18|1|2023

Yacobitti le birla un casillero a Angelici y gana más poder en la UBA

26 de mayo de 2022

26 de mayo de 2022

En otro episodio de una interna añeja, el armador de Evolución corrió a un alfil del extitular de Boca y se perfila como futuro vicerrector de la universidad.

La renuncia de Alberto Barbieri a forzar un tercer mandato al frente de la Universidad de Buenos Aires (UBA) se conoció de boca del propio rector en los últimos días de abril pasado. Como anticipó Letra P, junto con el anuncio de su salida se instalaron en el ámbito universitario los nombres del decano de la Facultad de Medicina, Ricardo Gelpi, y del diputado nacional y vicedecano de Ciencias Económicas, Emiliano Yacobitti, para encabezar la nueva conducción de la casa de estudios más importante del país. Más allá del cambio de figuras, las nuevas autoridades prefiguraban una continuidad de la alianza entre sectores del radicalismo y el peronismo que comandan la institución. Sin embargo, el ascenso del armador de Evolución es un movimiento disruptivo en el ajedrez político universitario. Implica el desplazamiento de la vicerrectoría de Juan Pablo Mas Vélez, referente de la Facultad de Derecho y ligado al expresidente de Boca y empresario binguero Daniel Angelici, lo que prefigura una nueva batalla entre los dos referentes de la UCR porteña.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La decisión de Barbieri, de buen vínculo con el Gobierno, se conoció el 27 de abril durante una sesión del Consejo Superior, pero las negociaciones ya estaban en marcha tras las elecciones de centros de estudiantes que tuvieron lugar en la primera semana de ese mes, y en las que el radicalismo en sus diferentes formatos consolidó su poder en las seis facultades que conducía: Derecho, Medicina, Psicología, Económicas, Arquitectura y Odontología. 

 

En ese mapa posterior a las elecciones en las 13 facultades de la UBA, Yacobitti consolidó su armado en dos unidades académicas claves: Económicas, su base histórica, y también en Derecho, donde ejerció su despliegue para quedarse con cuatro sillas propias en el Consejo Directivo y neutralizó las pretensiones de La Cámpora en el centro de estudiantes, donde la alianza de Nuevo Derecho y Franja Morada, a partir de un acuerdo con el legislador socialista de Juntos por el Cambio Roy Cortina, relegaron al segundo lugar a la organización peronista.

 

Esta es la sorpresa y la novedad del avance del sector radical que lidera Yacobitti y que mueve el tablero, ya que en Económicas hace años que viene mostrando su poderío con Nuevo Espacio, un armado que reversiona a la Franja Morada y lo llevó a ser vicedecano. Ahora, todo indica que dará el salto secundando en la cima de la UBA a Gelpi, doctor en Medicina graduado en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y cercano a Carlos Rojo, presidente de la Asociación de Médicos Municipales que pisa fuerte en el armado de listas y tiene a su hijo Matías Rojo, graduado y consejero, como pieza clave en esa facultad.

 

En Derecho, el apellido fuerte es Mas Vélez, el que comparten los hermanos Carlos y Juan Pablo, ambos abogados y aliados de Angelici. Carlos es reconocido como conductor político de esa facultad, en la que es consejero del claustro de Graduados. Juan Pablo es actual vicerrector de la UBA y uno de los responsables del reciente triunfo de Ricardo Gil Laavedra en el Colegio Público de Abogados. En Derecho se realizó, por ejemplo, el acto de cierre de listas de la fórmula que le ganó al histórico Carlos Rizzo.

 

Los Mas Vélez retuvieron la conducción de Derecho con una fórmula que les responde: Leandro Vergara, también decano de Derecho de la Universidad de Palermo, y Silvia Nonna, profesora y exsecretaria académica. Ahora, deberán convivir con un Consejo Directivo donde tiene alfiles Yacobitti. El ladero político del senador porteño Martín Lousteau parece haber ganado suficiente peso como para ubicarse como número 2 de la UBA en detrimento del angelicismo, al que ya relegó en la conducción del comité radical porteño.

 

Con la rosca en marcha, el calendario establecido indica que el 24 de junio se reunirá la asamblea universitaria integrada por un total de 236 consejeros y consejeras para elegir quién ocupará el rectorado hasta 2026. Aunque el resultado parece cantado, en las facultades de Ciencias Exactas, Sociales y Filosofía y Letras hay cuestionamientos a la figura de Yacobitti. Allí, Gelpi deberá buscar consensos si quiere asegurarse esos votos.

 

Esa disconformidad no está claro si se manifestará en una abstención al momento de votar o en un voto diferenciado para quien ocupe el rectorado y para la vicerrectoría. Otra alternativa que analizan los sectores opositores es la presentación de una fórmula que presente pelea. En ese escenario, suena fuerte Graciela Morgade, vicedecana de Filosofía y Letras y una de las impulsoras de RUGE, el colectivo multipartidario que desarrolla la agenda de género en el mundo académico. Uno de los argumentos contra la postulación de Yacobitti apela a la paridad: una resolución del Consejo Superior de la UBA establece la igualdad de géneros para la conformación de las listas. Si la subsecretaria de Participación y Democratización Educativa del Ministerio de Educación decide jugar, sería candidata para un cargo que en 200 años jamás ocupó una mujer.