29|11|2021

Soy Roca: Pichetto viaja al pasado a la conquista del voto antibarbarie

19 de octubre de 2021

19 de octubre de 2021

El exsenador homenajeó al líder de la Generación del 80 y reivindicó su campaña militar en la Patagonia. Discurso antimapuche y álbum menemista en sepia.

La campana de la Basílica del Pilar se oyó sonar a las once de la mañana. "La puntualidad es importante", susurró Miguel Ángel Pichetto frente al mausoleo del expresidente Julio Argentino Roca, rodeado por una guardia de honor del Regimiento Patricios. El acto por el 107° aniversario de su muerte fue breve. Organizado por el Instituto que lleva su nombre, tuvo un solo discurso, el del exsenador nacional que homenajeó al "conquistador del desierto, dos veces presidente y fundador de la Argentina moderna", según constaba en el flyer de invitación. Habló más del presente que del pasado y quedó clara que la doctrina roquista y su acción sobre los pueblos originarios y la Patagonia son su norte político, en medio de la polémica por la intervención del embajador argentino en Chile, Rafael Bielsa, en favor de Jones Huala, referente mapuche detenido en el vecino país.

 

Precisamente, el también excandidato a vicepresidente de Mauricio Macri consideró necesaria y "oportuna" la reivindicación. Frente a un nutrido grupo y bajo un fuerte sol, calificó a la denominada Campaña del Desierto iniciada en 1878 como "una de las decisiones más brillantes" orientada a "civilizar y generar recursos para la Argentina" y "en defensa de los ataques de los indios contra los civiles". 

 

"Asumió la primera presidencia en 1880, el lema fue 'paz y administración', dos conceptos extraordinarios que serían muy valiosos que se apliquen en este tiempo que vive la Argentina", arrancó el discurso antes de cuestionar "los intentos separatistas" para la conformación de "un Estado Mapuche" en Río Negro y Neuquén, en el norte de la Patagonia. "Casi de carácter subversivo al estilo del 70", calificó a los hechos violentos registrados días atrás, como el incendio de la Dirección Provincial de Vialidad y la oficina de Información de Turismo. Incluso advirtió que son alentados por exdirigentes de Montoneros, quienes brindan asistencia legal, en referencia a Roberto Perdía.

 

Puerta (primero a la izq.) se sumó al homenaje impulsado por Pichetto.

Según contó, en su paso reciente por Neuquén, provincia donde Juntos por el Cambio se dividió, Pichetto hizo campaña y tuvo reuniones con el scetor agropecuario. Alzando la voz refirió lo que le manifestaron: "Tienen sus campos ocupados en la periferia de Vaca Muerta. Estamos hablando de petróleo, gas, de los recursos naturales, del agua y todo lo que tiene que ver con la riqueza del mar Atlántico y la proyección de la Antártida". Y advirtió: "Cuidado argentinos, esto está ocurriendo, hay acciones del gobierno nacional que convalidan estas ideas disparatadas".

 

"Es imprescindible que la Argentina encuentre un camino que libere todas las energías creativas, productivas, para ponerse en marcha y garantizar un modelo capitalista de crecimiento en el país", continuó en tono de presente la reivindicación del pasado. Y subrayó que "la propiedad en la Argentina no es un derecho secundario, es inherente de la libertad, la soberanía se tiene que defender permanentemente, no puede haber claudicación de ningún gobierno" al tiempo que destacó que en cambio hoy "están haciendo una reivindicación del indigenismo que nada tiene que ver con la Argentina". Citó también al historiador y arqueólogo Rodolfo Casamiquela: "Los mapuches son originarios de Chile, entraban con el malón asolando los campos, destruyendo todo y robándose a las mujeres".

 

Montoya, Toma, Pichetto y Lazzari.

Ya sin micrófono y en la media hora que se tomó para charlar y sacarse selfies, opinó sobre la defensa y asistencia jurídica que Bielsa hizo a favor de Jones Huala. "Es excanciller", reprochó alguien y Pichetto sentenció que ningún embajador hace lo que hizo Bielsa sin una directiva política desde el Gobierno. "Es que son todos patagónicos, la señora (así menciona a Cristina Fernández), Carlos Zannini (el procurador ) y muchos otros", agregó Pichetto.

 

Bajo la sombra de otro mausoleo habló entusiasmado sobre la ley 1420 de educación común, gratuita y obligatoria y la separación del Estado y la Iglesia con la decisión de inscribir nacimientos en el Registro Civil, algunas de las medidas que no mencionó en su discurso, aclaró, para no extenderse y repitió la necesidad del acto porque la memoria de Roca "es vilipendiada por algunos sectores de la izquierda que están haciendo una reivindicación del indigenismo que nada tiene que ver con la Argentina".

 

Pichetto en campaña en el cementerio de la Recoleta.

El discurso fue aplaudido por familiares de Roca, como sus sobrinos bisnietos Gonzalo, Marcos y Mariano y sus tataranietos Magdalena y Agustín Cernadas. Hubo muchos viejos peronistas, varios de ellos exintegrantes del gobierno de Carlos Menem. Todos, además, antikirchneristas. "Somos los peronistas que aceptamos a Roca después del cambio de la historia", le dijo a Letra P Julio César Aráoz, quien fuera interventor de Tucumán y secretario de Energía. Junto a Pichetto, se alinearon en un hemiciclo Miguel Angel Toma, exdiputado y extitular de la SIDE; Ramón Puerta, expresidente por dos días y exembajador en España durante la presidencia de su amigo Mauricio Macri; el exrecaudador Santiago Montoya; el exdiputado santiagueño Luis Uriondo; Rosendo Fraga, analista e historiador; y Marcelo Peretta, del sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos. No pasó inadvertido en esa primera fila Eduardo Arnold, exvicegobernador en Santa Cruz junto a Néstor Kirchner entre 1991 y 1999. 

 

Mezclados entre el resto de los presentes también hubo referentes de la Ucedé como Jorge Pirra y Andrés Passamonti. Estuvo además el exembajador en Israel Mariano Caucino; el apoderado del partido pichettista Alternativa Republicana Federal, el exjuez Alberto Piotti, y entre los más jóvenes Juan Manuel Pichetto, hijo del exsenador que dejó la política, y Leandro Massaccesi, hijo del exgobernador rionegrino Horacio Massaccesi y exconcejal en Viedma. 

 

Excepto el exvicecanciller Andrés Cisneros, los participantes y organizadores prescindieron del barbijo. "Ya no hay que usarlo más", señaló el propio Pichetto en el ingreso al cementerio en referencia al anuncio en tal sentido de Horacio Rodríguez Larreta, al que se adelantó un día.

 

El acto terminó con un minuto de silencio y dos ofrendas florales. La primera, de ramas de laurel, tenía una cinta con la sigla del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la colocaron la directora del Cementerio, Sonia del Papa, y Gonzalo Roca. La segunda, de crisantemos, la ofrendaron Pichetto y Fraga. Un familiar de Roca gritó: "¡Viva la Patria!". Le respondieron con un "¡Viva!" el resto de los y las presentes.