14|1|2022

Rescatando al soldado Manes

30 de julio de 2021

30 de julio de 2021

Sanz y Naidenoff se unieron a Morales para defender al médico radical en la interna con el PRO. El senador habló de reconfigurar "la matriz ideológica de JxC".

El gobernador jujeño Gerardo Morales salió este jueves a defender al médico Facundo Manes para rechazar las críticas en su contra que lanzaron el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta y la jefa de la Coalición Cívica Elisa Carrió. El cacique norteño no fue el único, pero sí el más duro. Este viernes, en diálogo con Letra P, el extitular de la UCR Ernesto Sanz y el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en el Senado, Luis Naidenoff, repudiaron las críticas de sus socios contra Manes. Sin sumarse al discurso beligerante que lanzó Morales, los dos dirigentes consideran que la ofensiva del PRO confirma el impacto favorable para el radicalismo del nuevo precandidato. 

 

"Facundo es como una piedra que se tira a un estanque calmo. Mueve el agua. Y eso no siempre es bien visto por el statu quo. La política argentina está demasiado acostumbrada a 'la calma del estanque', pero bienvenido sea Manes, porque ayudará mucho a reconectar a la política con la gente", opinó Sanz en diálogo con este portal. "A mí lo que me reconforta es que le está yendo muy bien hacia adentro del partido, con el apoyo de todos nuestros candidatos. También para afuera. Una demostración es la presencia en los medios que tiene día tras día", celebró Sanz.

 

Su correligionario formoseño le pidió al PRO que se enfoque en hablarle a la sociedad y no en cargar contra un aspirante de la coalición opositora. "Acá hay un hecho novedoso, la irrupción de Manes en la política aceleró una especie de tembladeral en algunos aliados y en sectores del PRO. Me parece que han elegido una maniobra de golpes bajos y arteros, con descalificaciones y agravios. Hay que asumir la responsabilidad política de JxC con la sociedad argentina y no entrar en esas bajezas", sostuvo el senador a este medio.

 

"No hay que tener temor a las competencias internas, para eso están las PASO, Macri es producto de las PASO", recordó Naidenoff. Desde su punto de vista, el objetivo de estas elecciones "no solamente pasa por evitar que el Gobierno logre nuevas mayorías, sino consolidar una alternativa creíble y Manes tiene ese plus que nos habla del futuro, mientras los dirigentes están empantanados en el presente y el pasado. Parece que a algunos les molesta la Argentina del futuro", disparó. 

 

"Esto no es para tibios, no estamos en un jardín de infantes, los candidatos compiten para ganar, nosotros con Manes estamos discutiendo esta idea de liderar con aportes de una corriente nacional y popular, reconfigurando la matriz ideológica de JxC. Lógicamente habrá tensiones", vaticinó el formoseño.

 

"Hay una realidad, hasta que no se discuta una ley de partidos políticos en serio la competencia es desigual entre los que ejercen el poder con los sectores de la oposición que están en el llano. Es la realidad, y es desigual porque quien ejerce el poder detenta recursos y exhibe gestión", insistió Naidenoff en un sutil respaldo a las declaraciones que lanzó Manes el lunes, cuando dijo que espera que no sea utilizado el dinero de los contribuyentes porteños en la campaña bonaerense de su competidor, el exvicejefe Diego Santilli, que encabeza la lista de bonaerense del PRO para la Cámara de Diputados. 

 

Este jueves Morales encabezó el operativo de apoyo a Manes con munición gruesa. “Yo creo que Rodríguez Larreta debería revisar su lógica de construcción política, porque por este camino vamos a debilitar y a poner en riesgo a Juntos por el Cambio”, opinó el mandatario jujeño dentro de una serie de declaraciones que apuntaron al alcalde porteño.

 

“Vidal es candidata en la Ciudad y tiene que andar contestando sobre la Provincia. Esto también tiene que ver con esta lógica de Larreta que cree que el electorado es ingenuo. La responsabilidad del clima confrontativo dentro de Juntos por el Cambio tiene un solo responsable, es Rodríguez Larreta", acusó Morales.