15|10|2021

Vidal, soldada de Larreta con opción al premio grande

24 de julio de 2021

24 de julio de 2021

Es la ficha clave de la estrategia del alcalde en la Ciudad. Lidera una boleta sin vidalismo pero ya se aseguró el control en la Legislatura y un ministerio.

Un año y medio después de dejar el poder bonaerense, la exgobernadora María Eugenia Vidal vuelve a la arena electoral, pero calzada en el traje de candidata a diputada nacional por la Ciudad. Es la figura insignia de una estrategia liderada por el alcalde Horacio Rodríguez Larreta. El cambio de domicilio le permitirá evitar otro revés electoral en provincia luego del naufragio de su intento por la reelección. También le abrió la puerta para volver a intervenir dentro de la Legislatura porteña, con la nominación de Emmanuel Ferrario, como cabeza de la lista de ediles de Juntos por el Cambio (JxC). El dedazo larretista lo posiciona como eventual viceprimero de la Legislatura y segundo en la sucesión detrás del alcalde que, desde diciembre, comenzará a transitar la segunda parte de su último mandato. 

 

El Plan Canje tuvo su clímax esta semana. Junto con la postulación de Vidal, y su regreso temporario a la rosca porteña, Diego Santilli concluyó su carrera política en la Ciudad de Buenos Aires luego de intervenir en ella por más de dos décadas. Este jueves lanzó su candidatura bonaerense y firmó la renuncia como vicejefe de Gobierno porteño. Su cruce del Riachuelo y la General Paz abre un hueco en la estructura del poder que regula, ordena y vigila Rodríguez Larreta. Una parte será llenada por el vidalismo. Ferrario quedará al frente de la Legislatura y ocupará el sillón que actualmente tiene el legislador Agustín Forchieri, primo de Santilli. Termina su mandato en diciembre y pasará al Ejecutivo para sellar la salida del "santillismo" del control del viejo Concejo Deliberante. 

 

Con la eventual llegada de Ferrario, el vidalismo vuelve a tomar las riendas del legislativo porteño. Vidal tuvo esas riendas entre 2011 y 2015, cuando fue vicejefa del segundo mandato de Mauricio Macri como alcalde.En el entorno de la exgobernadora aseguran que su misión electoral será "nacional", pero sus colaboradores jugarán roles clave en la Ciudad. El esquema se repetirá en la comunicación, porque Vidal se enfocará en nacionalizarse, mientras que la cuestión porteña correrá por cuenta de los demás candidatos y del joven Ferrario. 

 

Además de uno de sus funcionarios más cercanos en la Legislatura, también pondrá a su exministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari, como titular de una futura cartera de Justicia porteña. Tal como anticipó Letra P, el área que actualmente forma parte de la cartera de Seguridad y Justicia, será desdoblada. Durante casi dos años estuvo a cargo de Santilli, pero controlada por su secretario de Seguridad, Marcelo D'Alessandro, que ahora conduce el ministerio. Desde diciembre perderá el área de Justicia y quedará en manos de Ferrari como otro desembarco del vidalismo en la estructura porteña. 

 

Esos nombramientos recompensan la nueva misión que tiene Vidal. Todo, lejos de la provincia de Buenos Aires. En el larretismo aclaran que se trata de un deseo de la exgobernadora que es acompañado por el alcalde. Quizás es una forma del alcalde para preservarse ante un eventual fracaso de su Plan Canje, pero el reparto de poder para recibirla ya está sellado a cuenta del resultado de las próximas elecciones. Vidal encabeza una lista de diputados donde no hay ningún referente suyo en la categoría de diputados nacionales.

 

Ferrario compensa esa soledad de Vidal con el primer lugar de la lista de legisladores porteños. La segunda vidalista de la nómina es la economista marplatense Milagros Gismondi, titular de la Fundación Banco Ciudad. Durante la administración bonaerense de Vidal estuvo en la cartera de Economía debajo de Hernán Lacunza y desde el 20 de agosto de 2019 lo reemplazó en el cargo, cuando fue designado como titular del Palacio de Hacienda en lugar de Nicolás Dujovne.

 

Gismondi va en el puesto 14, dentro de un armado que, para los cálculos del larretismo, aspira a meter 17 legisladores en estas elecciones, cuando hace dos años sumó 16 en comicios históricos donde JxC rompió su propio techo del 50%. Sin embargo, la media del espacio en la pelea legislativa suele lograr 13 o 14 bancas y en este caso, primero deberá medirse con los competidores de Republicanos Unidos, liderados por Ricardo López Murphy, y de Adelante Ciudad, con elextitular de la cartera de Salud, Adolfo Rubinstein

 

En ese pronóstico se juega mucho más que una proyección, porque será la medida del impacto del retorno de Vidal en la Ciudad: un regreso que, si no colma las expectativas, podría tener un impacto directo en la composición del bloque de JxC en la Legislatura.