X

Por lejos, es la colocación más baja en monto pero con la tasa más alta de su gestión. Sólo se adjudicaron las Letras a 31 días, aquellas a 154 días fueron declaradas desiertas.

Por 30/08/2019 13:10

Horas después de que el ministro de Hacienda Hernán Lacunza anunciase la decisión del Gobierno de “reperfilar” los vencimientos de deuda a corto plazo -con la posterior calificación de “default selectivo” hecha por Standard & Poors-, los efectos de la medida alcanzaron a la política económica de la administración que integraba hasta hace diez días: la provincia de Buenos Aires.

Sucede que la aguda turbulencia se reflejó con nitidez en la licitación del noveno tramo del programa de emisión de Letras del Tesoro del gobierno de María Eugenia Vidal, que sólo logró colocar $118.946.212, muy por debajo de las colocaciones –no inferiores a los 3 mil millones de pesos- realizadas a los largo de 2019.

 


Además, de acuerdo al documento de los resultados de la licitación que cerró en la tarde de este jueves, únicamente se adjudicaron la totalidad de las ofertas por las Letras a 31 días a descuento, las cuales fueron convalidadas con un precio de corte de 0,947683, lo que implica una tasa de interés de 64,9996%, la más alta de toda la era Vidal.

El escenario crítico en materia financiera también se reflejó en el hecho de que la Provincia decidió declarar desiertas las Letras a 154 días, las cuales, a pesar de ser licitadas con seguro por tipo de cambio para hacerlas más atractiva a los inversores, apenas recibieron ofertas por $6.059.057, ante lo cual el Ejecutivo –en lo que fue el debut en estas licitaciones de Damián Bonari como ministro de Economía- decidió declararlas desiertas.
 


En total, se recibieron 238 órdenes de compra, indicador posicionado muy por debajo de la media de ofertas en licitaciones anteriores.

Con marcada dificultad de financiarse incluso bajo el esquema de Letras del Tesoro, Vidal tiene a la vista, el próximo 16 de septiembre, el pago de más de 57 millones de dólares (al tipo de cambio actual representa $3.477 millones) en concepto de intereses por un bono en dólares emitido durante su gestión.