01|7|2022

Schiaretti lanzado: cambio de chip y próximos pasos para la pelea nacional

21 de mayo de 2022

21 de mayo de 2022

El gobernador cordobés dejó atrás las fintas y confirmó su parada política en 2023. Campaña por el país, viajes al exterior y contactos con edecanes anti-K.

CÓRDOBA (Corresponsalía) El gobernador, Juan Schiaretti, clausuró el operativo clamor de sus alfiles de Hacemos por Córdoba (HxC) y la etapa de especulaciones que siguió a su consagración como referencia insoslayable del antikirchnerismo de la política nacional. En la tertulia organizada por el Grupo Clarín, el admirador del federal Juan Bautista Bustos confirmó el sentido de las lecturas de todos sus movimientos desde las primarias legislativas hasta hoy: “Estoy trabajando para construir una alternativa que supere la grieta”.

 

Schiaretti inició en Buenos Aires la fase electoral que le exige monopolizar la carga gruesa de la estrategia de instalación rumbo a 2023. Un momento que, por cierto, le permite jugar aún con las ambigüedades del que se augura un rol clave en el futuro del país, pero mantiene el enigma sobre el cargo concreto. Son muchas las piezas que deben acomodarse en el ajedrez nacional, también en el local, porque no hay que perder de vista que esta incursión antigrieta coincidió con la preocupación que generó en el Partido Justicialista provincial la irrupción de Luis Juez y Rodrigo de Loredo en un contexto de renovación peronista.

 

En las próximas semanas, el mandatario cordobés iniciará una campaña de simposios. Su disertación ante la Fundación Mediterránea –cautivada por las odas del progreso, la participación justa del Estado, el capitalismo responsable y la previsibilidad que entona Schiaretti–; y que continuó con el ciclo “Democracia y desarrollo” en el MALBA, fue solo el inicio de este esquema expositivo del “modelo Córdoba” que promociona el mandatario. En diálogo con Letra P, varias fuentes de la mesa chica del gobernador confirmaron que conferenciará en todos los congresos y conversatorios que lo inviten, de cualquier punto del país.

 

Con la cadencia discursiva que lo caracteriza, ante influencers de la política y el mundo de los negocios se diferenciará del atomizado Frente de Todos con la parábola de una provincia equilibrada, productiva y generadora de empleo, que respeta la prensa y la Justicia. Lo hará sin reparar en los señalamientos de Juntos por el Cambio (JxC) en Córdoba, que no logra imponer su visión sobre la realidad local ni mucho menos convencer a las figuras nacionales de la alianza, varias de ellas en permanentes coqueteos o fascinadas con la potencia del trabajo en equipo con los alfiles de Schiaretti en el Congreso.

 

Schiaretti no solo tratará de contagiar a otros puntos de la República el beneplácito que el Círculo Rojo cordobés le expresa. La pata internacional cobrará relevancia en la estrategia nacional del gobernador porque es una herramienta poderosa para desmarcarse de la desconfianza planetaria que pesa sobre la coalición oficialista. Junto a su par santafesino, Omar Perotti, desembarcó este viernes en Kuwait para cerrar el programa de financiamiento para la construcción de un acueducto biprovincial. La puntada federal también se hace extramuros y tendrá un nuevo capítulo en España para un lograr otro crédito corto para obras, sin necesidad de avales de la Casa Rosada. Adalides del gobernador confirmaron a este medio que ese viaje se hará inmediatamente después de la incursión árabe.

 

Las mismas fuentes señalan que el ritmo de reuniones de Schiaretti con gobernadores y todo dirigente que se precie de transversal será permanente, pero ahora con el valor agregado que suma el lanzamiento reciente a la lucha por el poder en 2023. Es precisamente esta transversalidad la que se exhibirá con mayor énfasis en el Congreso.

 

Como adelantó Letra P, el titular del Panal apostó a la construcción de una nueva mayoría en la Cámara de Diputados a través del Interbloque Federal, colocando como señuelo la probada boleta única de sufragio cordobesa. A su vez, en el Senado, hizo lo propio con el pedido de un boleto federal a través de su esposa, Alejandra Vigo, con el apoyo del radical Alfredo Cornejo.

 

Esta semana, el recinto volverá a ser un espacio de propalación de las ideas cordobesistas en el trabajo de comisiones. La armada federal de Schiaretti invitó a un coro polifónico de voces para que defienda la boleta única que el presidente Alberto Fernández rechaza. Habrá de todo. Según altas fuentes schiarettistas, comprometieron su participación el martes el presidente del bloque de HxC en la Legislatura, Francisco Fortuna; la presidenta del Tribunal Electoral, Marta Vidal; y otro de sus miembros, Jorge Namur, entre otras voces autorizadas. La invitación también había sido extendida al politólogo Daniel Zovatto, aunque no se encuentra en el país.

 

El entusiasmo del Interbloque Federal por los consensos generados –impensados hace seis meses– tendrá su efecto práctico. La construcción de un espacio de trabajo en conjunto que supera las antinomias de la grieta será un ámbito de campaña del “modelo Córdoba” y la prueba viva de un probable experimento electoral. La ilusión comenzaría a exceder el plano de las leyes, confiesan.

 

“El armado con los radicales a nivel nacional avanza a 100 kilómetros por hora. En Córdoba, a 20. La dirigencia de JxC en la provincia no atiende un dato de la realidad: la prioridad no es la pelea entre (Martín) Llaryora y Juez. La prioridad de la gente es la inflación, la falta de previsibilidad. Es un tobogán que nos arrastra todos”, reflexionó ante este medio una espada de Schiaretti en una semana de definiciones centrales.

 

Algunas conclusiones saltan a la vista: el gobernador está lanzado a la carrera electoral, no hará campaña clásica en la tercera franja del conurbano bonaerense y su gran objetivo de momento es consolidar un acuerdo con la UCR a nivel nacional, aprovechando que la irrupción del libertario Javier Milei corre por derecha a los halcones de JxC.