X

"Perotti pretende meternos a los santafesinos en una grieta que no es tal"

Exministro de Seguridad y flamante jefe de bloque de la UCR en Diputados, le pide al gobernador que "deje de chicanear". No le cierra la puerta al ingreso del PRO al Frente Progresista.
Por 05/01/2020 9:51

La mirada de Raúl Alfonsín lo persigue por ambos lados a Maximiliano Pullaro. Tiene un cuadro a su izquierda y una gigantografía a la derecha. No tiene mucho movimiento el bloque radical un 3 de enero en la Cámara de Diputados de Santa Fe. Lo habitan un par de empleados y el exministro de Seguridad aguarda solo, en la oficina del fondo, la que da a plaza Italia. De chomba tricolor, el diputado radical recibe a Letra P mientras sigue con atención, a través de una tablet y con auriculares inalámbricos de color blanco, las derivaciones del infierno grande que vivió Rafaela, la ciudad del gobernador Omar Perotti. Menos de un mes atrás el conflicto hubiera explotado en sus manos.

Pullaro pasó de ministro del área más caliente de la provincia a jefe de un bloque de once integrantes. A eso le suma un vínculo permanente con el grupo de senadores frentistas y tiene, además, una relación más que estrecha con el exmandatario Miguel Lifschitz. Será dentro de los próximos cuatro años uno de los referentes de un Frente Progresista que apuesta a reconvertirse, luego de haber perdido el Ejecutivo tras doce años de gobierno.

Para el legislador, la situación de conflicto inacabable entre Perotti y la oposición se debe a que el gobernador “pretende tensar todo el tiempo” con su antecesor. “Tiene que dejar de chicanear en los medios de comunicación, dejar de agredir y hacer una convocatoria amplia”, le demandó, al tiempo que sostuvo que el rafaelino apuesta a meter a los santafesinos “en una grieta que no es tal”.

De cara al futuro, Pullaro avaló la propuesta del exvicegobernador Carlos Fascendini de sumar dirigentes del macrismo a la construcción de un nuevo frente en Santa Fe. “A todos quienes entiendan que hay que construir una opción responsable y seria, un proyecto alternativo al gobierno de Perotti, les vamos a abrir la puerta”, avisó.

 

BIO. Politólogo, tiene 45 años, nació en Hughes. Siempre militó en la UCR, se define alfonsinista. En 2011 ingresó como diputado provincial, desde donde se propuso trabajar y marcar agenda en temas como narcotráfico y seguridad, lo que le valió ser elegido como ministro del área en 2015. Superó varias tormentas, el exgobernador Miguel Lifschitz lo contuvo y se mantuvo los cuatro años en el cargo. Ahora lidera el bloque de diputados radicales y el sector que integra, NEO, se quedó con la presidencia del partido en Santa Fe. 

 

-Perotti dice que la reforma tributaria y la ley de Emergencia van de la mano, están ligadas. ¿Por qué no le concedieron la emergencia?

-Esa es una gran mentira. La tributaria es una cosa que tiene que ver con la disposición de recursos de la provincia en función de la pauta inflacionaria del año 2019 y la emergencia apuntaba a tener facultades discrecionales, superpoderes y bajo nivel de control institucional, disolviendo el Tribunal de Cuentas. Si hubiésemos aprobado la emergencia estaríamos delegando facultades que son inherentes a la Legislatura.

-¿Qué van a hacer si el gobernador llama a extraordinarias ahora, en enero?

-Perotti puede enviar un mensaje para pedirle a la Legislatura con respeto institucional que lo trate. La Legislatura verá si lo tiene que tratar o no, un poder no manda al otro.

 

 

-¿Qué fue lo que tensó la relación entre el gobierno y la oposición?

-El gobernador Perotti pretende meternos a los santafesinos en una grieta que no es tal. La sociedad está cansada de eso, él pretende tensar todo el tiempo con Lifschitz. En definitiva, lo que quiere es ver quién es el jefe de la provincia, si es Lifschitz o él. La realidad es que la gente eligió a Perotti para que sea gobernador y a Lifschitz para que el Frente Progresista tenga una mayoría en la Cámara de Diputados. Es injusto cómo lo están tratando al exgobernador y también es poco productivo. Lo que debería hacer Perotti es sentarnos a todos en una mesa y empezar a planificar políticas de Estado, entendiendo que tiene minoría en una de las cámaras.

