26|1|2023

El schiarettismo mete una cuña y amenaza el kilómetro cero de JxC

11 de julio de 2022

11 de julio de 2022

Verónica Crescente, exmano derecha del intendente Dellarossa, será la candidata en septiembre de la alianza del PJ y la Unión Vecinal en Marcos Juárez. 

CÓRDOBA (Corresponsalía) Verónica Crescente será la candidata a intendente de Marcos Juárez por la alianza que han refrendado Hacemos por Córdoba (HxC) y la Unión Vecinal, para las elecciones que se celebrarán el 11 de septiembre. La exsecretaria general del gobierno del intendente Pedro Dellarossa en la ciudad donde nació Cambiemos, será secundada por Eduardo Foresi, director del hospital Abel Ayerza, quien hasta hace unas semanas parecía el nombre cantado para representar al peronismo local, en el que también confluyen sectores cercanos al kirchnerismo. De esta manera, con una astilla del palo del propio jefe comunal, el schiarettismo mete una cuña en el kilómetro cero de Juntos por el Cambio y apuesta a dar el batacazo que corte el envión triunfal que la oposición busca encadenar para llegar al Panal en 2023, tras su rotunda victoria en las legislativas de 2021. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La confirmación oficial se produjo en la mañana de este lunes, tras varios días de expectativas y especulaciones. Según distintas mediciones, Crescente es la figura política con mejor imagen y mayor intención de voto, aún a dos meses de los comicios. Buena parte de tal valoración responde a su desempeño como coordinadora de las acciones municipales durante la pandemia. Desde allí proyectó una figura que, entienden en varios campamentos, la validaban como legítima aspirante a la sucesión del intendente, quien se apresta a cumplir su segundo mandato, sin posibilidad de reelección.

 

Sin embargo, el mandatario se inclinó por Sara Majorel, actual presidenta del Concejo Deliberante. La decisión, asegura, responde a un consenso entre los distintos sectores de la alianza gobernante.

 

Confirmada tal opción, Crescente se alejó de la gestión municipal y comenzó a tejer su propia candidatura desde la Unión Vecinal, partido que integra Hacemos por Córdoba, convirtiéndose en la principal amenaza opositora para las intenciones del oficialismo. Ostentando tal convicción terminó imponiéndose en la compulsa a Foresi, excandidato a intendente por el cordobesismo en 2018 y “número puesto” para los comicios de septiembre.

 

No obstante, el médico será el postulante a primer concejal. En los hechos, viceintendente y posible presidente del Concejo Deliberante.

 

Kilómetro cero

La elección no solo será la única del año en tierra cordobesa. Marcos Juárez es considerado el punto inicial para la consolidación de la coalición cambiemista. En 2014, Dellarossa fue el primer intendente electo bajo rótulo de Cambiemos. Cuatro años después repetiría, ya como Juntos por el Cambio.

 

El respaldo obtenido, junto a la alta valoración de su gestión, impulsa al ingeniero a explorar sus posibilidades como gobernador. También le ha valido para mostrar un sólido apoyo de la estructura partidaria para Sara Majorel. Al acto oficial de confirmación de candidaturas llegaron el senador Luis Juez, las diputadas Laura Rodríguez Machado y Soher el Sukaria, el diputado nacional Gustavo Santos y figuras provinciales. Si bien el presidente del comité provincial del radicalismo cordobés, el diputado Macros Carasso, se sumó a la comitiva, no fueron pocas las miradas que pusieron el foco en las ausencias de Rodrigo De Loredo, Mario Negri y Ramón Mestre, acaso las figuras más importantes de la UCR mediterránea.

 

En declaraciones a Letra P, Dellarossa, quien fuera dirigente vecinalista hasta su afiliación al PRO, dijo no temer un resultado adverso. “Nuestra gestión es muy bien valorada. Nuestro municipio está ordenado, crece y es ejemplo. Somos un equipo, mal que le pese a algunos”, expresó, tras lamentar que Crescente no aceptara las reglas de juego.

 

En ese marco, también apuntó contra el peronismo local, al que ve más cercano al kirchnerismo que al gobernador Juan Schiaretti, con quien mantiene un muy buen vínculo. No obstante, el actual intendente tomó una decisión que se presta a lecturas contrarias: será el candidato a primer concejal por el oficialismo. En otras palabras, reeditará su pulseada con Foresi, pero para un segundo peldaño que parece mucho más significativo que cuatro años atrás.

 

En aquel 2018, Dellarossa se impuso por casi 15 puntos al candidato de la entente Unión por Córdoba (hoy Hacemos por Córdoba) más Unión Vecinal. Sin embargo, la sintonía con el Panal ubicó al jefe comunal marcosjuarense dentro del pelotón de alianzas cordobesistas.

 

Cuatro años después las frecuencias parecen haber cambiado. Esta vez, bajo armado de Juan Carlos Massei, actual ministro de Gobierno y referente obligado del departamento Marcos Juárez, el justicialismo parece dispuesto a dar el golpe. Entienden que al apoyo estructural le corresponde una fórmula con un binomio de peso y muy bien valorado en la realidad pospandémica. Saben, también, que pegar primero puede ser clave en la antesala de las elecciones para la gobernación, para las que aún no cuentan con un claro favoritismo.

 

En frente, las voces cambiemistas asumen que el escenario es distinto, también para ellas. Sin el taita de la ciudad, frente a un rival potenciado, miden cuidadosamente sus chances. Aunque manifiestan optimismo, ya tomaron un camino muy transitado en Córdoba: reflectar los vínculos entre el cordobesismo y un kirchnerismo que aún muestra vitalidad en el extendido sur provincial.