29|11|2021

Santoro arranca en el sur porteño un raid por 48 barrios para sumar el 14-N

28 de septiembre de 2021

28 de septiembre de 2021

La mesa de campaña del FdT de la Ciudad volvió a reunirse tras la derrota. Relanzamiento este sábado en Lugano. Recorridas, escucha y nuevos ejes de discurso.

Con la tormenta interna apaciguada a nivel nacional, el Frente de Todos (FdT) porteño ya le puso fecha al relanzamiento de la campaña de Leandro Santoro en la Ciudad de cara a las elecciones generales de noviembre: será el próximo sábado 2 de octubre, en Villa Lugano, la única comuna en la que el peronismo resultó ganador en las primarias, desde donde buscará iniciar la remontada con un formato similar al que está aplicando Alberto Fernández a nivel nacional.

 

Escuchar las demandas en reuniones pequeñas, cara a cara con vecinos y vecinas, y salir a recorrrer los 48 barrios porteños, será la línea que marcará la nueva etapa de la campaña que encabezará Santoro, a tono con la idea que empezó a implementar Fernández la semana pasada y que ya lo llevó por distintos municipios del conurbano bonaerense.

 

Según pudo saber Letra P, el mensaje de la campaña aún está en proceso de definición, pero el contenido girará en torno a cuatro ejes centrales: la discusión sobre el modelo de país y de Ciudad, el posicionamiento de los y las aspirantes a Diputados sobre cuestiones concretas (por ejemplo, en torno a la flexibilización laboral que plantea Juntos por el Cambio), y la instalación de una épica de la recuperación de la derrota de las PASO.

 

Los ejes de la nueva campaña fueron parte del debate que tuvieron, el jueves pasado, cerca de un centenar de dirigentes porteños del FdT en el complejo C Art Media, que funciona como búnker del oficialismo. Allí estuvieron quienes forman parte de la lista, encabezados por Santoro, Gisela Marziotta, quienes integran la boleta de legisladores, el jefe de la campaña en la Ciudad, el senador Mariano Recalde, y referentes del distrito, como Juan Manuel Olmos y Víctor Santa María.

 

La reunión estaba programada inicialmente para el jueves 16 pero debió suspenderse. Ese día, el FdT atravesaba la peor de sus crisis, empujado por la ola de renuncias presentadas por el ala cristinista del Gobierno. La tormenta no sacudió la campaña porteña, donde las distintas tribus conviven de manera “bastante ordenada”. Pero la jefatura decidió cancelar el encuentro, hasta tanto se calmaran las aguas, y reprogramarlo para la semana siguiente.

 

A diferencia de lo que ocurrió a nivel nacional y bonaerense, el análisis post electoral sobre el desempeño del FdT en territorio porteño no fue negativo. La nómina que llevó a Santoro a la cabeza obtuvo 250 mil votos menos que la boleta que tuvo a Matías Lammens como candidato a jefe de Gobierno en 2019, pero logró 20 mil más que lo que cosechó el kirchnerismo con la lista de Unidad Porteña, en 2017. En las PASO, la lista de Santoro reunió el 24,66% de los votos, una cifra que de repetirse en noviembre le permitiría al peronismo retener las tres bancas que pone en juego en la Ciudad, pero que no le alcanza para sumar un escaño más, tal como se proponía el espacio antes de las primarias.

 

Por eso, en el Frente de Todos creen que todavía hay margen para crecer. Como sucedió en la provincia de Buenos Aires, la mesa de campaña de la Ciudad también detectó que en las PASO hubo una fuga de votos hacia la izquierda –que calculan que podrían recuperarse en las generales – y altos niveles de abstención en comunas que son consideradas propias, como Lugano.