29|11|2021

Alberto y Cristina: reencuentro tras la tormenta y un puñal bajo el poncho

29 de septiembre de 2021

29 de septiembre de 2021

El anuncio del proyecto de ley de exportaciones agroindustriales los reunirá a 15 días de la carta-bomba. Las intenciones ocultas de la vice en un área clave.

La presentación de la ley de promoción de exportaciones que impulsa el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) y el Gobierno plantea como política de Estado sería la oportunidad para el reencuentro público entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Ocurriría dos semanas después de la carta-bomba que hizo detonar al gabinete nacional y motivó, entre otros cambios, la llegada al Ministerio de Agricultura de Julián Domínguez, el bendecido para zurcir las diferencias con el campo y para quien la vicepresidenta quiere reservar un lugar de mayor protagonismo en el Gobierno.

 

La Casa Rosada y el Ministerio de Agricultura trabajan para ultimar los detalles del evento, que tendría lugar este jueves por la tarde en el Museo del Bicentenario. El anuncio estaría encabezado por el presidente Fernández junto al nuevo jefe de Gabinete, Juan Manzur, Domínguez y el ministro de Economía, Martín Guzmán. Aunque en Balcarce 50 evitan confirmarlo, Letra P pudo saber que allí también se espera la presencia de Cristina, que compartiría el primer evento público junto al jefe de Estado desde la crisis poselectoral que casi hace estallar al Frente de Todos.

 

La vicepresidenta tiene especial interés en el proyecto. A mediados de 2020, Cristina sorprendió con una reunión en su despacho del Senado junto a los referentes del Consejo, que nuclea a 50 cámaras sectoriales, a la Unión Industrial (UIA) y a la Mesa de Enlace. Por entonces, solo faltaba en la entidad la Sociedad Rural, que se incorporó finalmente en julio de este año. Fue la primera señal de deshielo en la relación entre Cristina y el campo, 12 años después de la guerra por la 125.

 

Tras el encuentro, CFK bendijo el proyecto que impulsa el Consejo, que propone alcanzar los U$S 100 mil millones anuales de exportación y generar 700 mil empleos adicionales. La ley quedó empantanada en las negociaciones internas del Gobierno y el envío al Congreso se demoró más de un año.

 

La llegada de Domínguez al ministerio volvió a poner el tema sobre la mesa. El ministro trabajó en las últimas horas con Guzmán para afinar el texto que el Gobierno enviará al parlamento. El Instituto Patria también intervino de lleno en la letra, en conversaciones con Economía y por el diálogo directo y permanente que Fernández de Kirchner tiene con Domínguez.

 

El proyecto está dentro del temario que el Gobierno considera estratégico para el desarrollo argentino y que quiere aprobar con el apoyo de la oposición. Como contó Letra P, a principios de septiembre, Sergio Massa se preparaba para abrir el diálogo con Juntos por el Cambio después de diciembre con iniciativas pensadas para el largo plazo, entre las que se cuentan la ley automotriz, movilidad sustentable, compre argentino, economía del conocimiento, desarrollo hidrocarburífero, cannabis medicinal y la de desarrollo agroindustrial.

 

Cristina quiere algo más. Antes de las elecciones, la vicepresidenta impulsaba desde el Senado el desembarco de Domínguez en el Gobierno en una nueva cartera, la de Agroindustria, que fusionaría Agricultura con Industria, actualmente baja el ala de Matías Kulfas en el Ministerio de Producción. El kirchnerismo tiene a Kulfas en la mira desde hace tiempo, pero el Presidente siempre lo sostuvo. Además de su pasado en Agricultura, Domínguez ostenta sus relaciones con gremios como SMATA y la UOM y trabajó en el proyecto para impulsar el desarrollo de la industria automotriz, en el que también se involucró Massa.

 

La derrota electoral precipitó los tiempos. Bendecido por Cristina y con diálogo fluido con el presidente Fernández, Domínguez aterrizó en Agricultura con la misión de apaciguar las relaciones con el campo, primero enfocado en las restricciones a las exportaciones de carne. En el Instituto Patria creen que la medida era correcta en términos generales, pero “estuvo mal implementada”. Domínguez llegó para corregir los errores. El proyecto de Agroindustria quedó congelado, por el momento.

 

Por lo pronto, Domínguez se enfocó en los pedidos que le hicieron las provincias con actividad ganadera intensa, que creen que sufrieron el impacto electoral de las restricciones a las exportaciones de carne. El martes, el ministro se reunió con la Mesa de Enlace y los gobernadores Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Ziliotto (La Pampa), Axel Kicillof (Buenos Aires), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Omar Perotti (Santa Fe).

 

Para tratar de dar un espaldarazo mayor y una muestra del compromiso con el campo, el ministro tiene en agenda una visita a La Pampa para el viernes y el sábado próximos. Allí se mostrará con el gobernador Ziliotto y con la dupla que encabeza la lista para el Senado del Frente de Todos, Daniel Bensusán y María Luz Alonso. Contra todos los pronósticos, el Frente de Todos, que renueva dos bancas en la Cámara alta a fin de año, perdió en las primarias frente a Juntos por el Cambio por diez puntos de diferencia. Alonso es la secretaria administrativa del Senado, integrante de La Cámpora e incondicional de CFK. La vicepresidenta quiere que Domínguez ayude a dar vuelta la historia.

 

Cristina y Fernández se vieron por última vez el martes posterior a la derrota electoral. Cenaron en Olivos junto a Máximo Kirchner. La vicepresidenta contó el encuentro en la carta que publicó dos días después, en la que detalló que el Presidente había pasado 48 horas sin hablarle después de las elecciones. En el mismo texto, reveló que ella misma le había propuesto que le ofreciera la jefatura de Gabinete a Manzur. Tras el estallido, el Presidente y la vice volvieron a comunicarse por teléfono el viernes, antes de que se anunciaran los cambios. Previamente, Cristina mantuvo conversaciones con Manzur y Domínguez. 

 

Desde que el Frente de Todos desembarcó en el poder, CFK estuvo en la Casa Rosada dos veces. La primera fue el 31 de agosto de 2020, cuando Fernández presentó junto a Guzmán el canje de deuda con los bonistas privados en el Museo del Bicentenario. La segunda, casi tres meses después, el 26 de noviembre, durante la despedida de Diego Maradona. Aquel encuentro también fue en medio de la tensión: el Presidente y la vice llevaban más de un mes sin verse a solas.