03|7|2022

La agenda del Larreta lanzado: conurbano y viaje al interior cada 15 días

02 de mayo de 2022

02 de mayo de 2022

Después del anuncio en el Llao Llalo, el alcalde porteño se mete de lleno en la carrera electoral por la Casa Rosada. Día a día, su cronograma de campaña.

Desde el 10 de diciembre de 2019 que parte del Círculo Rojo como también diferentes colaboradores le piden al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que cometa un “parricidio” y enfrente abiertamente al expresidente Mauricio Macri. Si bien siempre se negó a hacerlo, durante la semana pasada sí, cara a cara, le remarcó  a su mentor que no tenía pensado deponer su candidatura presidencial ni siquiera si eso significaba desafiarlo personalmente. En paralelo, ya diagrama su agenda de precampaña, con indisimuladas aspiraciones 2023. 

 

Frente a los empresarios nucleados en el denominado Foro Llao Llao, Rodríguez Larreta volvió a dejar bien claros sus deseos de competir por el sillón de Rivadavia; un anhelo que repite desde sus cinco años, según recuerdan algunos integrantes de su familia. Quienes lo trataron después del encuentro con el creador del PRO, remarcaron que nada llegó a trastocar el diagrama de sus recorridas. 

 

Es más, a su entorno le blanqueó que tiene pensado seguir a paso firme con la recomendación que le realizaron desde su equipo de armado político el año pasado después de las PASO: empezar a sumar todas las millas aéreas que pueda en pos de su empresa presidencial.

 

En Parque Patricios, tienen el calendario armado: de lunes a jueves, la gestión porteña se lleva la agenda con un "anuncio fuerte" por semana para que Larreta pueda participar junto con el encargado del área de la que se trate en cada caso. Además, algo que se volverá tradición, hará una "bajada" al conurbano bonaerense los jueves y los viernes. Los desembarcos en las provincias quedarán agendados cada 15 días y el destino terminará de definirse el lunes por la noche de esa misma semana. Planificación como si fuera un robot.

 

Por caso, este fin de semana será el turno de La Matanza, donde estará con la dirigencia local, en la que se destaca el diputado y exministro de Educación Alejandro Finocchiario, el concejal Toti Flores y el exlegislador nacional Hernán Berisso.

 

Resta definir los detalles de cómo serán las actividades en el populoso municipio, que está en el centro de la escena para los intendentes bonaerenses que juegan con Larreta por las dudas sobre el resultado del Censo 2010: la sospecha opositora es que La Matanza, en manos del peronista Fernando Espinoza, tendría en realidad un 27% menos de habitantes que los que contó el INDEC para recibir más fondos nacionales, entre ellos, la coparticipación. A priori, todo indica que el escenario larretista se montaría en La Juanita, la cooperativa que comanda Flores desde hace años.

 

Larreta está convencido de que Macri estirará lo más posible la definición sobre su candidatura, pero que al final del día evitará jugar. En el medio, completan cerca del alcalde, la aspiración de que el expresidente repeta lo que sucedió en las PASO de 2021 con la actual titular del PRO, Patricia Bullrich, a quien Macri le sacó su apoyo sobre el filo del cierre de listas, lo que hizo que terminara bajándose de la contienda.

 

“Nos tenemos que dejar de joder, no estirar más definiciones y avanzar cuando antes” fue una de las frases que les dijo el jefe de Gobierno a la mesa encargada de su armado presidencial en las últimas conversaciones que mantuvo. Más que lo que suceda con las aspiraciones de Macri, el foco para Larreta está puesto en lo que suceda con Javier Milei. Fiel a la creencia de que hay que evitar que continúe la instalación de la figura del diputado liberal, recibió críticas desde su propio entorno por lo que sucedió con el comunicado de Juntos por el Cambio. “Necesitamos que deje de crecer y nosotros, con lo que hacemos, lo ponemos en las tapas de todos los diarios”, se quejó uno de los encargados de recorrer las provincias para juntar adhesiones para el alcalde porteño.

 

Por fuera de eso, en su equipo también son conscientes de que el gran elector de Juntos por el Cambio es el propio Macri. “Es el dueño del mazo, de la pelota, de cualquier eufemismo que se use para describirlo. Por eso, va a estirar la definición lo que más pueda, porque sabe que es así”, subrayan en el entorno del jefe de Gobierno. Por ese motivo, el larretismo quiere que envíe cuanto antes una señal para “neutralizar” a la titular del PRO, a quien consideran que el expresidente puede “bajar con un tuit” de la contienda electoral.