Pablo Domenichini

“Tengo la decisión de pelear por la intendencia de Esteban Echeverría”

El diputado referente de Evolución en la Tercera sección se anota para 2023 y pide una interna grande. El modelo Ciudad, la guerra con el PRO y nuevas figuras.

Rector de la Universidad Nacional de Almirante Brown (UNaB) y espada legislativa del líder de Evolución, Martín Lousteau, en la Cámara de Diputados bonaerense, Pablo Domenichini va por más y anuncia que peleará por la intendencia de Esteban Echeverría, el bastión peronista de la Tercera sección que comanda Fernando Gray, y anhela una gran interna, “el mejor método” para dirimir candidaturas, dice. En entrevista con Letra P, destaca el crecimiento del espacio que representa y pide replicar en Buenos Aires la fórmula porteña, dice que la UCR tiene más intendentes pero menor poder electoral que antes y enumera los errores cometidos durante la gestión Vidal.

 

Egresado de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, expresidente de la Federación Universitaria Argentina (FUA) y titular de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) del gobierno de Cambiemos, Domenichini defiende la pelea que mantiene su espacio con el oficialismo radical porque insiste con que el partido tiene que recuperar la “vocación real de ser mayoría” para no volver a una alianza política en la que los liderazgos y la posibilidad de incidir en la gestión de gobierno estuvieron desbalanceadas. 

 

El rector de una de las universidades más jóvenes del conurbano, con fecha de arranque en 2019, dice que tienen una matrícula de 4.000 estudiantes, que las carreras más requeridas son las de acompañante terapéutico y las vinculadas a las nuevas tecnologías, reconoce buen vínculo con el intendente peronista Mariano Cascallares y con el ministro de Educación Nacional Jaime Perczyk, al que diferencia de Nicolás Trotta y pondera por su gestión “más cercana”.   

 

-Asumió en la SPU después de la salida de Danya Tavela y hubo críticas a su gestión sobre todo a la inversión en infraestructura universitaria. ¿Cómo fue el vínculo posterior con los rectores y rectoras?

 

-Muy bueno. Formo parte del comité ejecutivo del CIN, soy vice de la comisión de extensión. Cuando asumí, el sistema estaba marcado por un conflicto gremial relacionado con las paritarias de 2018 y la siguiente fue firmada por los 6 gremios docentes. La gran autocrítica es no haber podido garantizar el cumplimiento del sistema de infraestructura; los dos últimos años hubo un parate. Pero voy a dar un ejemplo: la Universidad Nacional de Hurlingham se normalizó en 2015 y en 2019 era una señora universidad. El único período posible de crecimiento que tuvo fue nuestra gestión, así que, si esos laboratorios están ahí, con un rector que hoy es ministro, algunas acciones de crecimiento el sistema tuvo. Pero no me hago el distraído, el convenio para obras de infraestructura se frenó los últimos dos años y esa fue una deuda. 

 

-Algunos sectores del radicalismo afirman que el PRO no le dio al sistema universitario la prioridad que merecía. ¿Coincide?

 

-Hubo un anuncio apresurado de Esteban Bullrich diciendo que el secretario de políticas universitarias iba a ser Juan Cruz Ávila y eso no sucedió. Tanto con Nicky Cantard, que venía de ser rector de la Universidad Nacional del Litoral, como con Tavela, que fue una excelente secretaria, pudimos tener una mirada reformista en la gestión de gobierno sobre la SPU. Tensiones había, pero creo que las saldamos por la positiva. 

 

-¿Cómo conviven ahora sus dos roles, el de rector y el de diputado? 

 

-Estoy ad honorem como rector y cobro la dieta de diputado. Al no haber incompatibilidad de funciones, voy a terminar el año y ocho meses de mi gestión como rector. La universidad está creciendo mucho, estoy abocado en el crecimiento en infraestructura, en ampliar la oferta académica. Veré cómo continúo, hay un equipo consolidado.

 

-¿Y su proyección en la política partidaria?

 

-Mi idea es ser intendente de Esteban Echeverría. Nací en Monte Grande, vivo ahí, mis hijos también. Tengo las ganas y la decisión de encarar esa tarea porque desde l gestión municipal se puede transformar. No me volví loco; es un objetivo muy difícil en el marco del espacio en el que milito y en el del desarrollo electoral de las últimas diez elecciones en particular y en la sección en general.

 

-¿Va a ser candidato en 2023? ¿Si hay otros postulantes debería haber interna?

 

-Sí, todo liderazgo es desafiable; no hay mejor ordenamiento de las listas que el que le da la sociedad. Además, cuando los planteos son complementarios y las construcciones virtuosas, las PASO terminan potenciando. Eso pasó en la provincia con (Facundo) Manes y (Diego) Santilli. Hay que dar las peleas con la vocación de ganar mayorías. Tengo las ganas y la decisión de dar la pelea por la intendencia de Esteban Echeverría y transformar la realidad de las vecinas y vecinos del distrito. Ojalá tengamos unas internas lo más grandes posibles.

 

-¿Qué debates tiene que dar la UCR con el PRO de cara al 2023?

 

-En la provincia nos parece virtuoso lo que Evolución hizo en la Ciudad de Buenos Aires. Me refiero al liderazgo de Lousteau,  a ese proceso político que nos llevó de un radicalismo que sacó 2% de los votos con (Silvana) Giudici como candidata a jefa de gobierno, a una generación nueva que logró generar otro diálogo con la sociedad, se plantó en la coalición y hoy tiene 8 legisladores, diputados nacionales e incidencia en el radicalismo porteño y en el nacional. Eso tiene un trabajo inmenso de Emiliano Yacobitti. Entendimos que había que iniciar un proceso similar en la provincia.

 

-De 2015 a 2019 el radicalismo tuvo a Daniel Salvador acompañando a María Eugenia Vidal…

 

-Sí, tuvimos un vicegobernador, pero en relación a las representaciones, si bien es cierto que tenemos más intendentes que antes -32 contando a Gustavo Posse, algunos dicen 31-, estos gobiernan sobre una menor cantidad de electores en comparación a cuando el radicalismo gobernaba capitales secciones, hoy lideradas por el PRO. Necesitamos una construcción política del radicalismo que tenga vocación real de ser mayoría. 

 

-¿Por qué Tetaz, diputado por la Ciudad, tuvo protagonismo en el plenario bonaerense que Evolución hizo en La Plata? 

 

-Porque hay que consolidar ese funcionamiento de la UCR en la provincia. Después veremos cuando haya que definir candidaturas. Mientras tanto, necesitamos que los dirigentes que tienen volumen nacional y capacidad de entablar una comunicación con la sociedad de forma más directa y con contenido se involucren en la provincia. Eso es lo que vamos a plantear a nivel nacional el 12, cuando nos juntemos en Santa Fe. 

 

-¿Qué hizo mal la UCR en los últimos años en la provincia?

 

-Hay deudas del partido en la última gestión de Vidal. Sobre todo, en discutir y poder incidir en las políticas de gobierno. En la coalición los escenarios están muy desbalanceados. En 2015, llegamos al gobierno con una interna en la que (Mauricio) Macri le ganó 8 a 1 a (Ernesto) Sanz. Es difícil hacerse escuchar después de eso. Valoro la conducción de Maximiliano Abad. Es un dirigente de enormes características, hemos tenido una formación juntos en Franja Morada, ha presidido la FUA dos gestiones antes que yo, pero cada uno tiene que aportar lo mejor desde su espacio.

 

karina milei pasa la motosierra a la lista de invitados del pacto de mayo
Máximo Kirchner

También te puede interesar