10|4|2021

10|4|2021

“Lifschitz no es número puesto para la candidatura a senador nacional”

24 de abril de 2020

24 de abril de 2020

Primeros rebotes de las declaraciones del exgobernador. El jefe de los senadores UCR se distancia del PS y pide, antes, la conformación de “un frente de frentes” con todo el no peronismo.

El exgobernador Miguel Lifschitz desató un temblor en las filas del Frente Progresista al reconocer, en una entrevista con Letra P, que no descarta ser candidato a senador nacional en 2021. Sus palabras rebotaron rápidamente y uno de los que pidió mesura fue el jefe de los senadores del progresismo Felipe Michlig. “Lifschitz no es número puesto”, remarcó. El cacique del Departamento San Cristóbal postuló que el radicalismo es el que debe encabezar la lista de un armado opositor bien amplio. “No hay que especular hacia el 2023 y hacerlo en 2021”, defendió Michlig, que quiere un “frente de frentes” con el PRO y el socialismo para enfrentar al gobernador Omar Perotti “que no arranca”.

 

 

 

-¿Cómo quedó el escenario del Frente Progresista luego de la sanción de la Ley de Necesidad Pública?

 

-Había, como en toda familia, opiniones diferentes sobre qué aprobar. La opinión mayoritaria, en la que yo estaba, era que había que terminar con esta discusión. Le estábamos brindando una excusa al gobierno provincial para no darles respuesta a los santafesinos. Al gobernador Perotti le hemos dado todas las leyes que pedía para que finalmente arranque. Veo que tiene una gran inacción.

 

-¿Quedaron heridas?

 

-Siempre hay posiciones encontradas, pero no lo llamaría heridas. Todos terminamos aceptando que la mejor salida, incluso con la pandemia entre nosotros, es que había que tomar esa decisión. Terminó siendo un consenso total.

 

 

 

-¿Mantiene su idea de armar un espacio opositor, lo más amplio posible?

 

 -Totalmente. Somos varios lo que planteamos esto, no hay que especular y esperar a 2023. A esto hay que hacerlo en 2021. Un frente de frentes donde todo el espacio no peronista termine conformando un armado que no sea solo electoral, con un fuerte acuerdo programático. Nuestra obligación es volver a gobernar la provincia en 2023, estamos viendo esta inacción, este no arrancar, de no responder a los requerimientos de los santafesinos, y nos duele a todos. Estamos obligados a hacer el esfuerzo de deponer cosas personales, sectoriales, para ser muy competitivos.

 

-Incluye al PRO.

 

-Sí, a todos los partidos que quieran. Con respecto al PRO, cuando se habla de la derecha… cuando me siento a hablar con muchos integrantes del PRO, en la mayoría de los temas coincidimos, muchos de ellos han militado en las filas de la UCR. Si hablamos de diferencias ideológicas, yo quiero recordar que cuando armamos la alianza santafesina había sectores que habían sido parte del proceso militar. Como había objetivos superiores y queríamos gobernar la provincia, nos pusimos de acuerdo. No hay que especular hacia el 2023, hay que hacerlo en 2021.

 

-¿El socialismo es una tara en ese objetivo?

 

-Lo tiene que decidir el socialismo. Yo creo que debemos hacer el esfuerzo. A futuro, los problemas de los santafesinos no los puede resolver un partido político. Lo debe resolver la confluencia de distintos partidos políticos.

 

-En una entrevista con Letra P, Lifschitz no descartó ser candidato a senador  nacional. ¿Es número puesto?

 

-Como militante de la UCR, mi aspiración es que un radical encabece la boleta de senadores nacionales en el frente que construyamos. No hay número puesto, todos los dirigentes estamos en el mismo nivel. Por supuesto, habrá electores que tienen más ascendencia o conocimiento, pero la mayoría de los sectores de la UCR estamos convencidos de que tenemos que ser protagonistas.

 

 

 

-¿Tiene un entendimiento particular con el intendente Pablo Javkin, una suerte de mirada similar?

 

-Tenemos diálogo con todos, pero con Pablo venimos del mismo origen, del radicalismo. Él siempre dice que hizo las inferiores en la UCR. Tenemos muchísimas coincidencias con Pablo, como con muchísimos actores de este espacio político. Habrá que llamarse de otra manera, entiendo, ya no Frente Progresista Cívico y Social. Pablo, no hay dudas, tiene un futuro extraordinario y ponemos todas las fichas para que se consolide como un gran intendente de la principal ciudad de la provincia.

 

-¿Tiene en este momento mayores coincidencias con otros que con Lifschitz?

 

-Con Miguel tenemos una buena relación. Yo le reconozco el gran gobernador, gran gestor que fue, pero siempre, y se lo he manifestado, le ha faltado el condimento político. Él tendrá que evaluar las aspiraciones que seguramente tiene. También tendrá que tener esa visión amplia de que no es solamente el socialismo en un frente, no es solamente una cuestión personal, sino que tiene que pensar en el conjunto. Si queremos construir algo potente, tenemos que ser amplios.