16|9|2022

El peronismo, la izquierda y una breve historia de sus alianzas electorales

07 de agosto de 2022

07 de agosto de 2022

El anuncio por parte de Patria Grande (Juan Grabois) y el Instrumento Electoral para la Unidad Popular (Claudio Lozano-CTA) de que revisarán su pertenencia al Frente de Todos y las señales en el mismo sentido de parte del Partido Comunista, llevaron a este breve repaso del vínculo electoral del peronismo con la izquierda a lo largo de toda su historia.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Definido por su fundador como superador de la muy parisina categoría de izquierda y derecha, tuvo el peronismo sin embargo desde el día cero vínculos electorales concretos con partidos de izquierda (y de derecha también claro, pero esa es otra nota).

 

Para las elecciones presidenciales de 1946, el entonces coronel Juan Domingo Perón apoyó formalmente su candidatura en tres “patas”, una de ellas, el Partido Laborista, tenía una pertenencia que podríamos considerar de centroizquierda, producto de su matriz sindical y su intento más o menos visible de imitar al Labour Party inglés y otros similares de la época.  Más allá de lo partidario electoral, es sabido que el joven coronel sumó a muchos dirigentes provenientes del socialismo y el ala yrigoyenista de la UCR.

 

Para su reelección en 1951, Perón ya había unificado a todos los partidos que lo apoyaban en uno solo, el partido peronista, aunque es en esa década que se suman al peronismo, con diferentes motivaciones, sectores de la izquierda socialista, comunista y hasta trotskista.

 

Proscrito durante largos 18 años en los cuales apeló a sellos electorales que de manera restringida se presentaron en distintas provincias con suerte dispar e incluso futuros autónomos (Unión Popular, Tres Banderas, Movimiento Popular Neuquino, etc.) hubo que esperar a 1973 para que el peronismo pudiera volver a participar de elecciones libremente y lo hizo en el legendario Frente Justicialista de Liberación Nacional, que agrupó dentro de sí a partidos de izquierda como el Partido Social Cristiano, desprendimiento por izquierda de la democracia cristiana, el filo comunista Encuentro Nacional de los Argentinos y el filo socialista Movimiento Socialista de Liberación Nacional. Todos de vida efímera. El Frente de Izquierda Popular (FIP), de “El Colorado” Abelardo Ramos, representante de lo que era la izquierda nacional o la izquierda criolla (en oposición a la otra que veían como eurocéntrica) prefirió ir por afuera, pero compartiendo la boleta presidencial con la fórmula Juan Domingo Perón - María Estela Martínez de Perón. Alguna vez la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner contó que uso ese instrumento para votar al General en los comicios de septiembre del 73.

 

Vuelta ya la democracia, las candidaturas de Italo Argentino Luder y Deolindo Felipe Bittel a la Presidencia y vice de fue acompañada por el Partido Comunista que, con la boleta 12, llevaba sus propios candidatos legislativos y pedía a sus afiliados y simpatizantes completarlas con la del candidato justicialista. Sin postulantess propios, los maoístas del Partido Comunista Revolucionario también pedían el voto por la lista 2 del Partido Justicialista al igual que la efímera Corriente de Liberación Nacional. Aunque finalmente no hizo falta (Raúl Alfonsín logró mayoría propia) la rama “Popular” del socialismo (contemplativa con el peronismo a diferencia de sus “primos” democráticos), que candidateaba a Guillermo Estévez Boero, adelanto su apoyo a Luder en el Colegio Electoral.

 

En 1989, la candidatura de Carlos Menem se promovía desde el Frente Justicialista de Unidad Popular (FREJUPO) que agrupaba a distintos partidos de derecha a izquierda junto al PJ. Entre ellos, el entonces todavía relevante Partido Intransigente (de Oscar Alende) el FIP renombrado como Movimiento Patriótico de Liberación (MPL) la versión “Autentica” del Socialismo, el sello electoral del PCR que es el Partido del Trabajo y del Pueblo y los Demócratas Cristianos ya sin la fuerza de antaño.

