X
La Casa Rosada le pidió cancelar entrevistas pero en la Coalición Cívica niegan internas. Cambiemos rechaza impacto electoral del caso y las polémicas declaraciones de la candidata a diputada.
Por 19/10/2017 18:49

El gobierno de Mauricio Macri no encuentra explicación a la salida del libreto de campaña que exhibió Elisa Carrió en los últimos diez días y nada más ni nada menos que sobre la desaparición de Santiago Maldonado, un tema sensible que explota mediáticamente a cinco días de las elecciones generales, con la aparición de un cuerpo flotando en el río Chubut. La primera candidata a diputada por la Ciudad venía respetando a rajatabla el discurso proselitista de Cambiemos hasta que descarriló y puso en alerta a la Casa Rosada, que teme por el impacto político de la situación, aunque descree de un retroceso palpable en las urnas este domingo.

En el debate de candidatos a diputados, que Carrió compartió con Daniel Filmus (Unidad Porteña), Martín Lousteau (Evolución), Matías Tombolini (1País) y Marcelo Ramal (FIT), poco se analizó sobre quién pudo haber ganado o perdido. El foco se concentró en una declaración de la chaqueña, ante una pregunta del candidato del FIT sobre la desaparición del artesano. “Cuando sepa que no está en Chile voy a hablar. Hay 20 por ciento de posibilidades de que este chico esté en Chile”, lanzó la líder de la Coalición Cívica y generó una ola de rechazo en redes sociales y en la oposición. Ante esa curiosa afirmación, fuentes de Cambiemos y Vamos Juntos se limitaron a marcar que los dichos de Carrió correspondían a información judicial y formaba parte de una de las hipótesis de la investigación.

 

 

Lo que era un exabrupto en el medio de operaciones y cruces políticos por doquier, terminó por ser una declaración fuera de todo análisis concienzudo cuando buzos de la Prefectura Naval Argentina encontraron un cuerpo con el DNI de Maldonado en el río Chubut.

El mismo día de la aparición en la Pu Lof Resistencia Cushamen, también en TN, la diputada volvió a ubicarse en el centro de la polémica. Tras cerrar la campaña junto a Macri en el microestadio de Ferro, fue al programa Los Leuco e hizo una comparación inexplicable sobre el estado del cuerpo hallado. En el envío se describía las condiciones en que fue encontrado el cuerpo y el factor de conservación que podría haber jugado la temperatura baja del curso de agua, Carrió comparó: “Como Walt Disney”.

 

 

La candidata recibió un repudio generalizado y un reproche solapado por parte del Gobierno. La mesa de campaña decidió sacarla de los medios de comunicación y comunicó que también se cancelaban los cierres de campaña y la prohibición de actividades mediáticas corría para todos los candidatos, algo que no era verdad. Si bien la misma instrucción recibieron los ministros nacionales, incluso los alejados de la política y los temas espinosos, la gobernadora María Eugenia Vidal y Graciela Ocaña continuaron con sus entrevistas programadas. La gobernadora no es candidata pero se cargó la campaña al hombro y la ex titular del PAMI encabeza la boleta de diputados nacionales de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires, lo cual contradice esa presunta directiva de la Mesa Nacional.

La jefatura de campaña porteña se adhirió a la bajada de línea de la Casa Rosada el miércoles a primera hora. Fuentes de la Coalición Cívica aclaran que los cortocircuitos se frenaron rápido porque la propia Carrió consideró suspender sus entrevistas pactadas con Intratables y Morfi Telefé, en línea con lo que pedían Macri y Marcos Peña. En el ex ARI explican que “nadie le prohíbe hablar”. “Ella no habla por prudencia, no le pide permiso para hablar ni a Macri ni al Papa. Habla cuando quiere y guarda silencio cuando ella quiera. A ella nadie le da órdenes”, retrucan.

