartido por Eduardo de Pedro y por Andrés Larroque, entre otros. Los más jóvenes de la agrupación cerraron su plenario el sábado 16 con la presencia de Cristina Fernández en lo que fuera el patio de armas de la ex-ESMA, hoy Espacio de la Memoria. CFK después viajó a Santa Cruz y volvió antes del fin de semana.

 

"Esa deuda que dejaron no la vamos a pagar con el hambre de la gente, nunca más" cantaron los pibes y las pibas del ala juvenil de la agrupación K. "Ellos saben muy bien que nosotros le pagamos al Fondo", desalientan temores altas fuentes del kirchnerismo.

 

Ese acto generó además otra incomodidad. En este caso, entre organismos de derechos humanos y víctimas del terrorismo de Estado que no ven bien que se hagan fiestas, comidas o actividades de este tenor donde funcionó uno de los mayores centros clandestinos de detención durante la última y más cruenta dictadura. Por otra parte, Argentina está en medio de los trámites para que el sitio sea declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad, una gestión que no pudo cajonear la gestión de Macri y que mantuvo en pie su secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj. Hoy hay temor por lo que pudiera suceder si los tiempos políticos cambian, por eso se avanza con la documentación lo más rápido posible.

 

Es que la visión respecto de los derechos humanos y de los pueblos originarios es parte de la grieta más profunda. Patricia Bullrich y Miguel Pichetto la representan. Él encabezó esta semana un homenaje a Julio Argentino Roca. Ella, que defendió a las fuerzas a su cargo cuando era ministra de Seguridad por la desaparición y muerte de Santiago Maldonado en el marco de la represión de un conflicto en Chubut, pasó varias veces por esa provincia y por Río Negro en plan de campaña. Justo esta semana volvió, aunque esta vez se concentró en el Alto Valle atenta a las elecciones de concejales de este domingo en Neuquén. La acompañó el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo. Juntos cruzaron la confluencia del Limay y el río Neuquén, que forma el río Negro, y compartieron acto en Cipolletti. 

 

En la vereda de un café puntearon el comunicado que firmaron en solidaridad con la gobernadora Arabela Carreras, que pidió el envío de fuerzas federales al lago Mascardi donde hubo una sucesión de hechos de violencia. En Juntos Somos Río Negro tomaron nota: hubo risas porque la principal fuerza opositora suele cuestionarles el voto a favor en el Congreso de algunas leyes que impulsa el Gobierno. De hecho, días atrás, Luis Di Giacomo, el único diputado nacional de esa fuerza provincial, se sentó y se sumó para dar cuórum en aquella sesión que fracasó para tratar la ley de Etiquetado. Ahora también hay un frente interno abierto entre la Casa Rosada y la provincia que gobierna Carreras. ¿Afectará esto al apoyo futuro en el Congreso? "Ley por ley", aclaran en el oficialismo rionegrino sobre cómo se negociará después de este gran desencuentro.

 

Mientras, Juntos por el Cambio aprovecha la grieta. "Es el Frente de Todos contra Todos", rebautizan al oficialismo en el entorno de Cornejo. El diputado está cada vez más radicalizado. En Cipolletti acompañaron con Bullrich a Aníbal Tortoriello, exintendente y candidato a diputado nacional. Empresario del rubro del transporte, volvió a poner a disposición uno de sus camiones, en cuyo frente pintó su nombre: "Aníbal" (que no es Fernández, está claro).

 

Tortoriello le ofreció el volante a Bullrich, que se subió sin dudar. "¡Qué fórmula!", gritó alguien al ver a Cornejo de copiloto aunque el mendocino, por ahora, apuesta a una fórmula 100% radical para las PASO presidenciales de 2023. Bullrich no pudo evitar que algún rionegrino se quejara porque manejó sin carnet habilitante para camiones. ¿Qué dirá su archienemigo Hugo Moyano? Cerca de la presidenta del PRO aclararon que fueron solo cuatro cuadras.

 

Quien está de muy buen humor es Daniel Scioli, en estos días muy abocado a armar la agenda de Axel Kicillof. El 3 de noviembre el gobernador bonaerense tiene previsto viajar a San Pablo y reunirse con representantes de empresas con inversiones en su distrito. Será el segundo gobernador en viajar a Brasil desde que el Frente de Todos llegó a la Casa Rosada. El primero fue Juan Manzur, antes de saltar de Tucumán a la Jefatura de Gabinete.

 

El embajador estuvo justamente días atrás en San Pablo, donde conversó con Paulo Skaf, presidente de la Federación de Industrias del Estado de San Paulo (FIESP). Después se fue a la casa de Lula da Silva, a quien visitó tal como antes hizo con otros exmandatarios brasileños como José Sarney, Fernando Henrique Cardoso y Fernando Collor de Mello.

 

Durante una hora repasaron la agenda de integración regional, conversaron sobre los recientes acuerdos entre la Argentina y Brasil sobre el arancel externo común (AEC), la importancia del Mercosur y la integración energética. Cuando se despedían, Lula propuso una foto y chocaron puños. Scioli confesó que se sintió tan cómodo en la casa del expresidente que se animó a una broma: "Debemos ser las únicas personas en el mundo que se saludan con 14 dedos", lanzó. No hace falta aclaración: se refería al brazo que perdió y al dedo meñique que tuvieron que amputarle al brasileño en 1964 tras un accidente con un torno mecánico en la fábrica donde trabajaba. Tan ocurrente le pareció su chiste a Scioli que se lo contó a varios argentinos a los que les mandó la instantánea.