X

Vidal generó casi la mitad de la deuda que afrontará el próximo gobierno en 2020

En esta nota del 18 de octubre, Letra P informó que el calendario de pagos del año que viene es más denso que en 2019. Este viernes, Vidal quedó al borde del default con el Banco Provincia.
Por 18/10/2019 9:12

Esta semana, la agencia de evaluación crediticia Moody’s encendió luces de alarma sobre el panorama financiero bonaerense que asoma en el horizonte a raíz de la significativa composición en moneda extranjera del stock de deuda provincial y su vulnerabilidad ante otro posible sacudón cambiario. Pero, ¿cómo se conforma exactamente el perfil de vencimientos de 2020 y cuál es su ADN?

De acuerdo a un análisis del calendario de pagos, en su primer año de gobierno la próxima gestión tendrá que afrontar compromisos de deuda en moneda extranjera por cerca de 2 mil millones de dólares, comenzando enseguida, el 15 de diciembre, con un desembolso por casi 69 millones de dólares en concepto de intereses por un bono emitido por la actual administración.

En efecto, es significativa la huella de los cuatro años de gestión de María Eugenia Vidal en el fixture de la deuda: casi el 47% de esos 2 mil millones de dólares que tendrá que pagar el gobierno que viene en su primer año corresponde a intereses y amortizaciones de títulos de deuda en moneda extranjera (dólares y euros) que emitió el vidalismo entre marzo de 2016 y diciembre de 2018, cuatro de ellos bajo ley extranjera (Nueva York) y tres bajo legislación local.

En cuanto a estos últimos, se trata del financiamiento al que accedió la Provincia vía Anses, a partir de la colocación de tres instrumentos, los dos primeros por U$S 250 millones y el tercero por U$S 244 millones. Sin acceso a los mercados internacionales, el 14 de diciembre de 2018 el Ministerio de Economía bonaerense, por entonces a cargo de Hernán Lacunza, recurrió al Fondo de Garantías de Sustentabilidad (FGS) del Sistema Integrado Previsional Argentino para hacerse de recursos.


 


Sumando la amortización de estos títulos a los intereses por bonos que colocó en el mercado internacional, la porción de la deuda del año que viene que fue generada por la gestión Vidal representa más de 935 millones de dólares. Así, casi la mitad de los compromisos bonaerenses en moneda extranjera para 2020 responden a la política económica del vidalismo. Luego, existen compromisos por bonos que se arrastran desde 2005 en adelante.

Apenas arranca 2020, el 17 de enero, la Provincia tendrá que cancelar el primero de estos bonos suscriptos por Anses, mientras que el segundo de ellos vencerá a mitad de año. Con esos aditivos, el peso de la deuda en moneda extranjera del año venidero será más significativo que el del actual, que ya registró un voluminoso calendario que se hizo aún más cuesta arriba con la fuerte devaluación post PASO.
 


Ingresos en pesos y compromisos de deuda mayormente compuestos por dólares y euros. Esa ecuación hace que la vulnerabilidad de las arcas bonaerenses quede expuesta ante cada vendaval cambiario. Y precisamente eso es lo que advierte Moody’s: "La proporción de la deuda en moneda extranjera sobre la deuda total ha aumentado al 80% en 2018 desde 60% en 2015. Cualquier volatilidad adicional de la moneda extranjera aumentará sustancialmente el apalancamiento de la Provincia, que recibe ingresos en el mercado local".

Asimismo, el efecto del reperfilamiento que Lacunza –ya como ministro de Hacienda nacional- hizo sobre Letes y Lecaps reforzó aún más la debilidad de las finanzas provinciales. Dentro del equipo económico del candidato bonaerense del Frente de Todos, Axel Kicillof, hicieron foco en ese punto: "La provincia tenía Letes y Lecaps por aproximadamente 18 mil millones de pesos. En algún punto, ese cobro de Letes y Lecaps estaba atado a los vencimientos de la provincia de Buenos Aires, o sea que la provincia tiene vencimientos de acá a fin de año pero no va a tener la fuente financiera que era el cobro de las Letes y Lecaps. Eso agravó la situación financiera provincial y nos preocupa cuáles van a ser las fuentes de financiamiento que va a utilizar la gobernadora, siendo que los mercados voluntarios de crédito están cerrados”, expresó días atrás a Letra P el economista Cristian Girard.
 


Los evidentes problemas de financiamiento se reflejan en el programa de emisión de Letras del Tesoro bonaerense. Tras lograr colocar solo $ 120 millones a finales de agosto, en septiembre la administración vidalista lanzó una serie de incentivos para captar inversores (seguro de tipo de cambio y rescates anticipados), pero de todas formas apenas logró adjudicar $1.619 millones, monto que sigue muy por debajo de la media de colocaciones que el Estado bonaerense registró a lo largo del año –no inferiores a los 3 mil millones de pesos.

Por lo pronto, el gobierno de Vidal dejó de publicar de forma actualizada su informe trimestral de deuda y lo único que dio a conocer al 30 de junio de este año fue un avance de informe, sin mayores precisiones sobre la telaraña del endeudamiento bonaerense.