13|10|2021

Con Negri en baja, Ritondo se prueba el traje de jefe de JxC en Diputados

23 de septiembre de 2021

23 de septiembre de 2021

El radical tiene dos años más de mandato, pero llega tocado por la derrota en Córdoba. Episodio parlamentario de la puja PRO vs UCR. Alianzas en ciernes.

Entre el resultado de las primarias y el desenlace de las generales del 14 de noviembre, en Juntos por el Cambio (JxC) ya arrancó una cuenta regresiva que transcurre silenciosamente. El interbloque opositor en Diputados es conducido por el radical Mario Negri, el más experimentado del espacio. En las PASO jugó en la interna cordobesa de JxC como precandidato a senador y perdió con Luis Juez. Al diputado le quedan dos años, pero el revés del 12 de septiembre acotó su poder en la Cámara baja y desde el 10 de diciembre la jefatura del espacio, que reúne a las bancadas del PRO, la UCR y la Coalición Cívica, podría quedar en manos del macrista Cristian Ritondo.

 

Tal como anticipó Letra P, el titular del bloque macrista barajó esa posibilidad desde principios de año, cuando comenzaron los primeros sondeos dentro del partido amarillo para definir las candidaturas. Eran los albores de la disputa de fondo por el liderazgo del espacio entre el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta y el expresidente Mauricio Macri. Por encima de ese duelo estaba la lapicera para definir las listas y las discrepancias por el cambio de domicilio de la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal a la Ciudad y del vicejefe porteño Diego Santilli a la provincia. Desde el principio apoyó el enroque que propuso Rodríguez Larreta y en junio le dijo que dejaba pasar el turno y que se enfocaría en mantener su liderazgo en Diputados.

 

Los resultados de las PASO prefiguran algunos cambios dentro del interbloque que cuenta con 115 escaños, repartidos en 53 macristas, 46 radicales, 14 lilitos y un escaño del bloque Producción y Trabajo, que controla el sanjuanino Humberto Orrego. Hasta diciembre, todo ese conglomerado funciona bajo la batuta de Negri, aunque su bloque tiene menos escaños que el PRO. En su entorno guardaron silencio sobre el lugar que ocupará entre las autoridades parlamentarias. 

 

En cada bancada se muestran cautelosos. Lo pidió este martes Rodríguez Larreta en la reunión de la Mesa Nacional de JxC con los principales candidatos y candidatas de los 24 distritos, pero por lo bajo hay dos especulaciones que generan entusiasmo: mantener los números obtenidos o "agigantar el resultado". No todos respetan la recomendación. Un sector del PRO agita su máxima aspiración: si los números son mejores existen chances de que el bloque crezca y supere a los 120 que tiene el Frente de Todos (FdT). Esa posibilidad pondría a JxC como primera minoría y le permitiría reclamar la presidencia de la Cámara, que actualmente detenta Sergio Massa. Los deseos surgen de las mismas figuras macristas que se entusiasman con la arenga de Patricia Bullrich, que apunta a sumar cinco puntos en noviembre a los 40 cosechados en las PASO. Esa cifra le daría la oportunidad de quitarle el quórum al oficialismo en el Senado y dispararía los cálculos en Diputados. 

 

La alianza opositora obtuvo la misma cantidad de votos que en las presidenciales de 2019. La diferencia fue alimentada por la masiva ausencia de votantes del peronismo. Esa pérdida de sufragios que alarma al FdT no pasa invertida en el larretismo. Aseguran que el oficialismo trabajará en las próximas seis semanas para movilizar a ese gigante dormido que eligió no participar de las primarias.

 

A partir de la victoria en las PASO de JxC en 17 distritos, en el Congreso comenzaron las proyecciones sobre quienes tendrán el ingreso asegurado a Diputados si se repiten los números que ya obtuvieron. Dentro de la bancada amarilla se descuenta el ingreso de Vidal, pero también la renovada presencia del diputado Fernando Iglesias que, como referente del ala dura, contará con un nuevo co equiper: el exfuncionario Gerardo Millman, que jugará dentro del bloque como el vocero de la titular del PRO.

 

Ritondo no sólo aguarda la llegada de su jefa política a la bancada, sino también el ingreso de Diego Santilli, que encabeza la lista bonaerense. Si los números se mantienen también volverá el extitular de la Cámara baja durante el gobierno de Cambiemos, Emilio Monzó. Esta vez no llegará como un integrante del PRO, sino como un aliado del radicalismo, en un acercamiento que selló cuando jugó como precandidato de la lista de la UCR en el tercer lugar de la lista que encabezó el médico Facundo Manes. Después de las PASO, quedó noveno dentro de una escudería de unidad donde hay quienes ya se proyectan en una banca: Graciela Ocaña ocupa el segundo lugar y tiene grandes chances de conseguir otro mandato. El pacto que mantiene con Rodríguez Larreta en la Ciudad anticipa un cuidado y orgánico segundo plano.

 

Con ese elenco en ciernes suben las acciones de Ritondo. Tiene diálogo con todos los sectores internos del partido amarillo para detentar el liderazgo del interbloque y ordenar a la tropa amarilla. Sus pelajes estarán representados en el bloque y eso anticipa que la convivencia no será fácil.

 

Monzó vuelve pero por fuera del PRO. Con ese nuevo atuendo es posible que los monzoístas renueven su reclamo de armar un sub bloque con identidad propia dentro de JxC, pero afuera del PRO. A ellos se sumará el exministro del Interior, Rogelio Frigerio, que ocupa el primer lugar en la lista entrerriana de JxC. Adentro del bloque ya está su exviceministro, el diputado Sebastián García de Luca. Es considerado el principal exponente dentro de la bancada y reúne a unas diez voluntades que también tendrán que pasar por el cedazo de las urnas.

 

Evitar que vuelva a surgir un planteo de diferenciación interna será una de las tareas de Ritondo o, quizás, el regreso a una de las primeras controversias que afrontó en diciembre de 2019, cuando dos aliados del espacio se fueron y el monzoísmo amagó con diferenciarse.