18|9|2022

15 de junio de 2021

15 de junio de 2021

Así se llaman entre sí. Arman la milicia que alista Bullrich para bajar la pelea grande de JxC al llano bonaerense. Gremialistas, evangelistas y expolicías. 

Patricia Bullrich busca armarse en territorio bonaerense y, para eso, acelera en el cometido de reclutar para su tropa de leales, autodenominada “Los Patricios”. En un contexto de creciente tensión por la disputa del liderazgo opositor, este espacio apunta a sedimentar una estructura propia. Bajo el sello de “Somos Equipo PRO”, en abril  pasado se presentaron en sociedad con una batería de firmantes pero, al momento, el lanzamiento en las redes había quedado solo en eso.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Con el mar de fondo interno, este grupo, que tiene en el núcleo de su plana mayor a exfuncionarios clave del Ministerio de Seguridad, la cartera que comandó Bullrich, acentuó su accionar tendiente a nutrir el espacio de extracciones afines al ideario republicano con el que Patricia busca moldear a sus Patricios. Días atrás, se reunieron en Moreno con el secretario general del Sindicato Argentino de Recicladores (SAREC), Ernesto “Tito” Arienzo, quien supo incursionar en el Frente NOS de Juan José Gómez Centurión.

 

Con ese gremio llegaron a un acuerdo “sin pretensiones”, pero fuentes consultadas recalcan que el SAREC cuenta con presencia “en todas las secciones electorales” de la provincia. Robustecer patas gremiales de ese tenor es una estrategia que Los Patricios ven como un aspecto central para que “la impronta bullrichista” sume musculatura bonaerense. Algo similar observan en sectores de la iglesia evangélica con los que ya han mantenido reuniones, además de miembros retirados de las fuerzas de seguridad.

 

Entre los principales referentes, se identifica como armadora central en la Primera sección electoral a Patricia Vázquez, una jurista que se desempeñó como secretaria de Coordinación en el Ministerio de Seguridad y que en la actualidad figura como una de sus emisarias bonaerenses junto al exsecretario de Seguridad Interior Gerardo Milman. En la Tercera, marcan como armadora a Florencia Arietto. También, enumeran referentes en varios distritos del conurbano y una articulación estrecha con Esteban Bullrich y dirigentes de su sector, como Javier Prida. Dentro de esa mesa chica bullrichista, hay quienes aspiran a inscribir su nombre en un casillero expectante en la lista de JxC a la Cámara baja nacional por la provincia. Para eso, exhibir presencia territorial es una arista a trabajar.

 

Los Patricios hablan en términos genéricos a la hora de describir cuál sería el escenario electoral ideal en JxC: “Es llevar el mejor equipo”, definen con exclamaciones de unidad. Pero, al entrar en mayores precisiones y en tren de “no desperdiciar figuras que son de peso” en una contienda porteña, subrayan lo innecesario de una hipotética interna en la Ciudad entre Bullrich y María Eugenia Vidal. Aseguran que, con esa apuesta, Larreta “desgastaría” la interna PRO y tendría un correlato nocivo en terreno bonaerense.

 

 

A la vez, le vaticinan a Vidal y sus propias aspiraciones a 2023. “Va a dañarse ella como dirigente, porque se comprometió con el bonaerense”, advierten. En esa línea, pero con términos más duros hacia Vidal, se expresó la semana pasada Arietto al etiquetar como “una falta de respeto al pueblo bonaerense que quien tuvo la máxima representación ejecutiva tenga dudas sobre dónde tiene que presentarse en elecciones”.

 

En ese sentido, quieren a Vidal jugando en la provincia y analizan que en 2019 la exgobernadora “sufrió un voto castigo que no era para ella”. En tanto, ven al intendente de Vicente López, Jorge Macri, como un aliado para confrontar un cruce de la General Paz por parte del vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli. Le bajan el precio a ese esquema desplegado por el larretismo en la provincia, al que no le identifican un armado robusto ni trabajo territorial.

 

En términos de construcción, ponderan el “cambio de paradigma” que impulsó como jefa nacional del PRO y la bajada de línea política tendiente a alimentar el frente aunando a quienes “están del lado de la república”, en un engranaje retórico donde evitan hablar de grieta, pero excavan: “Estamos ante dos Argentinas”.

 

A pesar de su auto denominación, Los Patricios enfocan en la necesidad de que no haya personalismos y se muestran receptivos a la mayor amplitud de cara a las elecciones (desde el Peronismo Republicano hasta el GEN y Libertarios). “JxC está muy fuerte más allá de estos dimes y diretes”, entienden, para poner a la unidad “sin internas” como condición central para una demostración de fortaleza “enorme” frente al Gobierno. Mientras tanto, buscan construir en la madre de todas las batallas una tropa de leales para que la jefa pueda lucir ante una posible guerra sin cuartel en el plano interno: Los Patricios.