14|11|2021

Toco y me voy: la larga marcha amarilla de Patricia Bullrich

04 de agosto de 2021

04 de agosto de 2021

Se muestra a cuentagotas en el AMBA y despliega una campaña nacional con la mira en 2023. Mendoza y San Luis, al hilo. Foto con Morales y patrulleros en Lanús.

Patricia Bullrich declinó ser candidata este año pero prometió no renunciar a una futura postulación. Para cumplir su sueño, ya está en campaña empoderada bajo el cargo de presidenta del PRO. Durante el verano, hizo recorridas por varias provincias y por la costa bonaerense. Retomó ahora esa larga marcha y diseñó un mapa basado en razones políticas y estratégicas. Con impronta de gira presidencial, este lunes estuvo en Mendoza y el martes en San Luis. El próximo fin de semana se concentrará en el norte: Salta, Jujuy y Tucumán. Dos días de la semana los reparte entre la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. Este miércoles desayunó con María Eugenia Vidal en Caballito y las acompañó su bendecida Sabrina Ajmetech, séptima en la boleta porteña de la exgobernadora. Este jueves entregará patrulleros en Lanús invitada por el intendente Néstor Grindetti, jefe de campaña de Diego Santilli. Aún le falta una recorrida con el candidato bonaerense de Horacio Rodríguez Larreta por quien la exministra tuvo que ceder sus pretensiones en la capital.

 

Buenas amigas. Bullrich con Vidal, en el permitido porteño en medio de la gira nacional.

Bullrich llegó a Mendoza acompañada por los diputados Jorge Enríquez y Waldo Wolff justo en medio de la polémica y el rechazo a las misóginas declaraciones de su amigo Fernando Iglesias y del propio Wolff. Una cámara registró sus movimientos como si realmente fuera candidata y la acompañó desde el descenso en el colectivo de Aerolíneas Argentinas en el aeropuerto de El Plumerillo hasta la charla y choripaneada con jóvenes mendocinos. Siempre cerca estuvo el local Omar de Marchi, del PRO. 

 

En Mendoza, las listas fueron acordadas entre el gobernador, Rodolfo Suárez, y sus predecesores, el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, y el senador Julio Cobos. Ambos encabezan las boletas del oficialismo provincial para las PASO. Con preeminencia radical, en la campaña se elude la simbología macrista y hasta se cambió el multicolor sello de Cambia Mendoza por el morado que identifica a la actual gestión y a la juvenil Franja Morada.

 

Escala en Mendoza. Bullrich, entre Suárez y Cornejo.

No fue eso lo que molestó a la Coalición Cívica de Elisa Carrió, sino el relego en el reparto de precandidaturas. El lilismo cuyano acaba de impugnar la precandidatura a senador suplente del gobernador. Bullrich, en cambio, lo visitó en su despacho y lo elogió: "Me reuní con Rodolfo Suárez a quien felicité por su gestión. La provincia que gobierna es un claro ejemplo del progreso que pretendemos alcanzar los argentinos en todo el país. Un progreso apoyado en los pilares del trabajo, la educación, la democracia y la libertad", resaltó la exministra. 

 

Al día siguiente, Bullrich y su comitiva partieron a San Luis, donde no se conformó la alianza. "Rodríguez Saá metió la cuchara", apuntaron en su entorno. Las fotos la mostraron con el actual senador nacional Claudio Poggi, que lidera la lista del Frente Unidos por San Luis para Diputados, y con Karina Bachey, presidenta del partido en la provincia y precandidata a senadora. Como en Mendoza, el merchandising local evita la asociación gráfica con Juntos por el Cambio o el PRO. "Con Poggi, con vos", se lee en letras celestes y blancas sobre fondo azul en los barbijos de campaña, aunque para la recorrida con la exministra el senador usó un N95 blanco. No hay mención a Cambiemos en la cartelería.

 

Parada puntana. Con el senador Poggi en San Luis.

El mapa amarillo de Bullrich tiene marcadas otras diez provincias para visitar antes de las PASO que se realizarán el 12 de septiembre. En varias de ellas, se elegirán senadores nacionales. No es casual: la líder de los halcones macristas quiere evitar que Cristina Fernández mantenga la cómoda mayoría en la Cámara alta y sumar al espacio más duro de la coalición opositora. La custodian en la gira Enríquez y Wolff. Entre otros distritos recorrerá toda la Patagonia, excepto Santa Cruz, aunque ya presentó su libro Guerra sin cuartel en El Calafate.

 

Para el próximo fin de semana, Bullrich tiene un objetivo: irá a Jujuy con su libro y a buscar una foto con Gerardo Morales, otro probable competidor para 2023. El gobernador hizo fuertes declaraciones contra Rodríguez Larreta y defendió a Facundo Manes, precandidato radical en Buenos Aires que compite contra Santilli. Morales defiende al neurólogo y su propio futuro. El jujeño recibirá a su aliada, habrá foto y menos artillería pesada. En Jujuy hay lista única cambiemista.

 

En tanto, en Tucumán habrá una interna grande. Con cuatro listas para las PASO, solo una tiene candidatos del PRO, por lo que las fotos encontrarán a Bullrich con el intendente de San Miguel, Germán Alfaro, precandidato a senador nacional, y con Ramiro Beti, precandidato a diputado nacional.

 

Una interna similar se da en Chubut, adonde planea ir pronto Bullrich en apoyo al precandidato a senador Ignacio Torres, que debe enfrentar una amplia oferta radical. En Salta ya mandó video y pidió el voto para la lista 430. Quien pelea la interna es su amigo Martín Grande. En cambio, intentará evitar otras provincias donde haya "PRO cruzado", es decir dirigencia propia enfrentada y ocupando lugares en listas diferentes.

 

El caso emblemático es Córdoba, distrito que siguen en forma remota tanto la jefa del PRO como Rodríguez Larreta y Mauricio Macri. El expresidente no es prescindente. En una charla por Zoom con referentes del mundo empresarial, aseguró que él sí visitará la provincia mediterránea, pero solo para acompañar a su amigo Gustavo Santos, que encabeza la boleta para Diputados en alianza con el radical Mario Negri en la interna que disputarán en las primarias contra Luis Juez y Rodrigo De Loredo.