X
El macrismo argumenta razones económicas para pedir la eliminación de las primarias en la Provincia, pero también apunta a desinflar ingenierías rivales y eventuales alianzas.
Por 06/02/2019 12:05

“Votar menos y ahorrar dinero” es la argumentación que en las últimas horas esbozó el intendente de Vicente López, Jorge Macri, para reflotar el debate sobre la conveniencia de suprimir las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, en el trasfondo de la iniciativa pesa la intención del PRO de esquivar la polarización con el peronismo y evitar que se potencien candidatos adversos.

“Con los mismos argumentos que decidimos mantener unificadas las elecciones (nacional y provincial), es decir, votar menos veces y ahorrar plata, podríamos todos los espacios políticos acordar eliminar las primarias y que ese dinero se utilice para otra cosa”, señaló el primo del Presidente durante una recorrida por Mar del Plata.

 

 

El planteo de Jorge Macri no es en soledad. Junto a sus pares de Morón, Ramiro Tagliaferro; Quilmes, Martiniano Molina; Lanús, Néstor Grindetti, y Tres de Febrero, Diego Valenzuela, han hecho pública su posición contraria a la primera ronda y apuestan a alcanzar consensos con el Ejecutivo bonaerense y la Nación para poder presentar un proyecto de ley que derogue la adhesión provincial a la ley nacional que instituyó las primarias.

Si bien el objetivo formal es ahorrar recursos, entre los fundamentos no dichos también se busca desinflar las posibilidades de crecimiento de la oposición, principalmente del peronismo. La instancia de la primaria no sólo polariza la elección, sino que posibilita alianzas de actores políticos que, eventualmente, lleguen divididos a las PASO.

Este escenario podría debilitar a los candidatos oficialistas locales, teniendo en cuenta, además, que la gobernadora María Eugenia Vidal desestimó el desdoblamiento electoral, instancia que despegaba a los intendentes de los cuestionamientos a la administración de Mauricio Macri.

 

 

PRIMER DISTRITO PRO. En Vicente López, Jorge Macri ha dado señales que apuntan a buscar la renovación de su mandato, aunque tampoco se descarta la posibilidad de que la concejala Soledad Martínez lo reemplace en el sillón. La dirigente es una de las personas de mayor confianza del intendente y se sabe que jugará en el espacio que le convenga a Cambiemos.

Vicente López es uno de los pocos distritos del conurbano donde el peronismo hace tiempo que perdió peso, por lo que el avance de este sector opositor no resulta una alarma para el intendente, aunque no deja de generar cierta atención la posibilidad de alianzas que pudieran avanzar un poco su presencia en el Concejo Deliberante.

Aunque el PJ no tiene nombres que comanden todo el espacio, el concejal y presidente del PJ local, Lorenzo Beccaria, es quien ha expresado su intención de jugar en este año electoral. 

El 27 de octubre pasado, a un año de la próxima elección, Beccaria hizo el lanzamiento de su precandidatura a intendente acompañado por la ex diputada nacional Diana Conti y el intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini. Además, Alberto Descalzo, de Ituzaingó; Santiago Maggiotti, de Navarro; Mariano Cascallares, de Almirante Brown, y el presidente del PJ nacional, José Luis Gioja, manifestaron su respaldo a través de varios videos.

 

 

Su sector no solo trabaja en alianzas dentro del PJ, sino que alienta conversaciones con el Movimiento Evita, La Cámpora, Peronismo 26 de Julio y la Corriente Peronista Descamisados.

LOS PAGOS DE VIDAL. Ese acuerdo podría darse en Morón. O al menos eso dejó entrever el principal dirigente que tiene el Frente Renovador en el distrito conducido por Tagliaferro, el concejal Martín Marinucci.

“Si hay una alternativa que tenga más vocación, más compromiso, que conozca el distrito y tenga más equipo que yo, estoy dispuesto a acompañarlo para terminar con este gobierno municipal”, dijo el massista al portal de noticias local Anticipos y no descartó unirse con el ex intendente Lucas Ghi.

 

Publicado por Unidad Ciudadana Morón en martes, 17 de abril de 2018

 

Tras la derrota electoral en 2015, el sabbattellismo apunta a recuperar Morón, cuna de Nuevo Encuentro. Para alcanzar ese objetivo y superar a Tagliaferro, el kirchnerismo local anticipó que jugará con Ghi, quien ya estuvo al frente del municipio entre 2009 y 2015.

El anuncio no es reciente. En abril de 2018, cuando restaba más de un año para la oficialización de listas, Martín Sabbatella anticipó que su apellido no encabezaría la boleta con la que ese sector del peronismo buscará disputará el sillón municipal al macrismo en las próximas elecciones.

QUILMES. Molina se enfrentará a una elección en la que no sólo pondrá a prueba su cuestionada gestión, sino que deberá apuntar a que las diferencias en el interior del peronismo lo favorezcan.

De habilitarse la interna en el orden local, el cocinero podría medirse con el diputado provincial de Cambiemos Fernando Pérez. Distanciado de la administración de Molina, el legislador trabaja en la instalación de su imagen y ata la definición de su estrategia electoral a la decisión de Cambiemos de dar vía libre a la PASO en el distrito.