No obstante, en el Gobierno hay quienes sacan pecho y destacan el rápido ordenamiento de la candidata, que estará en su casa de Exaltación de la Cruz hasta el domingo. Desde hace meses que Carrió se plegó totalmente al libreto macrista de campaña y dejó de lado el fuego amigo que en algún momento sufrieron Cristian Ritondo, Silvia Majdalani o Daniel Angelici. La chaqueña olvidó sus diferencias internas y privilegió encaminar en buenos términos la campaña a las PASO, que culminó con un resultado histórico en la Ciudad. Todo iba viento en popa hasta la triste comparación con Walt Disney, que molestó en Casa Rosada, aunque en el oficialismo explican que “no fue ni un chiste, ni mala leche, ni falta de respeto”.

Horas después, Carrió debió pedir disculpas públicas a la familia por medio de Twitter. Nuevamente, el mismo interrogante: ¿Decisión personal o presión de Balcarce 50? El miércoles por la noche esa pequeña fisura entre la Coalición Cívica y el PRO parecía reparada, pero al día siguiente se volvió al mismo estado de situación.

 

 

El jueves, una nota publicada en el diario La Nación volvió a reanimar la guerra de nervios entre el Presidente y su aliada, que si bien compite en la Ciudad se presentó como candidata nacional, con recorridas por Santa Fe, Chaco y algunos puntos de la provincia de Buenos Aires. En la Coalición Cívica reaccionaron ante una búsqueda del Gobierno de exponer a Carrió por sus dichos. En paralelo, colaboradores de la chaqueña intuyen un intento por desviar el tema para que no se hable en los medios sobre el rol de las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia -cuestionados por Lilita- en la desaparición forzada de Maldonado.

En Cambiemos nadie justifica las polémicas declaraciones, pero tampoco ningún dirigente ni funcionario la corregirá en público. Bien lo sabe Peña, que nuevamente volvió a estar en el ojo de la tormenta de Carrió. El jefe de Gabinete podrá definir la política de comunicación y el discurso de campaña, pero nada de lo que haga lo hará sin consultar con el Presidente. Así razonan, por estas horas, en las filas del ex ARI. Meses atrás, el témpano de hielo entre el ministro coordinador y Lilita se había descongelado y la chaqueña únicamente persistía con sus dardos hacia Jaime Durán Barba. Con el tiempo, logró trabar una buena relación con el socio del ecuatoriano, Santiago Nieto, merced a un acercamiento propiciado por Diego Santilli

La decisión de bajar el perfil y suspender algunas entrevistas contó con el visto bueno de Horacio Rodríguez Larreta, principal promotor de la candidatura de líder de la CC y jefe político del PRO en la Ciudad de Buenos Aires. La química entre el alcalde y Carrió se mantiene y en la Jefatura de Gobierno se muestran optimistas de cara al domingo. “La gente no va a dejar de votar por una declaración desafortunada. El voto no te lo define ni el microclima político ni el del periodismo”, evalúan.

 

 

“A Cristina la votaron por decir cualquier barbaridad”, justifican desde la Coalición Cívica. Ese análisis se mantiene firme porque los primeros sondeos que Cambiemos activó sobre el impacto del caso Maldonado y las declaraciones de Carrió no modificarían el escenario electoral. Según pudo saber Letra P, en la recta final de la campaña y a horas de los comicios, la coalición de gobierno desconfía de la influencia del caso en las elecciones.

Al estar Carrió en el centro de la escena por sus polémicos dichos, el Gobierno puede hacer una pausa y analizar cómo seguir ante un caso que tiene paralizado el aparato de comunicación gubernamental. Al mismo tiempo, se evade el foco sobre la ministra Patricia Bullrich, el rol de las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia, que son los organismos a los que, casualmente, la Coalición Cívica pide observar.

“Es lógico el rol de Peña. Él quiere que el ganador exclusivo del domingo sea Macri, pero tiene que entender que Carrió no quiere su lugar”, admiten, furiosos, en la Coalición Cívica. En el medio de este mar de especulaciones y nervios entre la Rosada y la CC, distintos dirigentes del partido de Carrió salieron a defenderla en las redes sociales.