X

“La provincia de Buenos Aires está en un default virtual”

Uno de los referentes del equipo económico de Kicillof pone en números la gestión Vidal. Deuda dolarizada, caída de recursos por el pacto fiscal y una preocupación mayor: la herencia aún desconocida.
Por 29/09/2019 10:53

Excepto por los prototipos en miniatura del ya célebre Clio, un puñado de pequeños stickers diseminados y gorros proselitistas que asoman en algún estante, más que un búnker de campaña, la oficina porteña donde opera el equipo de trabajo de Axel Kicillof luce como un silencioso laboratorio donde se analizan las políticas a implementar a partir del 10 de diciembre, si es que se repite en las elecciones generales el resultado de las PASO. Carpetas por doquier, números que se inscriben en pizarras y hasta un mapa bonaerense a escala significativa con inscripciones encima dan cuenta de un lugar donde la provincia de Buenos Aires se estudia.

Allí, en el despacho central que da hacia la calle Piedras, recibe a Letra P el economista Cristian Girard, uno de los integrantes de la mesa chica de asesores del candidato a la gobernación del Frente de Todos. Aunque recientemente en el libro “Radiografía de la provincia de Buenos Aires” buceó junto a Kicillof y otros investigadores en las profundidades del déficit estructural bonaerense y el endeudamiento vidalista, afirma que los números en rojo ya conocidos preocupan menos que aquellos que aún la gobernadora no sacó a la luz. “La Provincia está en un default virtual”, remarca en un contexto de mercados cerrados y un reperfilamiento que afecta las fuentes de financiamiento provinciales.

Se muestra cauteloso a la hora de abordar la estructura impositiva provincial que planifica el equipo que integra –“Lo estamos estudiando. No es que tengamos la cuestión cerrada”, aclara-, pero adelanta que "hay un trabajo para hacer" en la revisión de algunos tributos. Apunta contra la deuda de Vidal orientada a "conseguirle dólares a (Mauricio) Macri" y afirma que el pacto fiscal firmado por la gobernadora "le resta autonomía" a la provincia. Pone énfasis crítico en cómo se manejó el Banco Provincia (BaPro) en los últimos años por la transferencia del "enorme déficit" de la caja previsional.

Borra la grieta entre el campo y la industria, mientras hace foco en la necesidad de reactivar las economías regionales golpeadas por políticas que, advirtió, favorecieron la "concentración" de la producción agropecuaria. Al marcar que “sería importante” plantear como gobierno la emergencia pyme, pondera el rol futuro que debería tener la banca pública para el resurgir productivo. Transporte y energía, temas a abordar con la Nación.
 

BIO. 37 años. Licenciado en Economía (UBA), maestrando en Economía Política (Flacso) y docente en la Universidad Nacional de Lanús (UNLa). Fue presidente de la Comisión Nacional de Valores (2014-2015) y secretario de Economía de Moreno (2016-2017). Asesora a Kicillof en el Congreso.

 

Fotos: AGLP.


-Cuando asumió, María Eugenia Vidal dijo que recibió una provincia quebrada. ¿Con qué provincia se va a encontrar la próxima gestión?

-Es paradójico, porque lo que sabemos es preocupante pero lo que más nos preocupa es lo que no sabemos, que es efectivamente qué provincia estaría dejando Vidal, porque prácticamente no hay información pública sobre el ejercicio 2019. Se publicó hace pocos días el cierre de ejecución presupuestaria de 2018 y no hay datos de la ejecución de 2019, menos todavía sabemos cuáles son las proyecciones financieras que está manejando Vidal para el cierre de este ejercicio y mucho menos cuál es el programa financiero para cerrar el año. Si espera tener un déficit financiero para 2019, debería tener un programa de financiamiento de ese déficit.  

-Y en esas preocupaciones, ¿qué hipotéticos escenarios aparecen?

-Nuestra preocupación central es que los trascendidos hablan de un déficit para cerrar el año del orden de los 80.000 millones de pesos, agravado por la decisión de (el ministro de Hacienda, Hernán) Lacunza de reperfilamiento, porque la provincia tenía Letes y Lecaps por aproximadamente 18.000 millones de pesos. En algún punto, ese cobro de Letes y Lecaps estaba atado a los vencimientos de la provincia de Buenos Aires, o sea que la provincia tiene vencimientos de acá a fin de año pero no va a tener la fuente financiera que era el cobro de las Letes y Lecaps. Eso agravó la situación financiera provincial y nos preocupa cuáles van a ser las fuentes de financiamiento que va a utilizar la gobernadora, siendo que los mercados voluntarios de crédito están cerrados. O sea, la provincia está en un default virtual, no tiene acceso a los mercados de crédito voluntarios.
 


-¿Y qué cartas hay sobre la mesa?

