X
El periodista quiere reeditar la batalla que en 2015 ganó el PRO. Desde el vecinalismo apuesta a un acuerdo electoral con un espacio más amplio. Indiferencia del intendente y críticas a la gestión.
Por 12/12/2018 16:15

Algunos posicionamientos electorales comienzan a definirse en el conurbano bonaerense. En Quilmes, el periodista deportivo Walter Queijeiro lanzó su precandidatura a intendente luego de distanciarse del actual conductor de ese distrito, el macrista Martiniano Molina. Su definición se suma a la expresada por dirigentes del peronismo.  

En víspera de los turnos electorales de 2017, Queijeiro, Molina y el ministro de Gobierno bonaerense, Joaquín de la Torre, posaron juntos en una recorrida por Quilmes. El objetivo fue mostrar unidad entre el oficialismo y un dirigente adverso, a la luz del último lugar que ocupó el periodista en 2015. El propósito se esfumó cuando Cambiemos volvió a quedarse con el triunfo en las urnas anulando la participación en el armado local del ex massista.

 

Sello. En su perfil de Twitter, Queijeiro reivindica su "patada descendente", la pirueta televisiva que lo hizo célebre.

 

En diálogo con Letra P, fuentes cercanas a Queijeiro expusieron las razones del despecho. “Walter tuvo voluntad de acompañar, se puso al lado de Martiniano, pero esa voluntad no prosperó porque nunca lo convocaron. Todo quedó en una foto”, señalaron.

En ese marco y atendiendo a las aspiraciones políticas y el protagonismo electoral que el periodista deportivo tuvo en 2013 y 2015 de la mano del Frente Renovador, ahora busca reeditar aquella batalla que lo ubicó detrás de Molina y quedarse con el municipio gobernado hasta hace tres años por el peronismo. Su intención se suma a la que en ese distrito ya expresaron el ex intendente Francisco "Barba" Gutiérrez y el concejal Ángel García, quienes ya se anotaron para la contienda del año próximo. 

 

 

Cercano a De la Torre, por su pasado en el massismo y por su vínculo en el equipo que encabeza María Eugenia Vidal, en su armado rechazan que esta postulación sea una jugada del ministro para plantarle un candidato al cocinero. “Son amigos, tienen un vínculo, pero Walter no es un alfil de De la Torre ni es su candidato en Quilmes ni nada que se parezca”, advierten.

Sin estructura partidaria que lo respalde después de tanto zig zag, este martes el ex concejal massista se ungió como candidato del espacio vecinalista “Quilmes Gana”. “La gestión es muy mala. Solo hace falta recorrer cualquier sector del municipio para darse cuenta. Lamentablemente para todos los quilmeños, Molina nunca presentó un plan de gobierno y esa improvisación se nota, principalmente en la seguridad ciudadana y la basura en nuestras calles, que hacen que Quilmes esté cada vez peor”, dijo Queijeiro, en notorio contraste con su posición en 2017, cuando se paseaba por el distrito a la par del intendente.

 

 

“Los vecinos ya juzgaron la gestión de Martiniano y no volverán a elegirlo. Y, por mis recorridas y charlas con vecinos también, estoy convencido de que puedo llevar adelante una propuesta superadora que vuelva a unir a los quilmeños más allá del color político partidario”, señaló.

Desde el entorno del ex concejal señalaron a este portal que Queijeiro “mantiene conversaciones con distintas fuerzas políticas y dirigentes” y que no descarta un acuerdo partidario con alguna expresión partidaria más amplia de cara al 2019. “Puede ser el peronismo federal, el kirchnerismo, podría ser una interna – si le dan la boleta- en Cambiemos… cualquier expresión que esté dispuesta a tener en cuenta su posición, su mirada sobre Quilmes”, señalaron y agregaron que tiene un buen vínculo con el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, socio político del espacio peronista anti K Alternativa Federal, que también integran el líder del Frente Renovador, Sergio Massa; del cordobés Juan Schiaretti y el senador nacional Miguel Pichetto.