03|12|2021

Vidal entrena a la Leona para el Congreso y amasa con Larreta su 2023

01 de octubre de 2021

01 de octubre de 2021

Hace más campaña de lo que difunde y agita el plan para que JxC cope Diputados. Mientras, se pega al alcalde para heredarlo o para llegar en yunta a la Rosada.

Hasta el 14 de noviembre, María Eugenia Vidal no sacará los pies de la Ciudad de Buenos Aires. Después de las elecciones, arrancará la nacionalización de su figura con viajes por todo el país. Su estrategia es similar a la de Horacio Rodríguez Larreta, que acaba de volver de su gira por Estados Unidos pero que le pone el cuerpo a la campaña en el AMBA y traspasa los límites porteños junto a Diego Santilli. Vidal y el alcalde podrían integrar una fórmula para las presidenciales de 2023 y reeditar la pelea que en las PASO dieron la UCR, la Coalición Cívica y el PRO en 2015, una interna en la que Mauricio Macri se impuso cómodamente a sus aliados al frente de otra dupla bien capitalina, junto a Gabriela Michetti. Si hay fórmula 100% radical dentro de dos años, podría haber fórmula 100% del PRO y metropolitana. Son alternativas en danza, pero para eso falta.

 

Hoy, el equipo está concentrado en potenciar el triunfo de septiembre: este miércoles, Vidal y Rodríguez Larreta tuvieron su debut en el canal Twitch, en el que se impuso la Leona por sobre Heidi. "Terminemos con el cuórum automático en el Senado, frenemos al kirchnerismo", insistió con el planteo de Juntos por el Cambio (JxC) para evitar una sangría de votos hacia terceras fuerzas e invitar al electorado ausente del 12 de septiembre. La principal oposición apunta cada vez más a reforzar la posibilidad de cambio en unos comicios de medio término y no en los presidenciales. "No queremos esperar dos años", agregó la exgobernadora bonaerense con sonrisa amable. A pesar de las críticas que podría recibir, dijo lo que ya un par de veces había mencionado en algunos encuentros de campaña: "La democracia nos da la herramienta para que no tengan el manejo del Congreso". Con un bloque de 120 diputados "podemos frenar el cuórum en el Senado y tener la presidencia en Diputados", continuó. Los tiempos cambian. En 2001, por lo mismo, se acusó de "golpista" al peronismo. 

 

¿Reclamaría para sí la presidencia de Diputados en caso de un triunfo? Dicen que no es el objetivo de Vidal. En su entorno, quien más experiencia tiene es Cristian Ritondo, jefe del bloque del PRO que aspira a reemplazar a Mario Negri como jefe del interbloque de Juntos por el Cambio tras la derrota del cordobés en las PASO de su provincia. Premio menor, ahora que la estrategia apunta al sillón de Sergio Massa.

 

Vidal, como Santilli, necesitan vidriera y libertad de acción para construir a futuro. Para los dos, 2023 arranca el 15 de noviembre de 2021 y la pelea será fuerte con representantes de la UCR (Gerardo Morales, Martín Lousteau, Alfredo Cornejo) y, mucho más, dentro del propio espacio. Macri se siente reivindicado y no acepta jubilación anticipada. Patricia Bullrich está empoderada y cree que ganó más corriéndose de la contienda porteña y recorriendo el país que si hubiera sido candidata en la Ciudad. Vidal no definió en qué posición jugará, pero su sintonía con Rodríguez Larreta la pone en un rol principal los próximos dos años. Sumará para ella y para él al mismo tiempo, más allá de si disputa o no con Lousteau la jefatura de Gobierno porteña o si mantiene su aspiración a integrar un binomio presidencial, en el puesto mayor o en el asiento de copilota.

 

Antes, debe llenar otros casilleros. El planteo de Vidal es que el voto ciudadano puede empujar el cambio urgente que luego puede traducirse en leyes. A diferencia de otras figuras de la lista y aunque su experiencia es más ejecutiva, siempre hace referencia al foco parlamentario, a las leyes que presentará en el Congreso, para las que necesita un bloque más grande que el oficialista. Los proyectos que menciona fueron su idea o de Martín Tetaz y las pone en papel Milagros Gismondi, presidenta de la Fundación Banco Ciudad, coordinadora de ideas y proyectos y candidata a legisladora de la Ciudad con ADN vidalista.

 

Marcos siempre está

Suele decirse que equipo que gana no se toca. Infringe esa norma Juntos por el Cambio. Vidal no estuvo cómoda durante gran parte de la campaña para las PASO. Las últimas semanas se apoyó más en su entorno, como Federico Salvai y Ritondo, y recién sintió que volvía a su impronta en el acto de cierre. Los ajustes son sutiles, pero los hay. En un par de encuentros, Vidal escuchó los aportes de Marcos Peña, que le sugirió que la gente fuera más protagonista de la campaña. Incorporó el consejo. "Si estás en un chat de mamis, podés convencer a alguien que no votó", invita Vidal, con distintos ejemplos, a sumar voluntades activas a la campaña. "Somos nueve millones y podemos ser más", repite sobre la base de los análisis que aporta Pablo Knopoff, de Isonomía, a quien sumó luego de las PASO el jefe de la campaña, Fernando Straface.

 

Experto en consumo, el sociólogo Guillermo Oliveto acerca focus group donde el electorado propio muestra ansiedad por repetir el resultado de las primarias y temor por la posibilidad de que el oficialismo remonte la derrota. Sus encuestas muestran que el ganador suma tras las PASO y que cae la imagen de Alberto Fernández y de Cristina Kirchner. Aún así, tanto Leandro Santoro como Javier Milei subieron al menos un punto, mientras que Vidal estaría reteniendo el total de los votos de Ricardo López Murphy. Para sostenerlos, la exgobernadora ya tuvo dos actividades públicas con el economista.

 

La pelea interna del Gobierno y la catarata de anuncios corrieron de la centralidad el triunfo de la oposición. Para el entorno de Vidal, se trata de una oportunidad, no de un freno. En privado, Vidal mantiene actividades de campaña de las que solo difunde algunas elegidas, como la transmisión por Twich y las fotos con López Murphy. El trabajo fuerte arrancará con el inicio de la campaña audiovisual y, fundamentalmente, con el debate entre postulantes de las distintas fuerzas porteñas. Lo inédito, esta vez, es que esa contienda se acordó con la señal TN para el 13 de octubre, un mes antes de las elecciones.

 

Vidal no quiere correr riesgos ni cometer errores ahora ni mucho menos los días previos a los comicios, momento en el que una parte del electorado define su voto. Ya empezó a prepararse con su entorno más cercano y con el equipo de comunicación de Rodríguez Larreta, que incluye a la jefa de asesores de Uspallata, Julia Pomares, exdirectora ejecutiva de Cippec, además de algún experiodista destacado. En el plan de Vidal, ese debate no sería el final de la campaña sino el inicio formal de la gran batalla.