06|11|2021

Multimillones para Perotti, protocolo a lo Néstor y “ruego” por Lifschitz

23 de abril de 2021

23 de abril de 2021

El Presidente estuvo en Rosario para continuar el ciclo Capitales Alternas. Desempolvó la reforma judicial. Mimos al “querido” Javkin.

El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, no se puede quejar. En el marco de la actividad Capitales Alternas, la visita del presidente Alberto Fernández le dejó una torta de más de 76 mil millones de pesos en obras para la provincia, principalmente en Rosario. Desde la refacción del Monumento a la Bandera hasta saneamiento cloacal, acueductos regionales y repavimentación de rutas. Según el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, “jamás ocurrió en Argentina que una ciudad de otro signo político recibiera tanta obra pública”. Teléfono para el intendente progresista Pablo Javkin, a quien el titular de Interior, Wado De Pedro, definió como “querido compañero”.

 

Ruego por Lifschitz

Se emocionó el Presidente en el cierre de su discurso. Fernández terminó con la voz quebrada al enviarle un deseo de recuperación al exgobernador Miguel Lifschitz, quien se encuentra internado en terapia intensiva luego de dar positivo de coronavirus. “Le mando un abrazo inmenso y ruego por su mejoría”, señaló, para luego hacer una pausa y recordar un tema de Lito Nebbia que Javkin había citado en su momento. “Como dijo Pablo, 'a pesar de tanta melancolía, tanta pena y tanta herida, sólo se trata de vivir'. Vivamos por favor”. Fin.

 

La reforma judicial

Fernández aprovechó la ocasión para desempolvar el proyecto de reforma judicial, que aprobó el Senado y espera su turno sin apuro en Diputados. El jefe de la Casa Rosada confió que en Rosario “se instaló el crimen organizado” y, para combatirlo, es necesario que la reforma se convierta en ley. Ocurre que dicha norma contempla mayor cantidad de recursos y creación de juzgados federales para perseguir delitos, como el narcotráfico. "No es un problema de los rosarinos, es de los argentinos y lo tenemos que resolver", remarcó el Presidente.

 

Protocolo, ¿qué es eso?

Minutos antes de que finalizara el acto, el área de Comunicación de la provincia avisó que dialogarían con la prensa los ministros De Pedro, Katopodis, Mario Meoni (Transporte) y Luis Basterra (Agricultura). El primero llegó a responder una pregunta, cuando estaba por devolver la segunda, apareció en escena el Presidente, que no tenía previsto hacer medios. Chau orden y enjambre de movileros y camarógrafos. Finalmente, habló Fernández y la palabra de los ministros quedó en el olvido.

 

Newell´s, carajo

En ese momento, cuando dio esa improvisada conferencia de prensa, a Fernández le preguntaron por las elecciones en Newell´s, que debían realizarse este domingo, pero se cancelaron por las restricciones que Perotti dispuso para la provincia. Lejos de desconocer el tema, el Presidente reveló que el excanciller Rafael Bielsa lo está “volviendo loco” con el tema. No obstante, subrayó que “no es algo que pueda resolver" y pidió “manejarse con prudencia”.

 

Cuchicheo de dos

A la vicegobernadora Alejandra Rodenas le tocó ocupar la segunda línea del símil escenario, detrás de Fernández, Perotti y compañía. Fue el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien, cuando le tocó discursear, la mencionó y saludó. El gesto continuó cuando Fernández habló en conferencia. A un costado del Presidente, Rodenas y Cafiero hablaron a solas a lo largo de diez minutos. 

 

El único legislador PJ

Para cumplir con el distanciamiento, las invitaciones que partieron desde la Nación y la provincia fueron escasas. Es que las dimensiones del salón Rodolfo Walsh de la sede de gobierno en Rosario permiten en estos tiempos la presencia de no más de 20 personas. Por ese motivo, solo se vio a legisladores y legisladoras nacionales, además de las comitivas de ambos niveles. Quien brindó en exceso fue el senador provincial Marcelo Lewandowski, uno de los dos de 69 integrantes de la Legislatura santafesina que entró al recinto. “Lo meten en todos lados”, aseveró un dirigente del PJ provincial. El otro fue el diputado Ariel Bermúdez, mano derecha de Javkin.