X

Encerrado en su oficina de Olivos, Macri redujo su plantel de colaboradores a un grupo de asesores y exfuncionarios, con quienes se mantiene activo y en contacto permanente. Consultas en la crisis.

Por 19/03/2020 8:59

Muchos exfuncionarios hablaron, pocos los vieron y menos continúan en su círculo de confianza. Pero hay un equipo que está, lo sigue y continúa bajo la órbita del expresidente Mauricio Macri, que aún mantiene en secreto su futuro político.

El avance del coronavirus obligó a un rediseño de su agenda y el expresidente redujo reuniones y el número de visitas que ingresan a su despacho del edificio Holiday de Vicente López. Producto de la pandemia, canceló la gira por Europa que tenía prevista para estrenar su nuevo cargo en la FIFA. Sin embargo, su rutina local no entró en cuarentena: repite sus jornadas en su nueva oficina, a metros de la Quinta de Olivos, y sigue en línea con buena parte de los exmiembros de su gabinete.

 

 

Dentro del círculo que lo sigue a sol y a sombra se destaca Miguel Ángel Pichetto, que cuenta con despacho propio en el semipiso de Macri. Además, en esas oficinas también tienen escritorios propios el exsecretario general de la Presidencia Fernando De Andreis, el exsecretario privado DaríoDaroNieto -la “sombra” del expresidente durante su paso por la Casa Rosada- y su histórica secretaria, Anita Moschini. De este grupo, De Andreis mantiene un acceso directo y constante como ninguno, al tiempo que comparte charlas íntimas y colabora con el armado de su agenda.

Interesado en seguir la dinámica del PRO en su vuelta a la oposición, Macri habla a diario con Patricia Bullrich, flamante presidenta del partido que fundó. La exministra lo consulta y le adelanta los comunicados que publica el partido, como también algunos mensajes que ella misma deja en sus redes sociales. Sucedió hace horas, cuando Bullrich cuestionó al presidente Alberto Fernández, que había criticado a Macri por la paralización de obras en los hospitales de Ituzaingó y Esteban Echeverría.

 

 

Aparte de esa publicación recién sacada del horno, Macri estuvo pendiente del comunicado del PRO en el que se respalda la reelección del uruguayo Luis Almagro como secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Además de Bullrich, esa misiva lleva la firma de Fulvio Pompeo, ex secretario de Asuntos Estratégicos de la gestión Macri y flamante secretario de Relaciones Exteriores del PRO.

Durante los cuatro años de Macri en la Casa Rosada, Pompeo fue el hombre clave de Marcos Peña en la Cancillería y el diseñador y ejecutor de las relaciones diplomáticas del Presidente. Lleva años en el PRO y aún mantiene vínculo con Macri: colaboró en la agenda del expresidente y la redacción del discurso que brindó en el V Encuentro Ciudadano organizada por la Fundación Libertad y Desarrollo en Guatemala, donde compartió salón con el expresidente español José María Aznar y el presidente del BID Luis Alberto Moreno.

 

 

Pompeo no es el único exfuncionario ligado a Macri. También forman parte del séquito de colaboradores que continúan asesorando al expresidente, como la ex directora General de Discurso Julieta Herrero y el exsubsecretario de Comunicación Estratégica Hernán Iglesias Illa. Los mensajes que Macri publica en las redes sociales pasan por el tamiz de ambos, pero también de Julián Gallo, el responsable de la estrategia digital del expresidente, quien sigue en actividad dentro del círculo más íntimo del macrismo.