-¿Pero ve viable una convocatoria de esa magnitud?

-Siempre estamos a tiempo, hay que salir de las dicotomías como se está planteando y tener una mesa donde todos podamos discutir los temas importantes de la provincia. Perotti tiene que dejar de chicanear en los medios de comunicación, dejar de agredir a través de sus comunicadores y hacer una convocatoria amplia, a instituciones intermedias, a legisladores y a la Justicia para resolver los problemas trascendentes.

 

Pullaro como funcionario, junto a la ex ministra Patricia Bullrich.

 

-¿Quiénes son los comunicadores de Perotti?

-A veces las chicanas de algún ministro salen en las redes sociales del propio gobierno. Eso no es bueno, las redes sociales de la provincia tiene que usarse para comunicar hechos positivos de gobierno, acciones. También tenemos un gobernador que sale poco, no estamos acostumbrados a un gobernador de estas características, que no habla, que habla a través de un vocero, con poca presencia pública, poco vínculo con los medios. Nos estamos acostumbrando a un momento diferente.

-El intendente de Rosario, Pablo Javkin, declaró la emergencia en Rosario. ¿Tuvieron planteos de intendentes, como el caso de él, a favor de declarar la emergencia en la provincia?

-No, la emergencia de Javkin tiene que ver con medidas de austeridad en el gasto público y la de Perotti tenía que ver con superpoderes y bajo nivel de control institucional, eran cosas completamente diferentes. La emergencia de Perotti no beneficiaba a ningún municipio, al contrario, lo podía perjudicar.

 

 

-Javkin dijo que se enteró por los medios de la postura de ustedes, los legisladores. ¿No lo consultaron?

-La realidad es que hay diputados del partido Creo en el interbloque del Frente Progresista y la discusión fue dada en el interbloque.

-El Frente Progresista, tal como plantea Javkin, ¿tiene futuro si los intendentes están al frente?

-El Frente Progresista tiene más de 200 intendentes y presidentes comunales y 150 concejales. Tiene futuro en función de que haya un proyecto político de poder, que cuide a nuestros referentes más importantes en la Legislatura, Intendencias y comunas y entendamos que la única manera de volver a construir poder en una propuesta electoral es estar todos juntos. Ni con supremacía de los intendentes ni de los legisladores, todos en una mesa consensuando políticas para el Frente, cada uno en su rol.

-¿Está costando esa estrategia conjunta?

-No, hasta el momento no. Debemos hacerlo, es un ejercicio nuevo. El Frente Progresista viene de gobernar, tenía al gobernador como sujeto convocante. Ahora tenemos intendentes muy importantes, Pablo Javkin, Emilio Jatón, Leonel Maximino, Leonardo Raimundo, Leonel Chiarella, muchos presidentes comunales que pueden liderar procesos políticos. También hay legisladores de mucho peso, Felipe Michlig, Orfilio Marcón, el propio Lifschitz. Creer que alguien puede liderar ese escenario con los pesos que tenés sería un error.

"Perotti tiene que dejar de chicanear en los medios de comunicación, dejar de agredir a través de sus comunicadores y hacer una convocatoria amplia."

-Perotti responsabiliza a Lifschitz de la tensión. ¿El exmandatario conduce a todo el Frente Progresista?

-Primero, Lifschitz se va del gobierno con el 65% de aprobación de la gestión y con el 70%o de imagen positiva. La sociedad sabe quién es Lifschitz, sabe el estado en que dejó la provincia, fue el único gobernador que recorrió las 365 localidades que tiene Santa Fe, fue a todos lados, fue un gobernador 24x7x365, no tuvo descanso, estuvo encima de todas las áreas. Ahora viene una etapa nueva, hay nuevos liderazgos, el de Lifschitz es indiscutido, pero surgen nuevos liderazgos. El radicalismo tiene pretensiones de tener una participación importante y Javkin, por supuesto, como intendente de Rosario, la debe tener. Jatón también la debe tener.

