X

Cuatro provincias en una: las claves para entender la elección de Río Negro

La opulencia de los valles versus la “burocracia” de Viedma. La soledad andina y la enorme extensión de la región sur. Datos de una provincia singular que definirá el segundo gobernador del año.
Por 02/04/2019 16:45

GENERAL ROCA (ESPECIAL) Cuatro provincias en una, un país dentro de otro. Río Negro tiene una marcada diferencia geográfica que le da rasgos particulares a cada elección y la diferencian de cualquier otra en el país. Con la regionalización electoral, se espera que cada zona defienda su interés en una pelea marcada a fuego por la decisión de la Corte Suprema de dejar fuera de carrera al gobernador Alberto Weretilneck. Este domingo, más de 545 mil rionegrinos podrán elegir gobernador y legisladores provinciales entre los favoritos: el justicialismo aliado al kirchnerismo o Juntos Somos Río Negro, una joven estructura provincial que se refleja en el Movimiento Popular Neuquino (MPN). De atrás llega Cambiemos, que no puede hacer pie en el sur argentino.

En los últimos 33 años, Río Negro tuvo apenas 21 días de gobierno peronista. A las casi tres décadas de mandato radical se le sumaron ocho de un modelo provincialista que debió respaldarse en la columna vertebral de la UCR para romper, en 2014, con la Casa Rosada. Ya sea en los valles, la cordillera, el circuito atlántico o la alejada región sur, la antinomia peronismo-antiperonismo se vio alterada por una tercera opción que supo nutrirse de ambas vertientes. Del proyecto provincialista de Weretilneck a la nueva versión de la Alianza. De la invencible lista 3 a los sueños desvanecidos por la muerte de Carlos Soria. Por cada mini provincia, se sabrá quién se impone en la segunda elección general de 2019.

 

Un pozo de YPF en medio de las chacras del Alto Valle.

 

ALTO VALLE. Aporta el mayor caudal electoral de la elección. Entre General Roca, Cipolletti, Villa Regina y el resto de las localidades más pequeñas, se reparte algo más del 40 por ciento del padrón. De esta región emergió la mayoría de los gobernadores: Horacio Massaccesi, Pablo Verani y Miguel Saiz, por el radicalismo; Mario Franco (derrocado en 1976) -perdió con el radical Osvaldo Álvarez Guerrero, en el retorno de la democracia- y Soria, por el PJ. Un caso singular es el de Weretilneck, que armó JSRN, otra expresión que tuvo mayoría justicialista, pero que en esta elección desperonizó la lista.

De Chichinales hasta Campo Grande, sin contar la Confluencia neuquina, se concentra la mayor densidad poblacional de la Patagonia y el principal asentamiento de empresas frutícolas. Con la expansión de Vaca Muerta, avanzó sobre la zona productiva la explotación de hidrocarburos. Ese dato no menor muestra el lento pero profundo cambio de la alicaída economía regional. Roca, la ciudad más importante (tiene 78.192 electores), desde la irrupción kirchnerista en la escena nacional, se transformó en un fortín opositor. Martín Soria competirá para pintar la provincia de azul e iniciar un proceso de derrotas para la Casa Rosada.

Lorena Matzen, la candidata a gobernadora de Cambiemos, es otra expresión del Valle. Oriunda de Allen, recorrió cada punto de Río Negro para remar el lastre de la imagen presidencial y de algunos correligionarios que acordaron respaldar la lista verde de JSRN. 

 

Bariloche. Entre la opulencia y la pobreza. 

 

ANDINA. La cordillera rionegrina tiene en San Carlos de Bariloche la ciudad con más electores ( 97.582) de toda la provincia. Con una demografía particular, ubicada a orillas de los lagos y al pie de Los Andes, vuelve a ser la apuntada para la definición que, en la previa, se pronostica igualada. Aunque ambas fuerzas se dan como ganadoras, el Frente para la Victoria (FpV) confía en sacar la ventaja necesaria para llevarse el triunfo, como sucedió en 2017. Y JSRN, en dar vuelta la imagen desgastada luego de tener un sólido respaldo en 2015. Para Cambiemos, que podría haber tenido en Sergio Wisky un candidato local, el plan será sumar para engrosar su lista de legisladores.

“Ésta es una región con multiplicidad de factores como el clima, la ciencia y el turismo en términos productivos importantes”, responde a Letra P el intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso. “Es casi único en el país lo que sucede. Nos da una identidad con permanente migración”, cuenta. Esa tesis marca el crecimiento constante de la localidad que tiene el radar de todas las fuerzas. Por peso natural, la ciudad inclina siempre la balanza en cada resultado dentro de la provincia.

