X
Argentina Federal, el Frente Renovador y el kirchnerismo consensuaron la firma de un mismo proyecto. Apuestan a tener quórum en la sesión especial. Revés de las provincias al proyecto de Nación.
Por 24/04/2018 20:05

Aunque no terminará en lo inmediato en la aprobación de una ley que pueda frenar el aumento de las tarifas de servicios públicos, tendrá un efecto político de relevancia. Las distintas expresiones del peronismo, el interbloque Argentina Federal, el kirchnerismo, el massismo y el Movimiento Evita, acordaron este martes a última hora que llegarán a la sesión especial convocada para el miércoles encolumnados detrás de un mismo proyecto anti tarifazo, que tendrá como base el presentado por los espacios que presiden Pablo Kosiner y Graciela Camaño, al que se agregarán cambios consensuados con el Frente para la Victoria.

El escenario será similar al de la frustrada sesión del miércoles 18, aunque esta vez el peronismo da garantías previas de que logrará juntar el quórum para poder dar inicio al debate. Será el primer golpe que sentirá el oficialismo, que esperará nuevamente detrás de las cortinas y bajará al recinto una vez que la oposición haya logrado sentar 129 diputados. Las principales espadas legislativas de Cambiemos dan por sentado que eso sucederá.

Una vez en el recinto empezará un nuevo debate. En el pedido de sesión que presentaron el lunes los diputados del interbloque Argentina Federal y el Frente Renovador, se incluyeron 26 proyectos relacionados con el aumento de tarifas. Como ninguno de esos proyectos tiene dictámenes de todas las comisiones a los que fueron girados, de acuerdo al reglamento se requeriría de los dos tercios de los presentes para poder tratarlos el miércoles en el recinto. Como Cambiemos tiene 108 diputados, podrá bloquear fácilmente la mayoría requerida y el avance de la discusión.

 

 

Sin embargo, la oposición mostrará que tiene armas para presionar, al menos a mediano plazo, ya que llegará al recinto con un proyecto unificado, que acompañarán todas las expresiones del peronismo. Los diputados Axel Kicillof (Frente para la Victoria), Marco Lavagna (Frente Renovador), y Sergio Ziliotto (Argentina Federal) trabajaron en conjunto este martes para lograr un consenso.

Según pudo saber Letra P, el proyecto consensuado tomará como base la iniciativa que presentaron el peronismo federal y el massismo, que plantea la necesidad de establecer “tarifas razonables”, en función del coeficiente de variación salarial. La negociación central entre los bloques tiene que ver con la posibilidad de retrotraer las tarifas a enero de 2017, que plantea el kirchnerismo, y que el resto de los bloques del peronismo rechaza.

Una posibilidad que planteó el bloque que conduce Agustín Rossi es conceder la no retrotracción de las tarifas, a cambio de que el peronismo federal extienda los plazos de estabilidad tarifaria que plantea su proyecto, de 12 meses a dos años. Además, el kirchnerismo pidió la inclusión en la iniciativa de los precios del gas envasado, que plantea el diputado neuquino Darío Martínez.

 

 

La voluntad de los bloques de avanzar en un proyecto común quedó cerrada en las conversaciones que mantuvieron el martes a última hora los referentes de cada espacio durante la reunión de las comisiones de Obras Públicas, que preside Ziliotto, y de Defensa del Consumidor, que encabeza la massista Marcela Passo. Allí comenzó a circular el dictamen del proyecto de Argentina Federal y el massismo, que el kirchnerismo avaló con disidencias parciales y que terminará de firmarse el miércoles antes de la sesión especial.

Pero pese al consenso opositor, el proyecto no llegará a ser debatido por ahora en el recinto, ya que, además de las comisiones de Obras Públicas y Defensa del Consumidor, también fue girado a las comisiones de Presupuesto, que preside Luciano Laspina (PRO), y de Peticiones, Poderes y Reglamento, que encabeza Alicia Terada (Coalición Cívica).

Cambiemos esquivó hasta el momento la convocaria a las comisiones que controla para evitar que el proyecto pudiera ser debatido y así llegar al recinto. Pero según confirmó a Letra P uno de los referentes legislativos del oficialismo, lo hará en los próximos días. En Cambiemos creen que la oposición buscará estirar la discusión, mientras que el oficialismo quiere sacar el tema de agenda lo más rápido posible.

 

 

El proyecto consensuado por la oposición también incluye otro mensaje al Gobierno, que da muestra de la furia que desató en los gobernadores la propuesta oficialista para que las provincias soporten el costo del prorrateo de las facturas, el pedido del presidente Mauricio Macri para que bajen impuestos y los anuncios que hizo María Eugenia Vidal de supuesta rebaja impositiva, que la oposición calificó como “una farsa”. En el último artículo de la ley, el peronismo incluyó una cláusula que indica que el costo fiscal de la ley –la rebaja en la alícuota del IVA para las tarifas de servicios públicos al 10,5%- “será soportado por el Estado Nacional”. El Gobierno había anunciado que presentará en el Senado un proyecto para evitar que las provincias cobren impuestos en las facturas. Una devolución de gentilezas.

 

 

Acorralado por la unidad opositora, el oficialismo buscará el miércoles que la sesión especial sea “lo más breve posible”, al tiempo que explora otra opción para calmar los reclamos. Según adelantó a Letra P un referente de Cambiemos, el Gobierno estudia la posibilidad de subsidiar los intereses del pago en cuotas de tarifas que podrán pedir los consumidores.