X
Tras la tormenta cambiaria, el 51,4% de los porteños evalúa negativa la gestión del Presidente y el 46,9%, positiva. En tanto, el 58,1% ponderó positivamente la gestión del jefe de Gobierno.
Redacción 12/07/2018 14:53

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, logra sobrevivir al desgaste de la imagen y la gestión de Mauricio Macri en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, principal bastión y cuna política del PRO. De acuerdo a una encuesta de la consultora Analogías, el 51,4% de los porteños califica como negativa la gestión del Gobierno nacional. En tanto, la concepción negativa sobre la administración de la Ciudad es 12 puntos menor (39,5%). Al comparar la percepción positiva sobre ambos gobiernos, el alcalde lleva la delantera: el 58,1% de los encuestados apoya la gestión de la Ciudad y el 46,9% evalúa positivamente la del Presidente, que gobernó el distrito durante ocho años.

 

 

La diferencia es notoria y se acrecentó durante los últimos meses. Es la primera vez que Macri registra un diferencial negativo en la evaluación de su desempeño entre los vecinos de la Capital Federal. La encuesta arroja un saldo negativo fijado en 4,5 puntos porcentuales.

La turbulencia económica nacional no fue ajena para la Ciudad, pero la imagen positiva de Rodríguez Larreta disminuyó menos de lo que retrocedieron las de Macri y María Eugenia Vidal, que también encara un operativo desmarque para esquivar la crisis. Por el cargo que ocupa, por el lugar de la Capital en el reparto de poder hacia dentro del Gobierno, el terreno que controla Rodríguez Larreta queda siempre en tercer lugar en la consideración mediática, tras la Casa Rosada y la provincia de Buenos Aires.

 

 

 

En paralelo, el equipo porteño hace lo imposible para mantener esa tendencia y presentar a su jefe como un funcionario con perfil político bajo. Esa estrategia va a acompañada de la exhibición de un alto perfil, ahora si, abocado a la gestión, que lo presenta como un intendente de la Ciudad, cercano a los vecinos y alejado de la discusión política macro.

El mismo día, Larreta y Vidal anunciaron medidas económicas para la clase media, un sector castigado por la turbulencia y que –a pesar de acompañar la gestión Cambiemos, según sostienen en el oficialismo- empieza a cuestionar la gestión PRO en tiempos de inflación, caída del salario y aumento de las tarifas de servicios públicos. El retroceso de Cambiemos en la zona centro porteña que marcan los sondeos exhibe esta percepción.

 

 

El jefe de Gobierno presentó facilidades para alquilar –el 35% de los porteños alquila una vivienda- y la gobernadora bonaerense relanzó el descuento del 50% en supermercados para quienes posean tarjetas del Banco Provincia. “Sabemos que la inflación es más que la esperada y está pegando mucho más en los alimentos”, expresó la mandataria.

Como informó Letra P, Larreta y Vidal juegan en tándem en la negociación por el ajuste fiscal de cara al Presupuesto 2019. Ambos gobernadores PRO ofrecen sus terruños para el achique del gasto que reclama Macri, pero chocan con la Casa Rosada por el manejo de la crisis económica. Al mismo tiempo, proponen un acuerdo con el peronismo, mientras que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y Elisa Carrió preferirían prescindir de los gobernadores y el PJ.

 

 

Según el trabajo de Analogías, Macri y Larreta registran un apoyo marcado en los segmentos de mayor edad, especialmente en votantes mayores de 60 años. Por otro lado, entre los jóvenes y adultos de hasta 45 años cotizan a la baja.

Por otra parte, quienes votaron a Carrió en octubre mantienen una valoración positiva de Macri. De acuerdo al sondeo, el 80% de los encuestados que eligió a Cambiemos en 2017 aprueba la gestión macrista.

 

 

A su vez, para los porteños, los problemas económicos encabezan el ránking de preocupaciones a nivel nacional, cuando anteriormente la corrupción y la inseguridad lideraban la tabla. Del total de encuestados, el 54% eligió opciones relacionadas con la economía, comenzando con la inflación (27%) y el desempleo (17%) y, en menor medida, la suba del dólar (9,7%).

Estos índices van de la mano de los resultados obtenidos por Analogías para el interrogante acerca de cómo los porteños imaginan la situación del país en 2019, cuando Macri y Rodríguez Larreta buscarán la reelección. El 52,8% cree que el escenario será peor, mientras que 39,6% asegura que la situación mejorará. En tanto, un 7,6% de los consultados no sabe cuál sería el panorama.

El arrastre negativo de Macri a Rodríguez Larreta se vuelca en las opciones políticas para el año próximo. Según Analogías, el 41% votaría en 2019 a un candidato del alcalde y el 40%, a un opositor a su gobierno. En tanto, el 18% de los encuestados votaría en blanco.