Todavía repudiada por haber sido miembro informante de la ley anti cianuro, la barilochense Arabela Carreras es la elegida por el oficialismo rionegrino. Esta licenciada en letras modernas, que volvió de Córdoba para iniciar una progresiva y ascendente vida en la política, podría convertirse en la primera gobernadora de la historia. O, por lo menos, eso busca instalar el actual mandatario provincial. 

 

 

Otros temas de relevancia social marcan la agenda en este distrito. El conflicto de pueblos originarios y la presencia de magnates extranjeros. La muerte de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel movilizaron a los pobladores. Ambos casos de alto impacto en la agenda mediática expusieron un tema que no termina de saldarse en uno de los lugares mas desiguales de Argentina.

Sobre el negocio de multimillonarios con la tierra, el caso Lago Escondido se metió en la campaña. Magdalena Odarda, mentora del amparo contra Joe Lewis por proscribir el paso en las montañas, anunció que una de las primeras acciones de Soria será abrir el camino al espejo de agua cercano a El Bolsón, la segunda ciudad del departamento, donde gobierna JSRN.

 

Casa de Gobierno, en Viedma.

 

ATLÁNTICA. Viedma, San Antonio Oeste (SAO) y Sierra Grande son los puntos más importantes. Ésta es, en la previa, una zona reticente a los candidatos del Valle, sobre todo al justicialista Soria. En total, más de 50 mil electores están en condiciones de ir a las urnas en la capital.

Sede burocrática, Viedma concentra las dependencias del Estado. A unos mil kilómetros de Bariloche, vive a su ritmo. Aunque tuvo gobiernos peronistas, el radicalismo la reconoce como bastión. Su actual intendente, José Luis Foulkes, compite en la lista de legisladores de Cambiemos. “Sin Weretilneck, los radicales nos van a acompañar”, sostuvo en las últimas horas. Por el cierre de listas en el FpV, en Viedma no digirieron la exclusión de históricos y buena parte de lo que buscaron crear una lista de Alternativa Argentina milita por la lista verde de Weretilneck.

Un caso aparte es el del vicegobernador, Pedro Pesatti. Relegado por el gabinete del gobernador, piensa competir por la intendencia. Aunque admitieron a Letra P que “estará donde deba estar”, no descartan anotarse en la elección para el Congreso.  

En SAO, el puerto del Este y Las Grutas, el peronismo se mantiene al mando. Pero, según algunos sondeos, el albertismo tendría ventaja. Como informó este medio, desde que Javier Iud abandonó el municipio, se desató una cruda interna con el ex legislador Luis Esquivel. Pucho, como lo apodan a Esquivel, llegó a la presidencia del Concejo Deliberante y rompió con el actual intendente, Luis Ojeda. En el medio, surgió una denuncia de abuso que salpicó tanto a Iud como a Ojeda.

Sierra Grande, en cambio, todavía sufre la disolución de la ex empresa estatal Hipasam. Con la producción de hierro en crisis, surgió como esperanza la instalación de una planta nuclear financiada con capitales chinos, pero la falta de licencia social generó la reacción de propios y extraños; marchas y un golpe en las urnas obligaron a Weretilneck a dar de baja el acuerdo que tenía con la Casa Rosada.

 

Aguada de Guerra, un pequeño poblado de la Región Sur.

 

LÍNEA SUR. Es la más postergada de todas. De veranos calurosos a congelados inviernos con nieve y viento, los habitantes de los pequeños parajes subsisten de la ganadería ovina. Ingeniero Jacobacci, Los Menucos y Maquinchao son las localidades mas populosas de la línea sur rionegrina, que nace en el mar y termina en la cordillera.

En 2011, con la explosión del volcán Puyehue-Cordón Caulle, la principal actividad quedó en jaque. Ahora, ocho años después, la situación cambió. “Los pequeños productores se vieron beneficiados con el valor de la lana este verano. Eso les dio un envión, pero todavía no vemos en la economía local el derrame”, explica a Letra P la intendenta radical de Maquinchao, Silvana Pérez. Como una de las funcionarias más jóvenes, a los 33 años gobierna su pueblo. “Uno aprende a querer y extrañar estos lugares”, cuenta.

Los problemas de estos tiempos son los costos de las tarifas, se lamenta Pérez, que "cada día" son más altos. A la espera de crudo invierno en la zona que más siente el frío, se analizan otros factores que cambien la realidad de los vecinos. La minería, un tema siempre sensible, es una opción que empieza a ser estudiada.  

“No estamos de acuerdo con el trabajo con cianuro, pero sí con explotar la minería sin perjudicar el medioambiente”, advierte Pérez. Esa base es la que se debate hace varios años. El último antecedente se dio en 2017, con el proyecto Calcatreu.

