X

De la cumbre PRO salió un mensaje a la UCR: "El candidato es Macri"

En pleno fuego amigo por las demandas radicales de habilitar las PASO en la alianza, el macrismo cerró la puerta a una competencia interna. Larreta y Vidal, atentos a los que no llegan "a fin de mes".
Por 11/03/2019 18:40

A imagen y semejanza de lo que soñó el jefe de Gabinete y jefe de campaña, Marcos Peña, el PRO ofreció este lunes una foto y un mensaje político directo a la Unión Cívica Radical (UCR): en plena guerra con el radicalismo, la tropa amarilla se abroqueló en Parque Norte para insistir con el lema "el candidato es Mauricio Macri".

Durante la cumbre del Consejo PRO hubo espacio para los trámites burocráticos partidarios, el análisis del escenario electoral en algunas provincias y afinar el discurso proselitista. No obstante, el oficialismo se movió en base a dos ejes en la cumbre de Parque Norte. En primer lugar, se fortaleció, a través de los discursos de funcionarios, la apuesta por la polarización con el kirchnerismo, la viga maestra sobre la que se apoyará el relato de campaña. Por otro lado, hubo un mensaje claro a los aliados radicales: el PRO pulverizó la posibilidad de una interna y ratifica que Macri irá por la reelección sin competidores internos.

 

 

A su manera, cada referente PRO que tomó la palabra dejó en claro que no hay lugar para internas, aunque las encuestas no arrojan escenarios optimistas para Macri. "Hasta los radicales ya lo saben", chicaneó un funcionario con despacho en la Casa Rosada que llegó a Parque Norte para el discurso final del Presidente. En el Gobierno celebran que los tres gobernadores radicales le hayan bajado el tono a la propuesta de la UCR de ir a las PASO. A su turno, Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes) marcaron que el candidato de Cambiemos es Macri. El propio presidente de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, pospuso el debate y buscó apaciguar los ánimos.

Sin embargo, la resistencia de Ramón Mestre a las "órdenes" de la Casa Rosada es el preludio de la batalla entre un sector del radicalismo y el Gobierno que se ilusiona con Martín Lousteau como candidato presidencial. "El objetivo principal es la reelección de Macri", aclaró el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, para pulverizar la PASO en Cambiemos.

En tanto, Peña fue contundente: ante la tropa PRO sostuvo que “el eje central de la campaña es reelegir al Presidente". Aunque, luego aclaró: "Además de retener los cinco distritos que gobernamos”.

 

 

La imposición de Macri como único candidato, ante la avanzada radical, es una jugada que sale de las entrañas de la Jefatura de Gabinete. Un camino que Peña empezó a recorrer días atrás, cuando el Presidente participó en la reunión de gabinete porteño junto a Horacio Rodríguez Larreta. Este lunes hizo lo propio con el equipo de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires. A su estilo, el jefe de Gabinete también marca la cancha hacia dentro del PRO con estos mensajes subliminales.

Por si hacía falta, en sendos reportajes a Clarín y La Nación, sostuvo que la gobernadora no quería ir por el sillón presidencial. Peña buscó aclarar que Macri es el candidato y que, fundamentalmente, no hay lugar para una PASO en Cambiemos para dirimir el candidato a presidente. Además, el Presidente no iba a participar del Consejo PRO pero, a último momento, voceros gubernamentales comenzaron a esparcir la novedad. Todo un mensaje, teniendo en cuenta que durante todo 2018 no participó de ningún encuentro partidario.

 

 

LA CRISIS DEL "FIN DE MES". Por otra parte, Rodríguez Larreta y Vidal se corrieron un poco de la línea oficial y reconocieron abiertamente que "a la gente le cuesta llegar a fin de mes". La gobernadora sostuvo ante la tropa PRO que "nos tiene que interpelar que muchos argentinos no lleguen a fin de mes". En tanto, Rodríguez Larreta subrayó que "lo peor que podemos hacer es negar la realidad".

Curiosamente, el alcalde porteño puso sobre la mesa un debate que rebota hace días en la Casa Rosada: ¿Alcanza con exprimir al máximo la polarización?. Como contó Letra P, buena parte del Gobierno propone hablarle a los desencantados del Modelo M y reservar los cruces con el kirchnerismo para el macrismo duro. "Tenemos que sensibilizarnos y empatizar con quienes no la pasan bien. Debemos estar más cerca que nunca", advirtió Larreta. En la misma línea, Vidal soltó: "Si no escuchamos lo que nos falta hacer, no vamos a ser escuchados sobre lo que hicimos".

La interna de Córdoba, como era de esperarse, sobrevoló el encuentro del Consejo Nacional del PRO. En este punto también hubo unanimidad: las principales espadas macristas destilaron furia contra el intendente de la capital cordobesa y adelantaron el "apoyo total" de la Casa Rosada a Mario Negri. Ese respaldo se traduce a fotos con ministros nacionales y bajadas de funcionarios al terreno que llevó a Macri a Balcarce 50.