X
Macri y Vidal buscan hacer equilibrio, pero el PRO juega a todo o nada para derrotar a la radical Baragiola en la interna de la alianza oficialista. El gabinete se abroqueló en torno al ex embajador.
Por 26/07/2019 11:10

El presidente Mauricio Macri y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, buscan el equilibrio en la interna del Gobierno en la ciudad de Mar del Plata, pero el gabinete nacional y aliadas como Elisa Carrió y Graciela Ocaña ya definieron que jugarán por el macrista Guillermo Montenegro, que se enfrentará a la radical Vilma Baragiola en las PASO del 11 de agosto dentro de la alianza oficialista Juntos por el Cambio.

Este viernes, el Presidente y la mandataria bonaerense visitarán la ciudad cabecera de la Quinta sección electoral y tendrán foto con cada uno de sus candidatos para la intendencia. Lo mismo hizo este jueves el candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto, que recorrió las obras de ampliación y refacción del aeropuerto junto a Baragiola y Montenegro.

 

 

La plana mayor de Juntos por el Cambio busca el equilibrio y trata de no inclinar la balanza para ningún candidato ante un escenario incierto, a diez días de la elección en uno de los distritos donde la alianza de gobierno va a internas para definir a su candidato o candidata a intendente. Según los números que Jaime Durán Barba entregó a la Jefatura de Gabinete, la kirchnerista Fernanda Raverta es la candidata que mayor votos obtendrá en las PASO, mientras que el radicalismo está, actualmente, entre tres o cuatro puntos por arriba del macrismo. Sin embargo, asegura el asesor ecuatoriano, la sumatoria del frente oficialista superaría a la boleta del Frente de Todos.

Por otra parte, en la gobernación bonaerense ponen el foco en las boletas cortas del ex intendente Gustavo Pulti y del actual jefe comunal, el radical Carlos Arroyo, enemistado con el Gobierno y la estructura de Juntos por el Cambio. Siempre según el razonamiento de Durán Barba, la chance de ambos es baja porque la tensión, polarización mediante, está entre las boletas del Gobierno y la del kirchnerismo.

 

 

Según el mismo sondeo que recorre los despachos del oficialismo, Macri tiene una intención de voto del 35% frente a un 38% de Alberto Fernández. En la batalla por la gobernación, Vidal supera a Axel Kicillof por cinco puntos en ese distrito (40% a 35%). La diferencia de votos entre las categorías de presidente y gobernador replica una tendencia de la ciudad, donde el corte de boleta promedia el 12%.

Mientras la Rosada hace equilibrio entre Montenegro y Baragiola, los ministros, funcionarios y legisladores del Gobierno peregrinaron hacia la ciudad costera para hacer campaña por el ex embajador en Uruguay. Entre otros, fueron el senador Esteban Bullrich, los ministros bonaerenses Andrés Scarsi (Salud) y Javier Tizado (Producción), el secretario general bonaerense, Fabián Perechodnik, y los ministros Guillermo Dietrich (Transporte) y Dante Sica (Producción).

 

 

La última estrella del oficialismo que viajó y se quedó un día entero fue Carrió, que pasó el viernes y el sábado pasado con Montenegro. Presentaron juntos el libro de la líder de la Coalición Cívica (Vida), brindaron una conferencia de prensa y luego cenaron, mucho más tarde de lo previsto porque la diputada se quedó firmando su libro durante dos horas.

El sábado por la mañana tenían previsto una caminata, pero Lilita llamó el viernes por la noche al equipo de campaña PRO y pidió "ir a comer churros a Manolo". Debieron suspender la caminata y mudar la jornada de proselitismo al local ubicado sobre Peralta Ramos (frente al mar), donde mantuvieron una reunión con vecinos. "No me iba a ir de Mar del Plata sin comer un churro de Manolo", le dijo a Montenegro antes de volver para su casa de Exaltación de la Cruz.

Carrió y Montenegro se conocieron en los noventa cuando el candidato, entonces fiscal, investigaba la gestión de Víctor Alderete en el PAMI. Desde hace seis meses, el diputado recorre la ciudad junto a Alejandro Rabinoch, su jefe de campaña y mano derecha.

La agenda de Macri en Mar del Plata está guardada bajo siete llaves, pero se sabe que este viernes protagonizará el acto de campaña en el microestadio del Club Quilmes y podría realizar un encuentro "mano a mano", como define el Gobierno a las reuniones con vecinos que se realizan en hogares particulares o en fábricas, por ejemplo.