#27M INTERNA PJ

Schiaretti conducción: el peronismo cordobés se une, pese a dos focos rebeldes

El gobernador no tendrá oponente en la puja partidaria. Habrá pelea distrital solo en Punilla y Calamuchita con referentes del FdT que no lograron acuerdos.

El gobernador Juan Schiaretti se convertirá en el presidente del Partido Justicialista cordobés el próximo 27 de marzo y, desde allí, sumará un crédito para incidir en el proceso que deberá definir a quien aspire a sucederlo en las elecciones de 2023. Este lunes venció el plazo para inscribir candidaturas y, de esa manera, se terminó de confirmar el poderío del oficialismo mediterráneo, que logró bloquear (casi) todos los intentos rebeldes al interior del partido y logró listas únicas en prácticamente todo el territorio para los comicios partidarios en los que están habilitadas para votar más de 210 mil personas afiliadas.

 

Como se preveía, las propuestas alternativas al schiarettismo solo lograron canalizarse a través de referentes que se encolumnan con el Gobierno en los departamentos Punilla y Calamuchita. En el resto de la provincia, los caudillos históricos lograron imponer sus voluntades y los intentos por armar propuestas por fuera de los sectores alineados con el Panal quedaron presos del poderío de la conducción partidaria, que bregó por armados de unidad en pos de la proyección electoral luego del urnazo de Juntos por el Cambio en las legislativas del año pasado.

 

Como adelantó Letra P, Punilla será el escenario de la disputa más importante. Allí, Carlos Caserio se jugará su histórico bastión enfrentando al schiarettismo tras la renuncia del exsenador a la presidencia provincial del partido en la previa a las elecciones de 2019. Mariana Caserio y Miguel Maldonado, quienes recientemente se escindieron del bloque oficialista en la Unicameral, enfrentarán al candidato del gobernador, el intendente de Huerta Grande Matías Montoto, en una elección que se prevé pareja y, según advierten desde algunos sectores, complicada.

 

El detalle es que el reglamento interno permitirá votar a quienes se afilien el día mismo de los comicios. “Si el oficialismo va a salir a jugar con referentes radicales y vecinalistas hay que advertir que puede haber algunos problemas. En los pueblos se conocen todos con todos y no podemos saber qué es lo que va a pasar cuando la elección interna del PJ se llene de colas con vecinos identificados con otros partidos”, señalan en las filas opositoras.

 

Esa situación también anticipa posibles conflictos de carácter legal y nadie se atrevería a descartar una escalada de presentaciones que busquen interceder ante algunas de las candidaturas que se presentaron este lunes. De hecho, apuntando contra Gabriel Musso, intendente de Cosquín, y Esteban Avilés, titular de la Agencia Córdoba Turismo, el propio Caserio acusó a Schiaretti de convocar a “confesos antiperonistas” para disputar la interna. “Si va con el peronismo solo, no tiene chances”, dijo días atrás a este medio.

 

El otro referente del gobierno nacional que se enfrentará al gobernador es el actual titular del departamento Calamuchita y funcionario de la cartera de Desarrollo Social que conduce Juan Zabaleta, Federico Alesandri. Su padre, el legislador Carlos Alesandri, es un histórico referente en el valle serrano que siempre estuvo identificado con el sector interno de José Manuel De la Sota. En los últimos tiempos se sumó a la dirigencia que pidió la unidad del justicialismo ante los desafíos que se presentan tanto a nivel provincial como a nivel nacional. El otro referente que pondrá su poder local en juego a la par de los Alessandri es el jefe comunal  de La Cumbrecita, Daniel López.

 

Claudio Chavero, intendente de Santa Rosa de Calamuchita, será el candidato del oficialismo para arrebatar ese poderío histórico y recuperar el departamento.

 

Todos unidos triunfaremos

“Abrirse de la conducción es parte de una decisión política. No solamente hay que medir las lecturas con respecto a la estructura sino que también hay una mirada sobre las obras y los fondos que pueden llegar desde un lado y el otro. Si rompés, tenés que saber cómo la vas a bancar”. La frase fue pronunciada semanas atrás por un referente cercano a la Casa Rosada que explicaba la dificultad para agrupar dirigentes detrás de una propuesta que se diferencie de la línea interna de Schiaretti, que presidirá el partido con el lema Movimiento de Unidad Peronista (MUP), creado por De la Sota a finales del siglo pasado. La mirada parece haber sido la que se impuso en los departamentos en los que referentes cercanos al Frente de Todos amenazaron hasta mediados de la semana pasada con presentar propuestas autónomas.

 

Finalmente, hubo acuerdo entre Martín Gill y Eduardo Accastello en el departamento San Martín y el peronismo tendrá una lista de unidad encarnada en el intendente de Pasco, Daniel Delbono, y un reparto de cargos que dejó conformes a ambos sectores y despejó las dudas durante el fin de semana.

 

Martín Gill y Federico Alesandri, cercanos a la Casa Rosada, con estrategias diferentes.

Algo similar sucedió en el departamento Marcos Juárez, donde el grupo de intendentes entro los que se destaca el exdiputado nacional Fabián Francioni acercó posiciones con el líder schiarettista departamental, el ministro Carlos Massei. La cabecera del departamento abrirá el calendario electoral en septiembre, cuando el peronismo intentará volver a la intendencia luego de dos mandatos de Pedro Dellarrossa, el actual jefe del municipio que fue protagonista de la primera victoria electoral de Cambiemos, allá por finales de 2014.

 

También hubo acuerdo en Río Cuarto, donde el grupo identificado con la Casa Rosada negoció hasta último momento para dar de baja sus intenciones de presentar una lista propia, que iba a estar encabezada por el intendente de Bulnes, Martín Tosselli. El intendente de Las Peñas Sud, Néstor Pasero, será el candidato de la unidad para presidir el departamento, mientras que Juan Manuel Llamosas quedará al frente en la capital alterna.

 

Por último, la propia interna del oficialismo logró canalizarse en algunos distritos importantes como Colón, Santa María y la propia Capital, donde la pulseada entre los principales sectores del partido representados en las figuras de la senadora Alejandra Vigo, la diputada Natalia De la Sota y Martín Llaryora tensaron la cuerda sobre el filo del cierre. El intendente capitalino será el nuevo jefe a partir del 27 de marzo.

 

El gobernador Maximiliano Pullaro se esfuerza por seguir desde lejos el debate de la reforma constitucional.
El modelo de Javier Milei expulsa a las multinacionales

Las Más Leídas

También te puede interesar