28|6|2022

La indefinición de De Loredo incuba un póker de candidaturas en JxC

17 de mayo de 2022

17 de mayo de 2022

La oposición tiene en la mira la intendencia de Córdoba. El radical es el as en la manga, pero aún no se decide. Quiénes se anotan para dar pelea. Sus planes.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Aunque la dirigencia que moldea la versión cordobesa de Juntos por el Cambio (JxC) expresa coincidencias sobre la inconveniencia de adelantar la confirmación de precandidaturas para las elecciones de 2023, distintas figuras aprovechan el interregno para ensayar sus aventuras. Dentro del espectro cambiemista ya son cuatro los nombres lanzados hacia la intendencia de la capital. Tres forman parte del PRO: la diputada nacional Soher El Sukaria; presidente del partido a nivel provincial, Javier Pretto; y Sebastián García Díaz, exreferente de Primero la Gente. El cuarto es el concejal radical Juan Negri.

 

Aún cuidando las formas, reafirman sus pretensiones mientras marcan diferencias respecto de sus potenciales contendientes en una interna. Más importante, no niegan la posibilidad de revisar sus anhelos si finalmente se consuma la postulación de Rodrigo de Loredo, el as en la manga que tiene la oposición para recuperar el control de la Municipalidad perdido en 2019. Con el fantasma de la división detrás, nadie parece dispuesto a forzar una disputa de consecuencias imprevisibles. Sin embargo, mientras el jefe del bloque Evolución en la Cámara de Diputados deshoja la margarita y mira encuestas para decidir a qué cargo se postulará, las campañas están en marcha y nadie habla de bajarse de sus aspiraciones.

 

“Yo voy a ser candidato a intendente”, rubrica Juan Negri en diálogo con Letra P. El correligionario, primero en exponer sus intenciones, no oculta la orientación de su brújula, pero prefiere hablar de un proyecto y evita ser terminante. Dice estar obsesionado con el “cómo” llegar a la intendencia.

 

Su proyecto se canaliza a través del centro de estudios Impulsa. “Quiero dar certidumbre de que no será un salto al vacío si nos eligen”, sintetiza el hijo de Mario Negri.

 

Mientras aguarda la definición del reglamento con que JxC definirá los mecanismos de selección de las candidaturas, el dirigente, que admite aprender de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires, reafirma su pertenencia partidaria y su contemporaneidad con De Loredo, con quien comparte miradas. “Ambos tenemos 42 años. Somos parte de una generación más inteligente para hacer política”.

 

Negri no profundiza una hipótesis sobre su lugar en caso de que el diputado acepte competir por la capital. Prefiere hablar de “un año de propuestas”, subraya que tiene una agenda completa de actividades hasta septiembre y destaca que su rol legislativo le asigna visibilidad porque tiene proyectos de propio cuño.

 

La misma firmeza expresa Soher El Sukaria, primera voz del PRO en hacer pública su intención y única mujer anotada para la carrera en el arco de la alianza opositora. Desde hace semanas camina la ciudad según un mapa definido por los resultados de las últimas elecciones. La estrategia de cada incursión es consolidar adhesiones en lugares afines y escuchar críticas en sectores refractarios.

 

En cada encuentro coteja las directrices que guían desde hace una década el colectivo que integra, el mismo que impulsara a Felipe Lábaque como viceintendente de Ramón Mestre. Buena parte de ese grupo la acompaña aún.

 

Aunque marca la cancha de la interna, exponiendo aquella trayectoria y su condición de capitalina de pura cepa, reconoce que declinaría su candidatura en caso que la alianza definiera un nombre por consenso. “No cualquiera y siempre considerando que hay un ida y vuelta con el armado nacional”, explica la dirigente que reivindica filiación macrista.

 

Uno de los aludidos por Soher es Pretto. Como ella, pide acreditar un largo recorrido por los barrios, con escucha activa, relevamiento de problemáticas y elaboración de propuestas.

 

“Es muy temprano para hablar de candidaturas, pero trabajamos con esa intención. Venimos laburando hace tiempo con un equipo de profesionales y técnicos”, dice el dirigente que ocupara una banca en la Unicameral por Unión por Córdoba.

 

El exdiputado admite que lo mejor sería evitar internas. Aún así, cree necesario mejorar la performance del PRO dentro de JxC, evaluando el peso de cada dirigente. “Tenemos que medir mejor. No hay números generosos para nadie, menos para los que hace mucho dan vueltas”, dispara.

 

García Díaz es el aspirante más reciente. Ostenta menos recorrido en el partido amarillo, al que se afilió el año pasado. Como referente de Primero la Gente fue secretario de Prevención de la Drogadicción y Lucha Contra el Narcotráfico durante la primera gestión de Juan Schiaretti y luego formó parte del Consejo para la Planificación Estratégica de la provincia por pedido del entonces gobernador José Manuel de la Sota.

 

En diálogo con Letra P, el presidente de la ONG Civilitas reafirma su intención de aportar voluntades conservadoras al entramado de JxC. No desconoce la importancia de tales conceptos en Córdoba, mucho menos en un escenario donde se robustecen los discursos de derecha.

 

Referenciado en Patricia Bullrich, a quien adjudica la invitación para integrarse, afirma que ser intendente es su máxima aspiración. Subraya su condición de oriundo, que contrapone a dirigentes y mandatarios que usan a Córdoba como trampolín. También se siente parte de una generación joven que impulsa otra forma de hacer política. Entre ellos, claro, De Loredo. “Si él es el candidato, me corro, pero aún no sabemos qué hará. Si no es él, voy a jugar a fondo. Tengo mucho para aportar”, sostiene.