Larreta esquiva el desgaste de la imagen de Macri en el bastión PRO

Tras la tormenta cambiaria, el 51,4% de los porteños evalúa negativa la gestión del Presidente y el 46,9%, positiva. En tanto, el 58,1% ponderó positivamente la gestión del jefe de Gobierno.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, logra sobrevivir al desgaste de la imagen y la gestión de Mauricio Macri en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, principal bastión y cuna política del PRO. De acuerdo a una encuesta de la consultora Analogías, el 51,4% de los porteños califica como negativa la gestión del Gobierno nacional. En tanto, la concepción negativa sobre la administración de la Ciudad es 12 puntos menor (39,5%). Al comparar la percepción positiva sobre ambos gobiernos, el alcalde lleva la delantera: el 58,1% de los encuestados apoya la gestión de la Ciudad y el 46,9% evalúa positivamente la del Presidente, que gobernó el distrito durante ocho años.

 

 

La diferencia es notoria y se acrecentó durante los últimos meses. Es la primera vez que Macri registra un diferencial negativo en la evaluación de su desempeño entre los vecinos de la Capital Federal. La encuesta arroja un saldo negativo fijado en 4,5 puntos porcentuales.

La turbulencia económica nacional no fue ajena para la Ciudad, pero la imagen positiva de Rodríguez Larreta disminuyó menos de lo que retrocedieron las de Macri y María Eugenia Vidal, que también encara un operativo desmarque para esquivar la crisis. Por el cargo que ocupa, por el lugar de la Capital en el reparto de poder hacia dentro del Gobierno, el terreno que controla Rodríguez Larreta queda siempre en tercer lugar en la consideración mediática, tras la Casa Rosada y la provincia de Buenos Aires.

 

 

 

En paralelo, el equipo porteño hace lo imposible para mantener esa tendencia y presentar a su jefe como un funcionario con perfil político bajo. Esa estrategia va a acompañada de la exhibición de un alto perfil, ahora si, abocado a la gestión, que lo presenta como un intendente de la Ciudad, cercano a los vecinos y alejado de la discusión política macro.

El mismo día, Larreta y Vidal anunciaron medidas económicas para la clase media, un sector castigado por la turbulencia y que –a pesar de acompañar la gestión Cambiemos, según sostienen en el oficialismo- empieza a cuestionar la gestión PRO en tiempos de inflación, caída del salario y aumento de las tarifas de servicios públicos. El retroceso de Cambiemos en la zona centro porteña que marcan los sondeos exhibe esta percepción.

 

 

El jefe de Gobierno presentó facilidades para alquilar –el 35% de los porteños alquila una vivienda- y la gobernadora bonaerense relanzó el descuento del 50% en supermercados para quienes posean tarjetas del Banco Provincia. “Sabemos que la inflación es más que la esperada y está pegando mucho más en los alimentos”, expresó la mandataria.

Como informó Letra P, Larreta y Vidal juegan en tándem en la negociación por el ajuste fiscal de cara al Presupuesto 2019. Ambos gobernadores PRO ofrecen sus terruños para el achique del gasto que reclama Macri, pero chocan con la Casa Rosada por el manejo de la crisis económica. Al mismo tiempo, proponen un acuerdo con el peronismo, mientras que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y Elisa Carrió preferirían prescindir de los gobernadores y el PJ.

 

 

Según el trabajo de Analogías, Macri y Larreta registran un apoyo marcado en los segmentos de mayor edad, especialmente en votantes mayores de 60 años. Por otro lado, entre los jóvenes y adultos de hasta 45 años cotizan a la baja.

Por otra parte, quienes votaron a Carrió en octubre mantienen una valoración positiva de Macri. De acuerdo al sondeo, el 80% de los encuestados que eligió a Cambiemos en 2017 aprueba la gestión macrista.

 

 

A su vez, para los porteños, los problemas económicos encabezan el ránking de preocupaciones a nivel nacional, cuando anteriormente la corrupción y la inseguridad lideraban la tabla. Del total de encuestados, el 54% eligió opciones relacionadas con la economía, comenzando con la inflación (27%) y el desempleo (17%) y, en menor medida, la suba del dólar (9,7%).

Estos índices van de la mano de los resultados obtenidos por Analogías para el interrogante acerca de cómo los porteños imaginan la situación del país en 2019, cuando Macri y Rodríguez Larreta buscarán la reelección. El 52,8% cree que el escenario será peor, mientras que 39,6% asegura que la situación mejorará. En tanto, un 7,6% de los consultados no sabe cuál sería el panorama.

El arrastre negativo de Macri a Rodríguez Larreta se vuelca en las opciones políticas para el año próximo. Según Analogías, el 41% votaría en 2019 a un candidato del alcalde y el 40%, a un opositor a su gobierno. En tanto, el 18% de los encuestados votaría en blanco.