X

Controla que no se desmadre y baja el tono a los cruces y chicanas. El ministro apuesta todo a la reforma policial. Los legisladores le marcan la cancha.

Por 01/06/2020 18:08

El ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, libra una batalla pesada contra los senadores del peronismo que puede truncarle las leyes en las que se juega el bronce. Los legisladores aceptaron el convite. En el medio, el gobernador Omar Perotti deja hacer y juega al malabarismo para evitar que la cosa no se vaya de cauce.

“Acá en Santa Fe, hay un bloque de poder histórico que lleva más de una década, parte del antiguo gobierno y sectores del oficialismo, fundamentalmente de un bloque de senadores”, lanzó el ministro en declaraciones a Radio Eme. Unos días antes, en Rosario/12, el jefe del bloque Armando Traferri había declarado que Sain “no encontraba el rumbo”.

 

 

“Son conservadores de un status quo fracasado para la ciudadanía porque nadie puede negar que gran parte de la estructura de seguridad de esta provincia es una estructura que fue connivente con el narcotráfico”, disparó el ministro. Horas más tarde, los senadores repudiaron sus dichos y de manera unánime firmaron un documento que lo tilda de “irresponsable”.

Sain hace la suya y este miércoles lanzará el recorrido de sus iniciativas para cambiar el sistema policial. Lo hará en una actividad junto al decano de la Universidad Nacional de Rosario, Franco Bartolacci. Luego sumará el aval de la Universidad Nacional de Rosario y otros sectores empresariales y gremiales.

 

 

Es tal la tirria entre ambos bloques que Sain prefiere que sus leyes entren a la Legislatura por Diputados, pese a que dicha cámara tiene mayoría socialista y radical y el PJ solo tiene allí siete de 50 asientos. Los senadores, siente, le van a podar los expedientes. Pero quien define los movimientos es Perotti.

El rafaelino habló el fin de semana, a su estilo, cuidadoso, hípermedido, con mucho entrelíneas. No confirmó por dónde ingresarán los proyectos. “Quizás sea por Diputados, se definirá de acuerdo a las modalidades y participaciones que se vayan teniendo. No es una cuestión de que entre por un lado o por otro como elemento definido”, avisó.

 

 

 “Las leyes se construyen, no queremos que queden cerradas solamente en la discusión de la política. El envío a la sociedad está hecho, empieza la discusión, esa discusión se enriquecerá, recibirá aportes, críticas, sugerencias, pedidos de que se cambien cosas y allí se tornará un proyecto para enviar a las Cámaras”, dijo Perotti en un encuentro que mantuvo el sábado con más de 60 periodistas de toda la provincia. En criollo, Sain espera que el gobernador derive los proyectos este mismo mes, pero el titular de la Casa Gris parece no tener apuro. Por las dudas, los senadores ya avisaron que los expedientes merecen un análisis minucioso y recién a fin de año pueden tener su aprobación.

“Desde que asumimos que esto no se soluciona”, le reconoció a Letra P una dirigente del PJ. Sain tiene en la mira a los senadores desde antes de asumir y los caciques no lo querían como ministro.

 

 

En ese marco, Perotti cree que puede con ambos, que la sangre no llegará al río. Prometió “paz y orden” en campaña y pretende lograrla con los dos sectores adentro. “Las opiniones distintas nunca nos ha preocupado; muchas veces los cruces son más buscados que concretos”, remarcó Perotti en la conferencia, para agregar más adelante: “Hablo con los actores y sé muy bien que una cosa es lo que piensan y otra lo que declaran”.