X

La mesa judicial en la mira: aciertos y fracasos de los confidentes de Macri

¿Quiénes asesoran al Presidente en lo legal y lo judicial? ¿Por qué los sostiene? El traspié en la Magistratura reavivó una interna añeja: políticos vs. técnicos. Sus rivales, sonrientes.
Por 21/11/2018 10:54

La mesa judicial que asesora a Mauricio Macri, puesta en entredicho por la derrota de Cambiemos en la negociación por el Consejo de la Magistratura, no es nueva. Existe y trabaja a la par del Presidente desde los albores del PRO, entonces Compromiso para el Cambio. Sus jugadas pueden ser cuestionadas internamente e incluso valerles denuncias penales encabezada por miembros de la oposición, pero siempre cuentan con el respaldo del Presidente.

Macri confía y deposita en Pablo Clusellas, José Torello y FabiánPepínRodríguez Simón las gestiones judiciales que atormentan a su gobierno o que, por algún tema vinculado a la gestión, necesita destrabar. Ellos son su secretario Legal y Técnico, asesor presidencial y su hombre de confianza en el directorio de YPF, respectivamente. A los primeros dos los conoce desde su época de estudiante en el Cardenal Newman, cuando a Macri lo apodaban “el Tano”, y fundaba sus lazos de amistad durante los partidos de fútbol que se organizaban en el club del colegio de Boulogne. Allí cimentó su relación con “Fémur” Clusellas y con Torello, reconocido por su paso por el club de rugby de la institución.

Los tres caminaron todo el recorrido político del PRO, al igual que el empresario Nicolás Caputo, como retratan los periodistas Noelia Barral Grigera y Esteban Rafele en el libro El otro Yo (Planeta), que ilustra la vida y obra de “Nicky”, el “hermano de la vida” del Presidente. También, por esos años deambulaba Gustavo "el Negro" Arribas, actualmente al frente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y pendiente de los temas judiciales de Cambiemos.

 

El Presidente y el secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas. (FOTO: Prensa Presidencia)

 

Clusellas no sólo le cuida la firma al Presidente como titular de Legal y Técnica, sino que también cobra un rol protagónico en el "poroteo" por el Consejo de la Magistratura y el nombramiento de jueces. Sin embargo, su expertise se ajusta a la Ciudad, donde comparte funciones con Daniel “el Tano” Angelici, integrante del otro equipo judicial que aconseja a Macri. Clusellas estuvo a cargo del armado PRO en las últimas elecciones de abogados para el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal (CPACF) y la Magistratura porteña, donde rompió una alianza histórica con Jorge Rizzo y se acercó a la Unión Cívica Radical (UCR). Angelici tomó las riendas de la elección nacional.

En tanto, Torello y Rodríguez Simón juegan en tándem y avanzan sobre los temas más espinosos. En Balcarce 50 los culpan por el reciente traspié en la Magistratura y por no haber leído la jugada del peronismo y el kirchnerismo, que utilizaron el mecanismo de la mayoría para ubicar al camporista Wado De Pedro y a Graciela Camaño como representantes de la Cámara de Diputados y limitar a Cambiemos a poner una banca en representación de la minoría, que quedó para el macrista Pablo Tonelli.

La Unión Cívica Radical entró en cólera porque el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri, quedó afuera del organismo judicial y apuntó a la dupla Emilio Monzó - Rogelio Frigerio, arquitectos de la sanción del Presupuesto 2019, aprobado con éxito en ambas cámaras. Ambos funcionarios, encuadrados en el "ala política" del Gobierno, advierten que no hubo negociación y que la Casa Rosada, es decir Macri y Marcos Peña, facultó a Pepín y Torello para que junto a Elisa Carrió acuerden el reparto por la Magistratura. La derrota oficialista volvió a agrietar el frente interno de Cambiemos.

 

El asesor presidencial José Torello.

 

El fracaso de esta cruzada se suma a una serie de desaciertos de la mesa judicial, que en el ala política y en el sector de Angelici sacan a relucir cada vez que quedan expuestos. El primero y más resonante fue la designación por decreto de Carlos Rosenkrantz Horacio Rosatti, que obligó a Macri a volver atrás y someter ambos pliegos a la voluntad del Congreso. Lo mismo sucedió con el incremento de la tarifa del gas, que la Corte Suprema volteó en 2016 y exigió a Cambiemos a realizar la audiencia pública correspondiente. Más adelante, este grupo confió en aceitar el vínculo entre Rosatti y la Casa Rosada, pero nada de eso sucedió. “Al final, nos vota todo en contra”, rezongan fuentes gubernamentales.

Este año, amparado por su vínculo con Carrió, el equipo judicial de Macri avanzó sobre el titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti. Cercado, el presidente del máximo tribunal decidió renunciar y el oficialismo confiaba en un cambio de época en el alto tribunal. El resultado, advierten en el Gobierno, no fue satisfactorio: tras la salida de Lorenzetti de la presidencia, el rafaelino estrechó sus vínculos con Rosatti y Carlos Maqueda, formando una nueva y sorpresiva mayoría.