 

Para la reelección de Menem en 1995, en el renombrado Frente Justicialista Federal, de todos ellos solo quedaba MPL, que poco tiempo después se diluiría motus propio en el PJ. Un desprendimiento “por izquierda” del peronismo, armaba el Frente País Solidario (FrePaSo) y junto con varios partidos de izquierda como el PI, el PC, los socialistas (democráticos y populares), el PDC y otros promovían la candidatura de José Octavio Bordón.

 

El año 1999 encontró a Eduardo Duhalde buscando separarse lo justo y necesario de la gestión Menem (spoiler, no lo logró) y en ese afán, sumó a la Concertación Justicialista para el Cambio al ya escuálido Política Abierta para la Integración Social (PAIS) de Bordón y el desprendimiento socialista del ex Intendente rosarino Héctor Caballero, Partido por el Progreso Social. Dato de color: En ese marco, asomó como referente “por izquierda” dentro del PJ, el entonces Gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner que fundó el Grupo Calafate desde donde se promovió una fórmula conjunta Duhalde-CFK que finalmente no prosperó.

 

Para la elección de 2003, el peronismo se dividió legalmente en tres y el Frente Para la Victoria que sostenía la fórmula integrada por Néstor Kirchner y Daniel Scioli contenía por izquierda a los mencionados PPS, PAIS, el Partido de la Victoria y – todo un dato de lo que vendría - al “setentista” Memoria y Movilización Social. Ni Menem ni Adolfo Rodríguez Saa, los otros dos candidatos peronistas, sumaron partidos de izquierda o centroizquierda a sus alianzas electorales.

 

Pasado el gobierno de Kirchner, la candidatura de CFK junto a Julio Cobos en 2007 también por el Frente para la Victoria no solo sumó dirigentes de la UCR sino también varios partidos de lo que se empezaba a llamar ya no tanto izquierda sino progresismo. El Frente Grande (ya disminuido sin Chacho Álvarez, retirado), el PI, el Polo Social (del cura Luis Farinello), Libres del Sur (Humberto Tumini) la rama bonaerense del socialismo, y los mencionados PPS, PV y MyMS fueron parte del triunfo de CFK.

 

La candidatura a la reelección de CFK dio más espacio aún al progresismo: a los mencionados FG, PI, PPS, PV y MyMS se sumaron el PC, el Nuevo Encuentro de Martin Sabattella (señalado por muchos como “responsable” de la derrota de Kirchner en las legislativas de 2009 al haberle abierto justamente una opción por izquierda a los votantes) los humanistas de Silo, los verdes, el Partido Solidario de Carlos Heller y el MILES de Luis D´Elía entre otros sellos menores que conformaron el nuevo FpV.

 

La fallida dupla Daniel Scioli - Carlos Zanini también fue por el FpV y con un “esqueleto” electoral similar: El PJ junto al PC, PH, FG, PV, NE, MyMS, PPS, MILES, Polo Social y el Partido Comunista Autentico, desprendimiento del PC tradicional que acompañaba a los Kirchner casi desde los inicios, pero no tenía personería electoral.

 

Finalmente, en 2019 el Frente de Todos amplió aún más esa base y la dupla de los Fernández sumó por izquierda (aunque no solo por ahí) a históricos acompañantes electorales K como el PI, PC, FG, PV, Solidario, Nuevo Encuentro, Polo Social, Comunista Auténtico, etc. y a nuevos como el Proyecto Sur del fallecido Pino Solanas, un desprendimiento de Libres del Sur liderado por Victoria Donda y los ahora “díscolos” Patria Grande y el Instrumento Electoral para la Unidad Popular. También volvieron a acompañar formalmente al peronismo por primera vez desde 1989 los maoístas del PCR-PTP