Cuatro provincias en una: las claves para entender la elección de Río Negro

La opulencia de los valles versus la “burocracia” de Viedma. La soledad andina y la enorme extensión de la región sur. Datos de una provincia singular que definirá el segundo gobernador del año.

GENERAL ROCA (ESPECIAL) Cuatro provincias en una, un país dentro de otro. Río Negro tiene una marcada diferencia geográfica que le da rasgos particulares a cada elección y la diferencian de cualquier otra en el país. Con la regionalización electoral, se espera que cada zona defienda su interés en una pelea marcada a fuego por la decisión de la Corte Suprema de dejar fuera de carrera al gobernador Alberto Weretilneck. Este domingo, más de 545 mil rionegrinos podrán elegir gobernador y legisladores provinciales entre los favoritos: el justicialismo aliado al kirchnerismo o Juntos Somos Río Negro, una joven estructura provincial que se refleja en el Movimiento Popular Neuquino (MPN). De atrás llega Cambiemos, que no puede hacer pie en el sur argentino.

En los últimos 33 años, Río Negro tuvo apenas 21 días de gobierno peronista. A las casi tres décadas de mandato radical se le sumaron ocho de un modelo provincialista que debió respaldarse en la columna vertebral de la UCR para romper, en 2014, con la Casa Rosada. Ya sea en los valles, la cordillera, el circuito atlántico o la alejada región sur, la antinomia peronismo-antiperonismo se vio alterada por una tercera opción que supo nutrirse de ambas vertientes. Del proyecto provincialista de Weretilneck a la nueva versión de la Alianza. De la invencible lista 3 a los sueños desvanecidos por la muerte de Carlos Soria. Por cada mini provincia, se sabrá quién se impone en la segunda elección general de 2019.

 

Un pozo de YPF en medio de las chacras del Alto Valle.

 

ALTO VALLE. Aporta el mayor caudal electoral de la elección. Entre General Roca, Cipolletti, Villa Regina y el resto de las localidades más pequeñas, se reparte algo más del 40 por ciento del padrón. De esta región emergió la mayoría de los gobernadores: Horacio Massaccesi, Pablo Verani y Miguel Saiz, por el radicalismo; Mario Franco (derrocado en 1976) -perdió con el radical Osvaldo Álvarez Guerrero, en el retorno de la democracia- y Soria, por el PJ. Un caso singular es el de Weretilneck, que armó JSRN, otra expresión que tuvo mayoría justicialista, pero que en esta elección desperonizó la lista.

De Chichinales hasta Campo Grande, sin contar la Confluencia neuquina, se concentra la mayor densidad poblacional de la Patagonia y el principal asentamiento de empresas frutícolas. Con la expansión de Vaca Muerta, avanzó sobre la zona productiva la explotación de hidrocarburos. Ese dato no menor muestra el lento pero profundo cambio de la alicaída economía regional. Roca, la ciudad más importante (tiene 78.192 electores), desde la irrupción kirchnerista en la escena nacional, se transformó en un fortín opositor. Martín Soria competirá para pintar la provincia de azul e iniciar un proceso de derrotas para la Casa Rosada.

Lorena Matzen, la candidata a gobernadora de Cambiemos, es otra expresión del Valle. Oriunda de Allen, recorrió cada punto de Río Negro para remar el lastre de la imagen presidencial y de algunos correligionarios que acordaron respaldar la lista verde de JSRN. 

 

Bariloche. Entre la opulencia y la pobreza. 

 

ANDINA. La cordillera rionegrina tiene en San Carlos de Bariloche la ciudad con más electores ( 97.582) de toda la provincia. Con una demografía particular, ubicada a orillas de los lagos y al pie de Los Andes, vuelve a ser la apuntada para la definición que, en la previa, se pronostica igualada. Aunque ambas fuerzas se dan como ganadoras, el Frente para la Victoria (FpV) confía en sacar la ventaja necesaria para llevarse el triunfo, como sucedió en 2017. Y JSRN, en dar vuelta la imagen desgastada luego de tener un sólido respaldo en 2015. Para Cambiemos, que podría haber tenido en Sergio Wisky un candidato local, el plan será sumar para engrosar su lista de legisladores.

“Ésta es una región con multiplicidad de factores como el clima, la ciencia y el turismo en términos productivos importantes”, responde a Letra P el intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso. “Es casi único en el país lo que sucede. Nos da una identidad con permanente migración”, cuenta. Esa tesis marca el crecimiento constante de la localidad que tiene el radar de todas las fuerzas. Por peso natural, la ciudad inclina siempre la balanza en cada resultado dentro de la provincia.

