03|9|2021

El poder de la síntesis, la grieta y la biblia PRO

22 de julio de 2021

22 de julio de 2021

Santilli debutó en (coqueto) suelo bonaerense con un discurso de ocho minutos. Con gestualidad de TV, hizo foco en la seguridad. Yo, la única salida.

Con el respaldo de la primera línea del PRO y algunos socios en la alianza opositora, el vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli, puso primera en la carrera por ocupar una banca en la Cámara de Diputados de la Nación en representación de la provincia del mismo nombre. Lo hizo con un discurso de ocho minutos en el Club Hípico y Golf de City Bell, en La Plata, en el que combinó su experiencia en seguridad ganada en terreno porteño con temas más bonaerenses como el agro, la ganadería, la industria y el turismo de mar y sierras. Apostó a la polarización al criticar -aunque sin nombrarlo- al oficialismo y se esforzó por mostrarse como la verdadera y única oposición. Descontracturado, pausado y mirando a cámara, el flamante precandidato dijo que recorrerá los 135 distritos y les prometió a los bonaerenses cambiar la provincia. “Soy un tipo de laburo y vengo a poner el cuerpo”, dijo.

 

En sintonía con los discursos precedentes del anfitrión Julio Garro, de Elisa Carrió, de Patricia Bullrich y de Horacio Rodríguez Larreta, destacó la unidad de la alianza de la que forma parte, pese al enfrentamiento interno que tendrá en las PASO con el radical Facundo Manes.

 

Incluyó la educación y la inseguridad como temas centrales, aunque sin olvidar el interior ganadero y sojero donde tanto acompaña el voto amarillo. Como la gobernadora exbonaerense María Eugenia Vidal, prometió “recorrer los 135 municipios” y anunció que llega para caminar, escuchar y “trabajar, trabajar y trabajar”. “Tengo la esperanza en cada uno de los bonaerenses”, dijo mirando a la cámara para hablarle a quienes seguían su presentación vía streaming.

 

“Tenemos que poder cambiar esta provincia. Tenemos con qué, tenemos tierras fértiles, con productores que invierten, con chacareros que la trabajan como nadie; tenemos ganadería, minería, pesca, industria; tenemos turismo en las playas, en las sierras, en los pueblos”, enumeró Santilli, quien se definió como “un tipo de laburo” que llegar “para poner el cuerpo”.

 

“Vivimos la angustia de los chicos que no están en las escuelas (…) las escuelas estuvieron cerradas”, dijo para resaltar las diferencias que en su momento tuvieron el gobernador Axel Kicillof con la administración porteña de la que es parte.

 

Y subrayó el problema de la inseguridad: “El miedo de lo que te pasa cuando salís de tu casa…”, al tiempo que retomó uno de los ejes de campaña de la gran ausente en el acto, Vidal, al criticar “tener que lidiar con el capanga del barrio mientras el narco avanza”.

 

“Todo está más caro y no alcanza para llegar a fin de mes (…) Hoy, la realidad le ganó al relato”, disparó.