 

El director de YPF y diputado del Parlasur, Fabián Rodríguez Simón, (FOTO: Twitter)

 

Además, parte del Gobierno le factura a la mesa judicial la derrota en el Consejo de la Magistratura y, por último y quizás más polémico, la imagen que expuso un encuentro, en un bar, entre "Pepín" y el camarista Martín Irurzun. La oposición y sus detractores internos hicieron hincapié en qué causas pueden explicar que un funcionario sin atribuciones oficiales ante la Justicia mantenga ese tipo de reunión. “Desnudó su rol y nos expuso”, razonan en el oficialismo.

No obstante, no todas son pálidas para Clusellas, Torello y Rodríguez Simón. Macri apoya fervientemente cada jugada de "Pepín" y valora su alianza con Carrió. El Presidente considera “clave” su labor en torno al juicio millonario por la expropiación de YPF, que generó el kirchnerismo pero podría pagar el macrismo. La estrategia, a nivel institucional, está en manos del procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías, también integrante de la mesa judicial. Macri lo consulta semana a semana por el avance de la causa.

A su vez, en la Casa de Gobierno celebran la ingeniería de Rodríguez Simón en torno a la deuda millonaria del Casino Flotante y el Hipódromo de Palermo con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Un triunfo que pudo demostrar al inicio de la gestión Cambiemos y que representó un cambio histórico, debido a que durante la gestión de Néstor y Cristina Kirchner, las salas de juego de Cristóbal López, no tributaron un peso en la Ciudad. Esa gestión aún se la valora Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno también le agradece un gesto político: fue él quien logró disminuir la tensión entre el alcalde y Carrió , mucho antes de la campaña electoral del 2017. Fue un pedido de Macri que el alcalde porteño capitalizó con el tiempo.

¿Qué rol juega Germán Garavano? El ministro de Justicia es, naturalmente, la voz oficial e institucional de los temas judiciales. Integra la mesa judicial que asesora a Macri, pero se lo podría situar en el medio, justamente por su rol. Habla tanto con Clusellas como con Angelici. Pero cuando se acerca más al segundo que al primero se encienden las alarmas del búnker de Carrió, que sale a castigarlo públicamente, como cuando, meses atrás, pidió abiertamente su juicio político.

La mesa judicial en la mira: aciertos y fracasos de los confidentes de Macri

¿Quiénes asesoran al Presidente en lo legal y lo judicial? ¿Por qué los sostiene? El traspié en la Magistratura reavivó una interna añeja: políticos vs. técnicos. Sus rivales, sonrientes.

La mesa judicial que asesora a Mauricio Macri, puesta en entredicho por la derrota de Cambiemos en la negociación por el Consejo de la Magistratura, no es nueva. Existe y trabaja a la par del Presidente desde los albores del PRO, entonces Compromiso para el Cambio. Sus jugadas pueden ser cuestionadas internamente e incluso valerles denuncias penales encabezada por miembros de la oposición, pero siempre cuentan con el respaldo del Presidente.

Macri confía y deposita en Pablo Clusellas, José Torello y FabiánPepínRodríguez Simón las gestiones judiciales que atormentan a su gobierno o que, por algún tema vinculado a la gestión, necesita destrabar. Ellos son su secretario Legal y Técnico, asesor presidencial y su hombre de confianza en el directorio de YPF, respectivamente. A los primeros dos los conoce desde su época de estudiante en el Cardenal Newman, cuando a Macri lo apodaban “el Tano”, y fundaba sus lazos de amistad durante los partidos de fútbol que se organizaban en el club del colegio de Boulogne. Allí cimentó su relación con “Fémur” Clusellas y con Torello, reconocido por su paso por el club de rugby de la institución.

Los tres caminaron todo el recorrido político del PRO, al igual que el empresario Nicolás Caputo, como retratan los periodistas Noelia Barral Grigera y Esteban Rafele en el libro El otro Yo (Planeta), que ilustra la vida y obra de “Nicky”, el “hermano de la vida” del Presidente. También, por esos años deambulaba Gustavo "el Negro" Arribas, actualmente al frente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y pendiente de los temas judiciales de Cambiemos.

 

El Presidente y el secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas. (FOTO: Prensa Presidencia)

 

Clusellas no sólo le cuida la firma al Presidente como titular de Legal y Técnica, sino que también cobra un rol protagónico en el "poroteo" por el Consejo de la Magistratura y el nombramiento de jueces. Sin embargo, su expertise se ajusta a la Ciudad, donde comparte funciones con Daniel “el Tano” Angelici, integrante del otro equipo judicial que aconseja a Macri. Clusellas estuvo a cargo del armado PRO en las últimas elecciones de abogados para el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal (CPACF) y la Magistratura porteña, donde rompió una alianza histórica con Jorge Rizzo y se acercó a la Unión Cívica Radical (UCR). Angelici tomó las riendas de la elección nacional.

