14|10|2021

Una carta envenenada de Moyano bate tambores de guerra contra el Gobierno

13 de octubre de 2021

13 de octubre de 2021

En modo CFK, el camionero le envió al Presidente una misiva sigilosa por Mesa de Entradas repleta de reproches y críticas por las políticas en Transporte.

Hace dos semanas, Hugo Moyano emuló a Cristina Fernández de Kirchner y le envió una carta al presidente Alberto Fernández en la que resaltó el compromiso del gremio camionero durante la pandemia pero, sobre todo, expuso lo que evaluó como un magro reconocimiento por parte del Gobierno hacia el sector que conduce. A diferencia de la difusión pública que tienen las cartas de la vicepresidenta, la misiva, que tiene una innegable impronta de pase de facturas, ingresó sigilosamente por la Mesa de Entradas de la Casa Rosada el 4 de octubre sin que se la conociera hasta este miércoles, probablemente por el tono de ultimátum con el que está escrita.

 

"Hemos sido hartamente solidarios, hemos colaborado con el gobierno en todo lo que nos pidió, sostenemos económicamente al Transporte como nadie más, tuvimos una paciencia oriental con funcionarios que por ignorancia o por desidia nos soslayan o nos ignoran. No vamos a esperar más. Exigimos que de una vez nuestras demandas sean escuchadas y atendidas como corresponde a quienes tienen la carga pública de gestionar el bienestar general", dice el escrito firmado por Moyano en calidad de secretario general de la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros y Obreros del Transporte Automotor de Cargas, Logística y Servicios.

 

En rigor, el remate de la carta, que se extiende a lo largo de cuatro páginas y 15 puntos, responde a lo que considera que es el destrato de las políticas oficiales hacia los trabajadores camioneros en detrimento de otros sectores transportistas. Las críticas abundan y van desde la postergación ad infinitum de la inclusión del gremio camionero entre los sectores prioritarios para vacunar, hasta las escasas políticas hacia transporte de carga pese a que es el que genera la mayor masa de recursos públicos vía el impuesto al gasoil.

 

Este último tema es uno de los que levanta más temperatura en la carta que además, pareciera ser una advertencia sobre cuál será el curso de acción del Consejo Directivo de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), que hasta la semana pasada estuvo conducida políticamente por los gremios que agrupan a quienes manejan colectivos y trenes: "Mientras vemos que no se hace nada para solucionar la cuestión de la obsolescencia del parque automotor ni las condiciones laborales en las esperas para ingresar a los puertos, también vemos que el Estado se asegura de tener siempre colectivos nuevos y relucientes, de invertir en trenes, en vías, en aviones, en aeropuertos".

 

"Entendemos que la foto arriba de un colectivo queda linda, que queda aún más linda la foto al lado de un banco de una estación de trenes, porque encima apela a la nostalgia. Pero los funcionarios deben tener presente que el 95% de las mercaderías que se mueven en la Argentina del campo a la fábrica, de la fábrica al centro de distribución, y de ahí a sus hogares, lo hace utilizando el transporte automotor de carga", dice otro tramo de la carta en la que también destacan haber puesto a disposición de la provincia de Buenos Aires el Sanatorio Antártida, con más de 300 camas de terapia intensiva.

 

Entre el rosario de críticas vuelve a surgir de manera solapada la demanda de colocar a un persona de confianza del jefe camionero en el Ministerio de Transporte, cuando cuestiona que "nuestro sector nunca es consultado ni en la confección, ni en el presupuesto, ni en la celebración de ninguno de los convenios que el Ministerio de Transporte firma con las Provincias o los Municipios".

 

Antes de la designación del gabinete, en diciembre de 2019, el moyanismo presionó para que el abogado Guillermo López del Punta, afín al gremio, fuera designado como ministro de Transporte. Sin embargo, tanto en esa instancia como en la renovación de la cúpula de Transporte provocada por la muerte de Mario Meoni, Sergio Massa impuso sus propios nombres en un área que tiene bajo su control político.

 

Ahora, el moyanismo cuestiona directamente la designación de Martín Ferreiro al frente de la Consultora Ejecutiva Nacional del Transporte, por dos motivos. Por un lado, por provenir del sector ferroviario, ya que fue presidente de Ferrocarriles Argentinos hasta hace dos meses y, al mismo tiempo, por haber llegado a ese puesto designado por el ministro macrista Guillermo Dietrich sin que Meoni ni el actual ministro Alexis Guerrera lo hayan desplazado.