LA QUINTA PATA

La democracia en el cuarto oscuro

Elecciones 2023, inminentes. Mucho en juego: pacto de convivencia, reformulación del modelo económico, ajuste y gobernabilidad. El cuco ultra que acecha.

La moneda está en el aire. La campaña para las elecciones 2023 ha terminado y este domingo el país votará con la duda de si terminará de definir durante la jornada la elección de un nuevo gobierno o si deberá seguir conteniendo el aliento hasta el 19 de noviembre, sobrellevando los costos de una transición extendida en materia económica y social.

Lo que está en juego es mucho. Más allá de la elección de un presidente o una presidenta de la Nación, se dirime la vigencia del pacto democrático justo cuando se cumplen 40 años de la inauguración de una etapa de libertad política sin precedentes, por su extensión, en nuestra historia. Nada debe darse por definitivamente ganado.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FLetra_P%2Fstatus%2F1695810501886816684&partner=&hide_thread=false

Este elemento no es un rayo en un cielo claro, sino que consuma una tendencia a la intolerancia largamente incubada en la sociedad, algo que se expresó de modo particularmente brutal el 1 de septiembre del año pasado en el intento de asesinato contra Cristina Fernández de Kirchner.

Letra P está embarcado en un proyecto que contará con testimonios de figuras clave de la política, la economía y la cultura de diversas etapas de estas cuatro décadas. De este ciclo de conversaciones surgen reflexiones valiosas sobre los logros y las asignaturas pendientes del proyecto democrático, así como preguntas y respuestas, allí donde corresponde, respecto de qué falló para que la vigencia del Estado de Derecho no haya sido acompañada por un ciclo de estabilidad y distribución de riqueza que se tradujera en justicia social y condiciones de bienestar y desarrollo para el conjunto de la población; un déficit que acaso explique el fenómeno acechante de la ultraderecha ascendente.

democracia 40D.jpg

De esos aportes surge una preocupación sobre el futuro, interrogantes sobre el tenor de la convivencia por venir, ideas sobre cómo salir del círculo vicioso de la grieta política y las condiciones de vida materiales deterioradas, planteos para pensar la gobernabilidad, así como un debate rico y por momentos tenso sobre el modelo socioeconómico posible y deseable en un contexto de crisis que indica que llegó la hora de barajar y dar de nuevo. La búsqueda apunta a la restauración de una esperanza realista.

La decisión de la ciudadanía en los cuartos oscuros será crucial para dos pilares básicos del consenso de 1983: el de memoria, verdad y justicia y el mantra alfonsinista de que "con la democracia se come, se cura y se educa".

Captura de pantalla 2023-10-13 a la(s) 16.47.56.png

El primero de ellos ha sido claramente puesto en entredicho por Javier Milei y Victoria Villarruel, los dos nombres descollantes de La Libertad Avanza (LLA). El presidenciable renovó, justo antes del cumpleaños número 40 de la democracia, la doctrina de reivindicación de las violaciones de los derechos humanos perpetradas por la última dictadura al hablar de "guerra" y "excesos" en lugar de referirse a represión ilegal y plan sistemático de desapariciones, asesinatos, tormentos y hasta robo de criaturas, tal como lo ha determinado el Poder Judicial con sentencias firmes.

El segundo de aquellos pilares concentra la mayor deuda de la dirigencia: salvo excepciones, no ha sabido mejorar las condiciones de vida de la población a lo largo de cuatro décadas que, observadas punta punta, ponen de manifiesto una decadencia innegable. El ácido de la frustración ante este estado de cosas explica no solo el estallido de un sistema político basado hasta ahora en dos coaliciones, sino en la mencionada emergencia de un factor de ultraderecha.

Este domingo estará en juego mucho más que la elección de un nuevo gobierno. De acuerdo con cuál sea el resultado, podría desencadenarse el estallido definitivo del bicoalicionismo y el ascenso de un nuevo sistema que recombinaría, de maneras a priori difíciles de imaginar, los fragmentos liberados por la deflagración.