 

 

También quiere jugar el periodista deportivo y ex concejal Walter Queijeiro. Alejado del oficialismo, pese a su trabajo en el Ministerio de Gobierno de la provincia, buscará competir por adentro de Cambiemos o aliarse con algún otro espacio, como ya lo hizo en el pasado.

La antesala electoral indica que los principales actores políticos del PJ y el kirchnerismo quilmeño priorizan candidaturas por sobre la unidad del espacio, una posición muy distinta a la búsqueda que pregona a nivel provincial.

Entre los anotados está el dos veces intendente y dirigente sindical Francisco “Barba” Gutiérrez, quien ya anticipó que quiere postularse en las próximas elecciones. “Quiero volver a mi ciudad”, dijo recientemente. De cara a los eventuales acuerdos para avanzar con su candidatura, sostuvo que “ni Cristina (Fernández) ni (Juan Manuel) Urtubey ni (Sergio) Massa ni Felipe Solá son un límite” y llamó a la unidad de todos los sectores peronistas.

 

 

A este lanzamiento se suma la precandidatura del concejal Ángel García. Luego de abandonar la presidencia del bloque peronista en el Concejo Deliberante para abocarse a la campaña, comenzó a tejer acuerdos y a buscar el respaldo de distintos referentes del peronismo. García fue parte de la gestión de los ex intendentes Eduardo Camaño, Aníbal Fernández, Federico Scarabino y Sergio  Villordo y en 2017 apoyó el candidato que azuzó el ex jefe de Gabinete. Sin embargo, camino a 2019 apunta a tener un rol más protagónico dentro de Unidad Ciudadana.

Además, este turno electoral reeditará la rivalidad entre Aníbal Fernández y Mayra Mendoza. La diputada nacional ya trabaja en su candidatura con el respaldo de la organización que integra, La Cámpora, de dirigentes del sindicalismos y de su par de bancada Agustín Rossi, quien de recorrida por Quilmes no dudó en calificarla como la futura intendenta del distrito.

En tanto, Fernández trabaja en el posicionamiento del concejal Matías Festucca. En 2017, fue el candidato que lideró la interna de Unidad Ciudadana y puso contra las cuerdas a Molina en las PASO. De cara a la rueda electoral, Aníbal anticipó que su espacio se medirá en internas con cualquier "compañero que eventualmente tenga la intención" de candidatearse. 

 

 

LANÚS. El segundo triunfo de Cambiemos en 2017 no desalienta a la oposición peronista, que apuntará a recuperar el distrito que condujo durante 32 años y que ve en las PASO la posibilidad de ordenarse. 

Antes ese escenario, la unidad de un frente opositor también sobrevuela en los pagos conducidos por Néstor Grindetti, pese al enfrentamiento entre los distintos sectores adversos. En las filas del peronismo y el massismo no ven con malos ojos alcanzar un punto de acuerdo para poder enfrentarse al intendente, independientemente de lo que se decida a nivel nacional.

“Todavía es temprano para hablar de candidaturas”, resaltan desde Lanús, a pesar de que muchos dirigentes ya visibilizan sus intenciones de erguirse como candidatos de los distintos sectores

Por un lado está el armado que responde al ex intendente y actual senador provincial Darío Díaz Pérez, actual presidente del PJ local, quien cuenta con una estructura muy importante dentro del peronismo local, pese a que en 2015 Cristina Fernández le vedó la posibilidad de volver a jugar por el municipio.

 

 

En su reemplazó, la candidatura recayó en el entonces viceministro de Justicia, Julián Álvarez, quien fue derrotado por Grindetti. En 2017 la apuesta de unidad la encabezó el kirchnertista y ex diputado nacional Edgardo Depetri, quien ocupa un lugar en el Concejo Deliberante.

El cambio de figuritas no ha logrado posicionar con un buen porcentaje a ninguno de los tres y, pese a ser los más conocidos, hasta ahora no han manifestado su intención de competir contra Grindetti.

En el massismo los dirigentes que aparecen como posibles candidatos también son conocidos. Por una lado, el senador provincial José Luis Pallares y por el otro, el presidente del Club Atlético Lanús, Nicolás Russo, quien ya compitió por ese lugar en disputas anteriores. “Cuando la situación de la gente se encuentra en crisis, es donde el peronismo se junta y deja de lado sus diferencias, como ha pasado en otras instancias”, dijo recientemente Pallares al portal Inforegión.

TRES DE FEBRERO. La derrota de Hugo Curto en 2015 dispersó al peronismo y dio lugar a la aparición de distintos sectores que, bajo el paraguas peronista, pugnan por un lugar.

 

 

En estas filas aparecen varios nombres como posibles aspirantes, aunque ninguno se ha lanzado como candidato. El concejal Máximo Rodríguez, que lideró la PASO de Unidad Ciudadana en 2017, aparece como posible postulante. También su compañero de bancada y ex ministro de Salud bonaerense del gobierno de Daniel Scioli, Alejandro Collia, se menciona como uno de los dirigentes con posibilidades.                                                  

En la danza de nombres también aparecen el diputado provincial de La Cámpora Juan Debandi y el nieto del ex intendente, el concejal Hugo Sebastián Curto, quien podría apelar a su apellido para recuperar el distrito.

En las filas del massismo vuelve a aparecer el nombre del concejal Martín Jofré, último candidato a intendente por el Frente Renovado y potencial postulante de Alternativa Federal.