-Las alternativas no son muchas. Lo que me preocupa sobre todo es la política que están teniendo con el Banco Provincia, que le han cargado el déficit de la caja previsional, que le cuesta entre 8 y 9 mil millones de pesos, y estas políticas de descuentos del 50% en supermercados, que le cuesta entre 6 y 7 mil millones de pesos. Venimos de un manejo del Banco Provincia orientado en el sentido de afectarlo patrimonialmente y nos preocupa por sobre manera que, llegado el caso, para pagar los sueldos de noviembre, si la provincia tiene un déficit financiero como el que estamos manejando, eche mano de los recursos del banco, con lo cual llegaríamos a una condición de eventual entrega de mando de Vidal a Axel con una provincia chocada y un BaPro cerca de la quiebra. Si esa es la situación, es realmente preocupante. Sería interesante que la gobernadora aclare cuál es la situación.

 

 

-¿Qué lectura hace del proceso de endeudamiento externo de Vidal?

-Esa es la parte que sí sabemos y que nos preocupa. La provincia hizo un manejo financiero completamente equivocado. La gobernadora recibió una provincia desendeudada, más allá de su discurso. Todos sabemos que una provincia que está quebrada no puede acceder a los mercados de deuda y Vidal, durante los primeros dos años de su mandato, colocó deuda en mercados internacionales por 5.000 millones de dólares. La deuda que recibió Vidal cuando asumió era de 9.300 millones de dólares, buena parte de esa deuda era con el gobierno nacional y en pesos. En sus primeros dos años, Vidal redujo el endeudamiento con el gobierno nacional en pesos y aumentó el endeudamiento de la provincia en moneda extranjera y bajo ley extranjera. En el primer año, tenía vencimientos por 130 millones de dólares y el segundo por 300, no tenía necesidades como para endeudarse en 5.000 millones de dólares.



-El vidalismo dice que la deuda fue destinada a obras.

-Ellos intentan calzar ese endeudamiento con el aumento del gasto en obra pública. Hace poco en este medio leí que Pablo Manzanelli dijo que, mientras el endeudamiento creció en 3.000 millones de dólares, el gasto en obra pública creció en 300 millones. Con lo cual, es falso decir que el aumento de la deuda fue igual al de la obra pública. Además, el dinero que se toma por el canal financiero después se aplica a fines diversos. Por un lado, vemos que Vidal redujo la deuda con la Nación, con lo cual podemos pensar que tomó deuda para darle pesos al gobierno nacional.

"El endeudamiento creció en 3.000 millones de dólares, el gasto en obra pública creció en 300 millones. Con lo cual, es falso decir que el aumento de la deuda fue igual al de la obra pública."

-¿Cómo es eso?

-Macri decía que iba a haber un boom de exportaciones por la devaluación y la reducción de las retenciones a las exportaciones y que iba a haber una lluvia de inversiones porque asumía un gobierno market friendly que venía a terminar con el populismo. Ninguna de las dos cosas pasaron y entonces, en el contexto de la desregulación cambiaria, lo que pasó es que faltaban los dólares y Vidal, como rueda de auxilio de Macri que es, lo primero que hizo en esos dos primeros años es conseguirle dólares a Macri para sostener ese proceso de apertura financiera que no se podía financiar con exportaciones e inversiones.

-¿O sea que la política económica del vidalismo estuvo completamente subordinada a los designios de la Casa Rosada?

-Estuvo supeditada a los objetivos de la política de Macri y, ante la falta de dólares que ingresen por el canal de las inversiones, lo que hizo la Provincia es, por el canal financiero, traer dólares, endeudarse en 5.000 millones de dólares entre 2016 y 2017 cuando no necesitaba tomar esa deuda. Es una elección de política económica que tiene que ver con que los objetivos de Vidal estaban más orientados a cumplir con Macri que a pensar en los bonaerenses.
 


-Por el contrario, Vidal dice que peleó por el Fondo del Conurbano ante la Nación que no pelearon los gobiernos peronistas.

-En su reclamo por el Fondo del Conurbano, Vidal consiguió que mejore el porcentaje de ingresos de origen nacional no discrecionales que recibe la provincia de Buenos Aires. Ahora, si miramos en términos reales los recursos presupuestarios que va a tener la provincia este año con los que tuvo en 2015, son más o menos los mismos, solo cambió la composición y para peor. Lo que vas a tener son más recursos de origen nacional automáticos, pero menos recursos de origen provincial, porque en el pacto fiscal que firma Vidal en el marco del cual consigue recuperar parte del Fondo del Conurbano, se compromete a reducir impuestos provinciales, básicamente la alícuota de Ingresos Brutos, que es el principal impuesto de recaudación de la provincia. Se comprometió a reducirlo progresivamente en los años sucesivos y eso hace que lo que se recauda en la provincia se reduzca y eso te resta autonomía.

-¿Cómo impacta en el cotidiano la necesidad de destinar cada vez más presupuesto al pago de la deuda?

-Menos espacio fiscal para atender lo que deberían ser las prioridades de un gobierno provincial, lo que plantea Axel en la campaña: producción, salud, empleo y educación. La devaluación después de las PASO a la provincia le impactó en la carga de vencimientos de deuda. A la provincia le costó esa suba del dólar 110.000 millones de pesos de vencimientos en los próximos cuatro años, eso representa el 17% del presupuesto 2019. Haber endeudado a la provincia en dólares tiene ese problema. Es una variable que no maneja la provincia y que además el impacto es tremendo porque el 80% de la deuda está en dólares y en el corto plazo.