De la mano de eso, la Argentina replanteará su modelo económico, lo que implicará cambios en el reparto de las cargas en el proceso de ajuste, sin duda doloroso para un cuerpo social estragado por una inflación de más del 140%, que se avecina para poner en orden cuentas públicas que ya no dan lugar a procrastinaciones.

1366-1695844207230927656.jpg

Esos dolores, a su vez, pondrán en marcha mecanismos defensivos de los sectores que resulten perjudicados, formas de resistencia que encontrarán un cauce más tolerante o más represivo del Estado según sea lo que una mayoría social decida. Esto, a su vez, impactará sobre las formas de asegurar la gobernabilidad, ya sea con más consenso o con más coerción, y una respuesta sobre sus propias condiciones de posibilidad.

Si de redefinición económica se habla, también estará en juego la reconversión del aparato industrial, lo que arrojará sectores ganadores y perdedores según sea el nivel de apertura comercial o de fomento que defina el proyecto político que llegue a la Casa Rosada. ¿Sería con más o con menos Mercosur? ¿Sería de la mano de los BRICS o de un alineamiento con los Estados Unidos? ¿Sería en el marco de más integración regional o como estrategia de inserción internacional multilateral y solitaria? ¿Será a lo Milei, a lo Patricia Bullrich o a lo Sergio Massa?

La campaña dio muestras sobradas de que, como reflejo de buena parte de lo mencionado más arriba, lo más sensible que estará en juego son las pautas de convivencia civil.

"Le decís 'mogólico' al que piensa distinto que vos. Insultás a católicos y judíos. A la longevidad, le decís 'viejos meados'. Mostrás motosierras, violencia a los jóvenes y agredís a las mujeres", le espetó Bullrich a Milei en el segundo y último debate presidencial. Bien por ella, salvo que la propia candidata de Juntos por el Cambio viene de aludir, repetida y metódicamente, a la necesidad de "terminar con el kirchnerismo" y hasta de "exterminarlo". ¿A qué lugar virtuoso podría conducir semejante lenguaje?

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FPatoBullrich%2Fstatus%2F1711198762633175409&partner=&hide_thread=false

Tampoco todo es virtud al otro lado de la grieta, donde se esperan explicaciones más conducentes sobre hechos de corrupción que parecen responder a un método, transpartidario por otra parte.

Hoy no hay un "partido militar" y eso permite respirar, pero ningún vicio se erradica para siempre. Al lado está el ejemplo de Brasil, donde el anterior gobierno ultraderechista se retiró del poder en medio de un intento de golpe de Estado, involucrando a un sector de la Fuerzas Armadas y de seguridad y nada menos que con el 49% de los votos.

En casa, Alberto Fernández deja el gobierno –no necesariamente el poder, si es que en algún momento realmente lo tuvo– aseverando haber cumplido con su promesa de clausurar las "cloacas de la democracia". Sin embargo, el espectáculo de los "carpetazos" recientes lleva a preguntarse hasta qué punto el presidente saliente selló esas ciénagas a cal y canto o se limitó simplemente a alejarse de ellas sin terminar de desactivarlas.

Tras el alevoso llamado paleolibertario a la corrida bancaria y cambiaria, los controles y la persecución policial a las megacuevas VIP del dólar blue depararon un cierre de campaña curioso, signado por la falta de referencias de cotización.

El peligro acechará desde este lunes en el mercado cambiario, caja de resonancia de una transición que será una montaña rusa hecha de inflación alta y en crecimiento, desequilibrios macroeconómicos graves, intereses desestabilizadores y zancadillas de sectores políticos deseosos de gatillar un estallido hiperinflacionario de modo de llevar a cabo con mayor facilidad un proyecto de dolarización de aplicación dudosa y de conveniencia todavía más discutible.

Match Point - Introducción

El futuro está suspendido en el aire. Falta muy poco para tener más claro que será de la sociedad y de una democracia que, a pesar de sus cuentas por saldar, es un tesoro de vida y convivencia civil que debe ser preservado.

el peronismo y la argentina que ya no es
el futuro de las ruinas circulares de la argentina

También te puede interesar