-¿Pero Lifschitz es uno más o está por encima del resto?

-Claramente no es uno más, pero nadie le puede imponer la forma de hacer política a un frente tan diverso y con tanta estructura. Pero indudablemente tenemos mucho respeto y mucho afecto por el exgobernador, trabajamos con él los últimos años.

 

 

-¿Perotti pretende romper al Frente, acercándose más al radicalismo para exponer al socialismo?

-Nosotros fuimos parte central del gobierno anterior, todo lo que exponga al socialismo nos expone a nosotros. Con esa claridad lo digo, nosotros fuimos parte del gobierno, tuvimos seis ministerios, de los más importantes. No pensamos, bajo ningún concepto, romper. Sí, por supuesto, que vamos a tener un dialogo maduro de todo el Frente con el Poder Ejecutivo. Entendemos que Perotti es el gobernador, lo respetamos, pero entiendan que el radicalismo es la principal fuerza legislativa y en Diputados el Frente Progresista tiene una mayoría.

-El radicalismo santafesino viene de estar partido en varios pedazos. ¿El objetivo ahora es ordenarse, hacer la suya para luego construir alianzas?

-Hoy el 99% de los intendentes y presidentes comunales y diría 16 de los 20 legisladores que tiene la UCR estamos en un mismo proyecto político. Somos once diputados que trabajamos juntos y son cinco senadores que trabajan juntos. Eso encontró un norte, conduce el partido y va a conducir la Convención, los órganos más importantes. Después hay dirigentes muy importantes, (José) Corral, que no tiene representación legislativa, (Mario) Barletta, que tiene un diputado, (Julián) Galdeano, tenemos que encontrar síntesis.

 

-¿Se olvidan de los movimientos macristas de Corral?

-Tenemos que pensar en el futuro, si vamos a mirar las diferencias nunca vamos a poder reconstruir. Pero hay liderazgos nuevos…

-¿Corral, entonces, ya no es líder de la UCR?

-No, bajo ningún concepto.

-El exvicegobernador Fascendini no descartó sumar al PRO en un futuro frente. ¿Cuál es su postura?

-La misma, no descarto nada. Tenemos que construir un frente republicano, honesto para la provincia, que nos permita reconstruir un proyecto de poder.

 

-Pero, por ejemplo, ¿se olvidan de los movimientos macristas de Corral?

-Tenemos que pensar en el futuro, si vamos a mirar las diferencias nunca vamos a poder reconstruir. Pero hay liderazgos nuevos…

-¿Corral, entonces, ya no es líder de la UCR?

-No, bajo ningún concepto.

-El exvicegobernador Fascendini no descartó sumar al PRO en un futuro frente. ¿Cuál es su postura?

-La misma, no descarto nada. Tenemos que construir un frente republicano, honesto para la provincia, que nos permita reconstruir un proyecto de poder. Hace falta mucho diálogo entre las diferentes patas. Lifschitz es una pata muy importante, el radicalismo liderado por Michlig y Fascendini es otra, y Javkin, Jatón son una pata importante, con el resto de los intendentes radicales.

 

 

-¿Tiene que volver el bipartidismo a Santa Fe, peronismo y no peronismo?

-Vamos a trabajar para reconfigurar la oposición en la provincia. A todos quienes entiendan que hay que construir una opción responsable y seria, un proyecto alternativo al gobierno de Perotti, les vamos a abrir la puerta.

-¿No hay una barrera ideológica para sumar al PRO?

-Vamos a trabajar sobre un proyecto político, sobre bases políticas. En 1995, para construir el Frente Progresista, ingresó el PDP, en ese momento liderado por Alberto Natale, el Partido Socialista liderado por Guillermo Estévez Boero y la UCR liderada por Horacio Usandizaga. Si partían de las diferencias es probable que nunca se hubiesen juntado, pero partieron de las coincidencias y construyeron un proyecto político de poder que nos llevó a gobernar la provincia durante doce años.