X

El líder del PS y el jefe del PJ en el Senado pusieron una lupa sobre los gastos reservados del ministro. Ley exprés con abstención peronista. Define Perotti.

Por 19/11/2020 18:59

En línea y con un movimiento controlado, la Cámara de Diputados que lidera el socialista Miguel Lifschitz y el bloque PJ del Senado que conduce Armando Traferri le propinaron un golpe al ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, al sancionar una ley que establece controles a los gastos reservados de la cartera caliente. Además, sanciononaron otra norma que establece incompatibilidades de cargos entre el Ministerio Público de la Acusación (MPA) y el Ejecutivo, la que también golpea al “Picante”: además del cargo de ministro, Saín mantiene su lugar en la dirección del Organismo de Investigaciones del MPA, al que llegó cuando Lifschitz era gobernador.

 

 

La Cámara alta movió rápido y aprobó el proyecto. Eso generó tensiones al interior del peronismo. Traferri y el jefe de bloque de la UCR, Felipe Michlig, apuraron el trámite y requirieron el tratamiento sobre tablas apenas iniciada la sesión.

El texto estaba recién ingresado y algunos legisladores quedaron descolocados, como el rosarino Marcelo Lewandowski, quien dijo que estaba enterándose sobre la hora del contenido del expediente. Algo similar esbozó Eduardo Rosconi, aunque finalmente acompañó a la mayoría.

 

 

La iniciativa fue aprobada por quince votos a favor y cuatro abstenciones, todas peronistas: Lewandowski, Marcos Castelló, Alcides Calvo y Ricardo Kaufmann. Los mosqueteros son fieles votantes de los proyectos oficialistas, pero esta vez se negaron disparando críticas. “No me gusta que me lleven de prepo, entre gallos y medianoche, a votar una ley”, dijo uno de ellos a Letra P.

El expediente viajó a gran velocidad hasta el recinto de la Cámara baja, donde la mayoría del Frente Progresista más los votos de aliados como Juntos por el Cambio y la bancada “provida” le dieron sanción definitiva.

 

 

Sobre el cierre de la sesión, visiblemente enardecido, el jefe de bloque del PJ, Leandro Busatto, anunció que sus compañeros, compañeras y él se retiraban del recinto a raíz de la jugada del progresismo. Hizo hincapié en el pedido de “reglas claras”. “A la oposición no le interesa que al gobierno le vaya bien en materia de seguridad, condicionan permanentemente al ministro”, apuntó.

La jugada coordinada del PS, la UCR y parte del PJ llega días después del envío a la Legislatura de las leyes de reforma policial a las que Sain define como su “bronce”. Es un dardo certero a los intereses del criminólogo. Y un aviso de que la Legislatura se va a tomar su tiempo.

Traferri y su bloque tienen un enfrentamiento con el ministro desde que asumió. No lo quieren en Seguridad y la cosa es casi personal. Cómo resolverá esa encerrona la Casa Gris es un enigma.

 

 

La ley sancionada generó una respuesta de la Casa Gris en la figura del ministro de Gestión Pública, Rubén Michlig, quien habló de “los goles en contra” que asestaron los “compañeros”, en referencia al bloque que conduce Traferri. Ahora, la pelota la tiene el gobernador Omar Perotti. El rafaelino debe decidir si veta o no la ley.