24|11|2022

Las encuestas le sonríen al schiarettismo en Marcos Juárez y alteran a JxC

10 de agosto de 2022

10 de agosto de 2022

Los sondeos de ambos bandos favorecen a Crescente, candidata cordobesista. El oficialismo local espera refuerzos de Buenos Aires para remontar la cuesta.

CÓRDOBA (Corresponsalía) El cordobesismo y Juntos por el Cambio (JxC), las principales fuerzas en pugna en las elecciones para la renovación de autoridades en Marcos Juárez, transitan con distinto ánimo las semanas previas a la cita electoral del 11 de septiembre próximo, la más importante del año en la provincia por el impacto que tendrán los resultados en el kilómetro cero de Cambiemos en la carrera hacia la gobernación del año que viene.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

A un mes de la fecha pactada, distintas encuestas muestran un consolidado liderazgo, en intención de voto, de la fórmula de Unión Vecinal Marcos Juárez, que encabezan Verónica Crescente y Eduardo Foresi, con el padrinazgo del Panal.

 

El binomio opositor, que representa la fusión entre el vecinalismo marcosjuarense y Hacemos por Córdoba, proyecta una cantidad de adhesiones cercana al 40 por ciento, con una diferencia que oscila entre diez puntos, según relevamientos propios, y siete puntos, de acuerdo a los números que manejan en JxC.

 

En el oficialismo local mantienen mesura y apuestan al crecimiento de la fórmula que buscará un tercer período en la intendencia, con Sara Majorel, presidenta del Concejo Deliberante, y el actual mandatario, Pedro Dellarossa, quien obtuvo sendos triunfos en 2014 y 2018 y ostenta alta estima en la ciudad, como primer postulante a concejal.

 

Según interpretan, la brecha entre ambas candidatas tiende a disminuir. Confían también en que, ante las urnas, el electorado optará por "los únicos garantes” de la continuidad de una gestión que tiene una aprobación del 75%. 

 

Con Juan

Ambas aspirantes son de algún modo herederas de la gestión municipal. Por ese motivo, el argumento de la continuidad no es rebatido con firmeza por las voces de la fuerza opositora. Por el contrario, remarcan que habrá nuevos proyectos más que un rotundo cambio de rumbo. Similitudes que se constatan al repasar las propuestas expresadas hasta aquí por ambas postulantes.

 

El garante de los proyectos vecinalistas sería, nada menos, el gobernador Juan Schiaretti, quien también goza de una elevada valoración positiva. “Tenemos el apoyo de un gobierno que cumple con lo que promete. Se ve en las obras, en salud, en educación”, afirma Foresi, quien aceptó el segundo lugar de la fórmula pese a ser el preferido por el peronismo local.

 

De buena imagen también goza Crescente, exsecretaria general del gobierno de Dellarossa, a quien adjudican la misma condición de gestora que presume Schiaretti. “Es la única que puede mostrar gestión. Ella manejó la situación en los peores momentos de pandemia. La gente sabe de su fuerza”, añade Foresi, director del Hospital Abel Ayerza.

 

En diálogo con Letra P, el candidato a viceintendente remarca que la Unión Vecinal es fiel representante de la gestión de Hacemos por Córdoba. Como tal, sin prevalencia del movimiento que mayor rechazo concita en la región sudeste y más rica de la provincia: el kirchnerismo. Reafirmando aquella pertenencia, para las próximas semanas se esperan nuevas visitas de figuras cordobesistas. Además del gobernador, aguardan los apoyos explícitos de los dos intendentes más reputados, acaso los elegidos para representar a HxC en la puja por la gobernación de 2023: el capitalino Martín Llaryora y el riocuartense Juan Manuel Llamosas. Dos presencias que acreditarían una continuidad que es puesta en dudas por Dellarossa.

 

Con Horacio

“A Schiaretti le queda un año más de gobierno. La gente sabe que no estará más. ¿Quién completará las obras entonces? ¿Están garantizados los fondos? Dicen que el candidato será Llaryora, que no es lo mismo. No piensan igual. ¿Es K o peronista federal?”. Las dudas que expresa Dellarossa no solo apuntan a la amalgama peronista que ha quedado bajo la candidatura de Crescente. También siembra dudas sobre la factibilidad de sus propuestas.

 

“Ellos hacen las mismas propuestas, pero nosotros sabemos cómo llevarlas a cabo, como hemos demostrado en ocho años. PJ y vecinalismo ya han gobernado juntos y fueron un desastre. Nos dejaron una situación de quebranto. En 2014, tuve que afrontar una deuda de 40 millones de pesos de entonces”, evoca el actual mandatario.

 

Pese a la creciente aspereza de sus declaraciones, el también precandidato a gobernador asegura que las chances de Majorel son “sólidas”. “Estamos bien. Uno tiene olfato y anda por las calles, conoce al electorado. No hay que creer en operaciones”, señala, en alusión a las encuestas que circulan por Marcos Juárez.

 

No obstante, admite que será importante la continuidad de las excursiones de figuras cambiemistas. En particular, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, a quien esperan para fines de agosto. Hasta entonces seguirán desfilando varios nombres. Algunos ya han pasado estas semanas, como el senador y precandidato a gobernador Luis Juez, los diputados nacionales de la UCR Rodrigo de Loredo y Mario Negri, y las referentes amarillas Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal.

 

“Nos conviene la nacionalización. El próximo gobierno nacional será de JxC, sin dudas. La gente sabe que necesita una gestión municipal con buena sintonía y contactos con ese gobierno. Por equipo, trayectoria y capacidad, esos somos nosotros. Sara Majorel es la única que puede asegurarlo. La oposición tiene actores ocultos, ni siquiera asumen que juegan con y para los K”, analiza.

 

En el partido amarillo ratifican que habrá apoyo, sin especulaciones, para sus representantes. “No obstante, remarcan que la situación desventajosa parte de erróneas decisiones del taita marcosjuarense. “Se equivocó en la elección de la candidata, tanto por su prioridad como por el destrato a Crescente", puntualizan.

 

En tal dirección recuerdan que en 2018 el propio intendente decidió “alambrar” su terruño y pidió que los referentes amarillos del país, por entonces en plena caída, no “se molestaran” en ir. Cuatro años después “pide a gritos que bajen y lo ayuden”, ironizan.