UNIVERSIDADES

Ahora Alfonsín: quién es el nieto del expresidente que pisa fuerte en la UBA

Es el secretario general más joven de la casa de estudios. Mueve los hilos de la gestión diaria y maneja la agenda judicial. Lazos de familia e interna de JxC.

Juan Alfonsín dice que en su familia se discute mucho de política. El apellido es un sello en la historia del radicalismo del que se apropió como militante en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), siempre en la Franja Morada liderada por Emiliano Yacobitti. Desde agosto de 2022 el nieto del expresidente Raúl Alfonsín, con apenas 29 años, es la persona más joven en ocupar la Secretaría General en la historia de la casa de altos estudios, en la que el también diputado nacional es vicerrector, secundando a Ricardo Gelpi, exdecano de Medicina.

 

La dupla Gelpi-Yacobitti desplazó a Derecho y a la construcción de los hermanos Carlos y Juan Pablo Más Vélez del Rectorado de la UBA. Juan Alfonsín militó en esa unidad académica, llegó a ser consejero directivo por el claustro de estudiantes entre 2015 y 2019 y después consejero superior de la última gestión de la UBA que encabezó Alberto Barbieri, exdecano de Económicas.

 

En esa rosca política, el actual secretario -una suerte de jefe de gabinete de la gestión- fue un aliado en el fichero que comanda Yacobitti, exvicedecano de Económicas y diputado de Evolución Radical. Esa cercanía no solo se construyó en los pasillos o las mesas de la imponente sede de Derecho, también se alimentó en reuniones familiares, ya que su prima Clara Alconada, hija de Ana María Alfonsín, una de las hijas del expresidente, y de Carlos Alconada, es la esposa de Yacobitti.

 

Juan Alfonsín es hijo de Javier, el más chico de los hijos del histórico referente radical, y es el más joven de los secretarios generales que tuvo la UBA. En esa tarea está secundado por Leandro González, como subsecretario, también del espacio radical de Derecho y de su misma generación. En su entorno aseguran que no quedó resentido el vínculo con los hermanos Más Vélez por el corrimiento del Rectorado. Juan Pablo había sido el vicerrector de Barbieri y hoy su cargo lo ocupa Yacobitti.

 

Para hablar de una continuidad en las buenas relaciones ante la nueva gestión UBA, citan la sintonía con Leandro Vergara, decano de Derecho e integrante del equipo de los Más Vélez, y el trabajo de Cristina Carreras Lobo, del equipo de Alfonsín en la secretaría de Vinculación Estudiantil e Innovación Social de esa facultad. Más allá de la política universitaria y la gestión de la UBA, ambos sectores disputan y coinciden en la agenda judicial: comparten espacio en el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, donde otro radical con apellido influyente en el radicalismo como Ricardo Gil Lavedra ganó en 2022 la presidencia, y en el Consejo de la Magistratura porteño.

 

En un año electoral que arrancó a pura rosca, el espacio al que pertenece Alfonsín, Evolución Radical, tiene entre sus objetivos impulsar la candidatura de Martín Lousteau como jefe de Gobierno porteño. Sin embargo, en una coyuntura en la que algunos radicales como el intendente Gustavo Posse y el diputado Martín Tetaz arriesgan la posibilidad de establecer un acuerdo con Javier Milei; para el sector que lidera el nieto de Raúl y sobrino de Ricardo, embajador en España, eso es un límite.

 

Así como lo había marcado su abuelo con Macri, cuando en 2007 le dijo al periodista Mauro Viale que “en la concertación” que quería había límites como el oficialismo, representado en ese momento por el kirchnerismo, y la derecha que era Mauricio Macri, a fin de –decían- no “traicionar sus principios”; su nieto parece querer poder delimitar otro lugar del radicalismo en la alianza de Juntos por el Cambio y desestimar esas voces que convocan a la necesidad de sumar al líder de La Libertad Avanza.

 

Justamente en el espacio que lidera Alfonsín, la formación política nació y se consolida con la universidad pública como plataforma y cuestionan las declaraciones de Milei, quien no solo planteó el arancelamiento, sino que también cuestionó a la UBA por "adoctrinar a la gente para que robe". 

 

Incómodos y críticos con el gobierno de Cambiemos de 2015 a 2019, ese sector destaca, sin embargo, la tarea de los tres secretarios de Políticas Universitarias de esa gestión Albor Cantard, exdiputado y exrector de la Universidad Nacional del Litoral; Danya Tavela, exvicerrectora de la Universidad Nacional del Noroeste; y Pablo Domenichini, rector de la Universidad Nacional de Almirante Brown.

 

Si bien Juan Alfonsín fue candidato a diputado suplente en la elección de 2021, en su entorno dicen que no tiene un cargo donde proyectarse. Desde 2022 asume la gestión de la UBA en la que hay otro Alfonsín en el equipo: Ricardo Alfonsín, su primo, hijo del embajador, al que llaman “el verdadero Ricardito”, y ejerce como responsable de Políticas de Diseño e Innovación Tecnológica. Ambos de la tropa Yacobitti, no cuestionan la decisión de padre y tío de hacer buenas migas con el Frente de Todos y conseguir un cargo político diplomático. El argumento, lo defienden, es que consultó al partido y lo apoyaron. En un 2023 que recién empieza, en las discusiones familiares de los Alfonsín el tema es el nuevo rol del radicalismo en JxC.

 

Los gobernadores de Juntos por el Cambio dudan de que se pueda avanzar con el Consejo de Mayo.
Axel Kicillof, en el acto en la Quinta de San Vicente.

También te puede interesar