11|4|2021

El sermón pacifista de Larreta a los santafesinos López Molina y Corral

20 de octubre de 2020

20 de octubre de 2020

El alcalde alentó la “interna sin ruptura” del PRO. El concejal y el exintendente militan “acuerdismo” y rechazan el “monopolio” de Angelini, halcón amarillo.

El concejal PRO rosarino Roy López Molina y el excandidato a gobernador José Corral le dejaron en claro este lunes al Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que quieren ser sus alfiles en la provincia de Santa Fe. El alcalde los instó a sostener la unidad dentro de Juntos por el Cambio y alentó la competencia en las PASO. Son tres las líneas internas del partido amarillo en La Bota.

 

 

 

Es que Larreta sabe bien que dentro del PRO santafesino hay más de una línea. Está la que conduce el vicepresidente del partido nacional, Federico Angelini, halcón de Patricia Bullrich y de buena relación con el Jefe de Gobierno. Por otro lado se encuentra López Molina y la semana pasada armó una tercera pata la edila de Rosario Renata Ghilotti, con la compañía del exdiputado nacional Lucas Incicco.

 

López Molina y Corral quieren ser los constructores del larretismo santafesino. No quieren coquetear con el ala dura de Juntos por el Cambio. Apuestan al “acuerdismo”, al estilo y perfil que desarrolló el porteño. Ambos se vieron las caras de manera virtual y por el lapso de unos 40 minutos, a instancias de una gestión encabezada por el secretario de Ambiente de la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Macchiavelli. No hubo fotos ni prints de pantalla.

 

 

 

A fines de septiembre, el rosarino y el santafesino se reunieron con el vicejefe Diego Santilli, quien en esa instancia también llamó a contener a toda la dirigencia dentro de los límites cambiemistas. “Ocupar la agenda pública con propuestas” es el mantra que pregonan el concejal y el exintendente.

 

“Monopolio” fue una de las palabras mencionadas por López Molina en el cónclave. En ese sentido, el rosarino le explicó a Larreta que el vínculo entre las autoridades nacionales del PRO y las provinciales solía estar determinado por el accionar de Angelini. Por ese motivo, bregó por una “apertura del juego” interno. El porteño no lo rechaza, siempre y cuando la sangre no llegue al río de la ruptura.

 

 

 

López Molina es, en rigor, un cultor del “acuerdismo” que pregona Larreta. A fines de 2019, selló un apretón de manos con el intendente Pablo Javkin, que le permitió, entre otras cosas, ser vicepresidente primero del Concejo. “Aliados institucionales”, define el edil a la situación.

 

Desde el angelinismo lo corren con el argumento de que La Cámpora también forma parte del esquema de acuerdos, algo “imperdonable” para las huestes amarillas más extremas.

 

Corral, en tanto, apuesta –como la mayoría de la UCR provincial– a gestar un partido unido. Pero rechaza, al igual que Roy, la posibilidad de crear un frente de frentes que integre al PRO, al socialismo y al radicalismo, como pregonan algunos de sus correligionarios.