03|9|2021

La hot line de Máximo, Macri offshore, el tono del Colo y el relleno de Mariotto

24 de julio de 2021

24 de julio de 2021

La intimidad de la rosca final: halcones inquietos, un regreso creativo, el Gobierno y lo último que se pierde, los regalos de Vicky y el peluquero de Milman.  

"El gran armador de la Ciudad de Buenos Aires y de la provincia de Buenos Aires es Máximo", repetía uno de los principales dirigentes porteños sobre Kirchner, a quien fue a ver a su despacho en el Congreso para terminar de acordar algunas precandidaturas. Este sábado, la oficina del jefe del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados fue la más concurrida. Mate en mano y siempre fumando, estuvo varias horas trabajando acompañado por Mariano Recalde, titular del PJ porteño, y por la diputada Paula Penacca. Su teléfono no paró de sonar, atento a los distintos cierres. No fue al acto en Escobar y hubo quienes bromearon con que sólo fueron quienes entraban en los helicópteros. El gobernador Axel Kicillof subió a la nave de la Provincia a Victoria Tolosa Paz y a Daniel Gollán. No tuvieron la misma suerte los dos precandidatos a diputados porteños, Leandro Santoro y Gisela Marziotta que hicieron el recorrido en auto.

 

Tolosa Paz rosqueó mucho en los últimos días, un poco por su cargo en la gestión y otro poco por su lugar a la cabeza de la lista. El viernes estuvo en la Casa Rosada, toda una señal que anticipó el lugar que ocuparía. Sin embargo, lo que más llamó la atención en la tarde del sábado fue su ingreso por la explanada con un par de bolsas. Ella misma blanqueó que pasaría a ver al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que fue papá por cuarta vez esta semana. Tolosa Paz eligió un enterito para la bebé. De las dos bolsas que llevaba, la más chica era para Julia. No contó qué llevaba en la más grande... 

 

Colorín Colorado

Por segunda vez en la semana, Diego Santilli desembarcó en La Plata para estampar su firma en la lista de aspirantes a la Cámara baja nacional. Los locales fueron los primeros en llegar al hotel Grand Brizo, donde primero hubo desayuno y después, almuerzo. Con cierto recelo, alguno de los que peleó su lugar hasta último momento marcó que "los porteños" llegaron "más tarde". Como siempre con una logística bien ordenada, Santilli firmó y luego salió a recorrer la ciudad junto al intendente Julio Garro y al exsecretario general de la gobernación Fabián Perechodnik, que por primera vez será precandidato a diputado provincial. Perechodnik, que antes de su amistad con María Eugenia Vidal fue asesor de Daniel Scioli y de Karina Rabolini, sólo tiene un antecendente para un cargo electivo: su intento en el Centro de Estudiantes en su secundario de su ciudad, Azul. Perdió en aquella ocasión. A Santilli le fue bien en el mano a mano con comerciantes y vecinos, aunque lo que más le miraron y sobre lo que más le preguntaron fue sobre el color de su pelo. Hubo gente tratando de analizar cuán colorado es. 

 

Macri, remoto

Vidal, ahora precandidata por la Ciudad, envió cariñosos mensajes a sus colegas de lista vía celular, pero también Mauricio Macri estuvo siguiendo el cierre de listas desde Suiza y llamó, entre otros, a su secretario Dario Nieto, investigado en la causa por las escuchas, que se garantizó un lugar como precandidato a legislador de la Ciudad. El otro lugar por el que pidió especialmente Macri fue el de Hernán Lombardi, con quien habla a diario. Lo que más le preocupaba, dicen en su entorno, es la pelea electoral en Córdoba, por lo que también habló con Gustavo Santos, su exministro de Turismo, a quien no pudo imponer como precandidato a senador. El distrito más antikirchnerista y en el que logró una gran diferencia para ser presidente es el más complicado este año por las peleas internas en Juntos por el Cambio.

 

Pelados

En las listas, a cambio de poner a Vidal en la Ciudad y a Santilli en la provincia, el PRO y Horacio Rodríguez Larreta tuvieron que ceder casi todos los espacios a sus aliados. Por eso festejaba Patricia Bullrich, que se bajó, la cosecha propia. Entre ellos celebraba Gerardo Milman, precandidato a diputado bonaerense en el quinto lugar. El armador y exsecretario de Seguridad no tuvo tiempo en la semana para cortarse el pelo, por lo que pasó en Adrogué por una peluquería a la que nunca antes había ido. El peluquero preguntó si le pasaba la maquinita con número dos o tres, a lo que el precandidato respondió que no sabía. Resultado: llegó a la foto de lanzamiento casi rapado. Para lunes y martes, "Los Patricios" ya agendaron reuniones de trabajo con la exministra de Seguridad para planificar su campaña presidencial, que arrancará en paralelo a la legislativa. Incluso pensarán afiches y la participación de Bullrich en la campaña de las listas, distritos y postulantes donde "se portaron bien" con ella.

 

También el Gobierno salió a la ofensiva con afiches en la vía pública y una serie de spots que se verán en los medios masivos esta semana. La Secretaría de Medios, que comanda Francisco Meritello, lanzó una campaña con el lema "Muchas cosas hechas, muchas cosas por hacer" y el blanqueo de lo que representa la elección legislativa. En letra chica se lee en el ángulo izquierda inferior: Mitad de mandato, compromiso entero. Lo firma Presidencia. Sin gurúes, lo que siempre rechazó Alberto Fernández, volvió a trabajar en el oficialismo el consultor en comunicación política Juan Courel, que fue secretario de Comunicación de Scioli y tuvo un rol destacado en 2019. Bajo su mirada se hizo el spot de la presentación de precandidaturas con el claim "La vida que queremos". En intercambios internos, los cerebros creativos del Gobierno plantearon los ejes que atravesarán el discurso: rendir cuentas y comunicar con datos concretos lo hecho desde que asumió el Presidente. Pero también, tal como se vio y oyó en el discurso de Alberto Fernández, mostrar esperanza y renovar el compromiso para "poner a la Argentina de pie". Retomar lo prometido, que en gran parte quedó postergado por la pandemia, será el eje central. Cristina Kirchner, en cambio, apuntó al hueso con temas menos amorosos como la renegociación con el FMI y con su propio discurso.

 

Relleno, jamás

Cuando fue vice de Scioli dijeron que Gabriel Mariotto era el policía que le ponía el kirchnerismo al gobernador. Este sábado, Mariotto volvió a la Casa Rosada después de que Eduardo de Pedro lo llamara para firmar en la lista de precandidatos a diputados nacionales. El bonaerense, referente de Compromiso Federal, espacio que lidera el puntano Alberto Rodríguez Saá, reclamaba internas en el Frente de Todos. Se las negaron, pero le ofrecieron un lugar en la lista. Mariotto aceptó, pero cuando llegó a Balcarce 50 el lugar era el número 22. Dijo que no era relleno, pero pidió que le dieran esa postulación a Mariano Pinedo, exdiputado provincial por San Antonio de Areco, hincha de independiente y hermano del macrista Federico Pinedo. "Agradeceles a los compañeros", le dijo el hombre de Lomas de Zamora al ministro del Interior.