Todavía repudiada por haber sido miembro informante de la ley anti cianuro, la barilochense Arabela Carreras es la elegida por el oficialismo rionegrino. Esta licenciada en letras modernas, que volvió de Córdoba para iniciar una progresiva y ascendente vida en la política, podría convertirse en la primera gobernadora de la historia. O, por lo menos, eso busca instalar el actual mandatario provincial. 

 

 

Otros temas de relevancia social marcan la agenda en este distrito. El conflicto de pueblos originarios y la presencia de magnates extranjeros. La muerte de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel movilizaron a los pobladores. Ambos casos de alto impacto en la agenda mediática expusieron un tema que no termina de saldarse en uno de los lugares mas desiguales de Argentina.

Sobre el negocio de multimillonarios con la tierra, el caso Lago Escondido se metió en la campaña. Magdalena Odarda, mentora del amparo contra Joe Lewis por proscribir el paso en las montañas, anunció que una de las primeras acciones de Soria será abrir el camino al espejo de agua cercano a El Bolsón, la segunda ciudad del departamento, donde gobierna JSRN.

 

Casa de Gobierno, en Viedma.

 

ATLÁNTICA. Viedma, San Antonio Oeste (SAO) y Sierra Grande son los puntos más importantes. Ésta es, en la previa, una zona reticente a los candidatos del Valle, sobre todo al justicialista Soria. En total, más de 50 mil electores están en condiciones de ir a las urnas en la capital.

Sede burocrática, Viedma concentra las dependencias del Estado. A unos mil kilómetros de Bariloche, vive a su ritmo. Aunque tuvo gobiernos peronistas, el radicalismo la reconoce como bastión. Su actual intendente, José Luis Foulkes, compite en la lista de legisladores de Cambiemos. “Sin Weretilneck, los radicales nos van a acompañar”, sostuvo en las últimas horas. Por el cierre de listas en el FpV, en Viedma no digirieron la exclusión de históricos y buena parte de lo que buscaron crear una lista de Alternativa Argentina milita por la lista verde de Weretilneck.

Un caso aparte es el del vicegobernador, Pedro Pesatti. Relegado por el gabinete del gobernador, piensa competir por la intendencia. Aunque admitieron a Letra P que “estará donde deba estar”, no descartan anotarse en la elección para el Congreso.  

En SAO, el puerto del Este y Las Grutas, el peronismo se mantiene al mando. Pero, según algunos sondeos, el albertismo tendría ventaja. Como informó este medio, desde que Javier Iud abandonó el municipio, se desató una cruda interna con el ex legislador Luis Esquivel. Pucho, como lo apodan a Esquivel, llegó a la presidencia del Concejo Deliberante y rompió con el actual intendente, Luis Ojeda. En el medio, surgió una denuncia de abuso que salpicó tanto a Iud como a Ojeda.

Sierra Grande, en cambio, todavía sufre la disolución de la ex empresa estatal Hipasam. Con la producción de hierro en crisis, surgió como esperanza la instalación de una planta nuclear financiada con capitales chinos, pero la falta de licencia social generó la reacción de propios y extraños; marchas y un golpe en las urnas obligaron a Weretilneck a dar de baja el acuerdo que tenía con la Casa Rosada.

 

Aguada de Guerra, un pequeño poblado de la Región Sur.

 

LÍNEA SUR. Es la más postergada de todas. De veranos calurosos a congelados inviernos con nieve y viento, los habitantes de los pequeños parajes subsisten de la ganadería ovina. Ingeniero Jacobacci, Los Menucos y Maquinchao son las localidades mas populosas de la línea sur rionegrina, que nace en el mar y termina en la cordillera.

En 2011, con la explosión del volcán Puyehue-Cordón Caulle, la principal actividad quedó en jaque. Ahora, ocho años después, la situación cambió. “Los pequeños productores se vieron beneficiados con el valor de la lana este verano. Eso les dio un envión, pero todavía no vemos en la economía local el derrame”, explica a Letra P la intendenta radical de Maquinchao, Silvana Pérez. Como una de las funcionarias más jóvenes, a los 33 años gobierna su pueblo. “Uno aprende a querer y extrañar estos lugares”, cuenta.

Los problemas de estos tiempos son los costos de las tarifas, se lamenta Pérez, que "cada día" son más altos. A la espera de crudo invierno en la zona que más siente el frío, se analizan otros factores que cambien la realidad de los vecinos. La minería, un tema siempre sensible, es una opción que empieza a ser estudiada.  

“No estamos de acuerdo con el trabajo con cianuro, pero sí con explotar la minería sin perjudicar el medioambiente”, advierte Pérez. Esa base es la que se debate hace varios años. El último antecedente se dio en 2017, con el proyecto Calcatreu.