En tanto, Torello y Rodríguez Simón juegan en tándem y avanzan sobre los temas más espinosos. En Balcarce 50 los culpan por el reciente traspié en la Magistratura y por no haber leído la jugada del peronismo y el kirchnerismo, que utilizaron el mecanismo de la mayoría para ubicar al camporista Wado De Pedro y a Graciela Camaño como representantes de la Cámara de Diputados y limitar a Cambiemos a poner una banca en representación de la minoría, que quedó para el macrista Pablo Tonelli.

La Unión Cívica Radical entró en cólera porque el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri, quedó afuera del organismo judicial y apuntó a la dupla Emilio Monzó - Rogelio Frigerio, arquitectos de la sanción del Presupuesto 2019, aprobado con éxito en ambas cámaras. Ambos funcionarios, encuadrados en el "ala política" del Gobierno, advierten que no hubo negociación y que la Casa Rosada, es decir Macri y Marcos Peña, facultó a Pepín y Torello para que junto a Elisa Carrió acuerden el reparto por la Magistratura. La derrota oficialista volvió a agrietar el frente interno de Cambiemos.

 

El asesor presidencial José Torello.

 

El fracaso de esta cruzada se suma a una serie de desaciertos de la mesa judicial, que en el ala política y en el sector de Angelici sacan a relucir cada vez que quedan expuestos. El primero y más resonante fue la designación por decreto de Carlos Rosenkrantz Horacio Rosatti, que obligó a Macri a volver atrás y someter ambos pliegos a la voluntad del Congreso. Lo mismo sucedió con el incremento de la tarifa del gas, que la Corte Suprema volteó en 2016 y exigió a Cambiemos a realizar la audiencia pública correspondiente. Más adelante, este grupo confió en aceitar el vínculo entre Rosatti y la Casa Rosada, pero nada de eso sucedió. “Al final, nos vota todo en contra”, rezongan fuentes gubernamentales.

Este año, amparado por su vínculo con Carrió, el equipo judicial de Macri avanzó sobre el titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti. Cercado, el presidente del máximo tribunal decidió renunciar y el oficialismo confiaba en un cambio de época en el alto tribunal. El resultado, advierten en el Gobierno, no fue satisfactorio: tras la salida de Lorenzetti de la presidencia, el rafaelino estrechó sus vínculos con Rosatti y Carlos Maqueda, formando una nueva y sorpresiva mayoría.

 

El director de YPF y diputado del Parlasur, Fabián Rodríguez Simón, (FOTO: Twitter)

 

Además, parte del Gobierno le factura a la mesa judicial la derrota en el Consejo de la Magistratura y, por último y quizás más polémico, la imagen que expuso un encuentro, en un bar, entre "Pepín" y el camarista Martín Irurzun. La oposición y sus detractores internos hicieron hincapié en qué causas pueden explicar que un funcionario sin atribuciones oficiales ante la Justicia mantenga ese tipo de reunión. “Desnudó su rol y nos expuso”, razonan en el oficialismo.

No obstante, no todas son pálidas para Clusellas, Torello y Rodríguez Simón. Macri apoya fervientemente cada jugada de "Pepín" y valora su alianza con Carrió. El Presidente considera “clave” su labor en torno al juicio millonario por la expropiación de YPF, que generó el kirchnerismo pero podría pagar el macrismo. La estrategia, a nivel institucional, está en manos del procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías, también integrante de la mesa judicial. Macri lo consulta semana a semana por el avance de la causa.

A su vez, en la Casa de Gobierno celebran la ingeniería de Rodríguez Simón en torno a la deuda millonaria del Casino Flotante y el Hipódromo de Palermo con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Un triunfo que pudo demostrar al inicio de la gestión Cambiemos y que representó un cambio histórico, debido a que durante la gestión de Néstor y Cristina Kirchner, las salas de juego de Cristóbal López, no tributaron un peso en la Ciudad. Esa gestión aún se la valora Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno también le agradece un gesto político: fue él quien logró disminuir la tensión entre el alcalde y Carrió , mucho antes de la campaña electoral del 2017. Fue un pedido de Macri que el alcalde porteño capitalizó con el tiempo.

¿Qué rol juega Germán Garavano? El ministro de Justicia es, naturalmente, la voz oficial e institucional de los temas judiciales. Integra la mesa judicial que asesora a Macri, pero se lo podría situar en el medio, justamente por su rol. Habla tanto con Clusellas como con Angelici. Pero cuando se acerca más al segundo que al primero se encienden las alarmas del búnker de Carrió, que sale a castigarlo públicamente, como cuando, meses atrás, pidió abiertamente su juicio político.