X

Cambiemos le bajó la persiana a un día dificil y levantó la sesión en Diputados

La liquidación de reservas para controlar el dólar y la unidad peronista por las tarifas obligó a Monzó a postergar, una vez más, la discusión de la ley de mercado de capitales. Temor por el mega DNU.

La liquidación de reservas para controlar el dólar y la unidad peronista por las tarifas obligó a Monzó a postergar, una vez más, la discusión de la ley de mercado de capitales. Temor por el mega DNU.

Por 25/04/2018 20:41

Aunque había acordado con la oposición que le daría tiempo para hablar en la sesión especial sobre tarifas a cambio de que luego aportara quórum para la sesión ordinaria en la que Cambiemos se disponía a aprobar la ley de Financiamiento Productivo –antes, de mercado de capitales– y la creación de la cédula escolar, entre otros temas, el oficialismo levantó la reunión y volvió a prorrogar el debate, como ya había sucedido la semana pasada.

“Teniendo en cuenta el horario, la presidencia ha decidido postergar la sesión ordinaria que teníamos programada para el día de hoy, para el miércoles 9 de mayo a las 12 horas”, anunció el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, pasadas las 17.30, cuando la oposición llevaba más de cinco horas de exposición de los proyectos relacionados con el tarifazo.

Para entonces, el peronismo en sus distintas versiones, la izquierda y el progresismo habían forzado a Cambiemos a bajar a la sesión anti tarifas, luego de que quedara en evidencia que habían conseguido reunir el quórum necesario para iniciar la reunión, aunque el oficialismo pudo bloquear el avance del debate.

 

 

En ese contexto, tras varias horas de escuchar a los diputados opositores y pese a que estaba acordado que la sesión ordinaria empezaría alrededor de las 18, tras la especial, Monzó sorprendió con su decisión.

“Vienen golpeados acá adentro y hoy encima es un pésimo día para el Gobierno. El Banco Central tuvo que salir a vender 1.500 millones para frenar el dólar”, le dijo a Letra P un referente de la oposicíón.

A esa situación se sumó un factor extra que iba a sumar otro debate desgastante para el oficialismo. Como la semana pasada, Agustín Rossi, había advertido en la previa que aprovecharía la sesión ordinaria para pedir que se votara en el recinto el dictamen de rechazo al mega DNU de "desburocratización del Estado", que había quedado pendiente de la reunión del 21 de marzo, que terminó en otro escándalo. El oficialismo vio el riesgo de que el peronismo federal también se plegara a esa propuesta, motivado por el enojo que tienen los gobernadores por el tema de las tarifas

La inclusión del dictamen de rechazo al mega DNU del presidente Mauricio Macri hubiera generado un nuevo debate intenso con la oposición, ya que Monzó le anticipó a Rossi que, para poder discutir el tema, sería necesario cambiar el plan de labor, algo que requiere una mayoría de dos tercios. Para ese momento, el oficialismo evaluó que el desgaste ya había sido suficiente.

Algo similar había sucedido la semana pasada, cuando la oposición logró que el oficialismo bajara la sesión ordinaria prevista para ese día y anunciara que se postergaba para este miércoles. Ese día, aunque no tuvieron quórum, los bloques lograron quedarse en el recinto para sesionar en minoría y hablar sobre los proyectos anti tarifazo.