-Pero el escenario está planteado. Ante eso, ¿cuáles son las políticas que puede tomar el próximo gobierno para aplacar el impacto?

-Lo que habrá que ver es en el marco nacional en qué deriva la implementación de ese pacto fiscal. Para la provincia es un problema el acuerdo que hizo Vidal porque desfinancia el tesoro provincial al comprometerse a reducir Ingresos Brutos cuando es un impuesto muy importante en la estructura de recaudación provincial, sobre todo cuando necesitás volver a poner en marcha la economía.



-¿Se tendría que revisar ese pacto?

-Es una cuestión a ver a nivel nacional, tendrá que verlo el presidente que esté después del 10 de diciembre y si ese pacto fiscal, tal como está firmado, es sostenible en pos de lograr sus objetivos.

"El presidente que esté después del 10 de diciembre tendrá que ver si el pacto fiscal, tal como está firmado, es sostenible en pos de lograr sus objetivos."

-Y en materia impositiva provincial, ¿hay que revisar algunos tributos?

-Seguramente hay un trabajo para hacer en la estructura impositiva y sobre todo atendiendo a la realidad que están atravesando las pymes, con la falta de demanda y actividad interna, pensando en las herramientas con las que cuenta la provincia para asistirlas. Por ahí, la política tributaria no es la herramienta para ayudar a las pymes y quizás lo es más el Banco Provincia. Enseguida uno piensa "bajás los impuestos y ayudás" y quizás no pasa tanto por ahí como por revisar las herramientas de financiamiento que desde la Provincia tenés para asistir en un contexto crítico como el actual.

-¿Se puede llegar a revisar la reforma previsional del BaPro?

-Sin dudas que la cuestión de la caja previsional es un tema espinoso y de hecho está judicializado, no es algo que tenga que resolver el gobernador. Pero es un tema problemático porque la solución que encontró Vidal fue cargarle al Banco Provincia el déficit de la caja. Eso le llevó un problema al banco y a la necesidad de desatender el financiamiento productivo y enfocarse en sostener un déficit que, en principio, era de la provincia.
 


-¿El BaPro tiene que tener un rol clave en la reactivación productiva?

-El BaPro debería ser un banco orientado a potenciar la capacidad productiva, al financiamiento productivo, a acompañar el crecimiento de las pymes. En estos tres años y medio, la provincia obligó al banco a invertir en Leliqs, garantizarle una rentabilidad para sus depósitos a plazo fijo y, por otro lado, le transfirió un déficit enorme (de la caja previsional) que era provincial, para que se haga cargo con esa renta que estaba obteniendo con las Leliq. Fue un banco que se dedicó a la timba financiera para beneficiar al gobierno provincial. El espacio que quedó para políticas de financiamiento productivo fue mucho menor del que tenía antes y, además, se enfocó en los descuentos de supermercado del 50%, por ejemplo. Priorizó dar descuentos de consumo por sobre el histórico rol del banco de estar presente sosteniendo la producción.

"El BaPro se dedicó a la timba financiera para beneficiar al gobierno provincial."

-Para 2019, Vidal contemplaba ingresos vía juego online, pero aún no lo puso en marcha. ¿Puede ser ésta una fuente de financiamiento interesante para la Provincia a futuro?

-Qué va a pasar con el juego online depende de lo que haga esta gestión hasta el 10 de diciembre, con lo cual no te puedo responder sobre la recaudación de ese tributo porque es algo que todavía está pendiente de resolución por parte de la administración de Vidal. Hay mucha imprevisibilidad, incertidumbre. Es difícil tener previsibilidad para el año que viene en relación a temas que por lo menos fueron centrales para esta gestión, uno de ellos es el juego online, que todavía no está instrumentado ni resuelto por parte de la gobernadora.

-Una situación compleja que también se avizora es el manejo de los subsidios al transporte y la energía, post traspaso. ¿Qué planes hay en estos aspectos?

-Ahí hay un caso sintomático del manejo de Vidal en relación a la defensa de los y las bonaerenses. La Nación le transfirió un montón de cargas a la provincia y, si bien Vidal dice que fue por el Fondo del Conurbano, cuando ves la cuenta general de la provincia con la Nación, no está tan claro el resultado que Vidal haya defendido tanto a los bonaerenses y que el resultado haya sido positivo para la provincia. Entre otras cosas, porque están estas cuestiones de los subsidios al transporte y las tarifas energéticas. La resolución que se tome sobre ese tema es algo que necesariamente va a implicar un diálogo del futuro gobernador con el futuro presidente. Tendrá mucho que ver con los objetivos de política energética, tarifaria y económica del gobierno nacional.

-Pero como está funcionando actualmente, ¿es acorde? 

-La dolarización de las tarifas de los servicios públicos es un problema para la economía bonaerense, en términos productivos es determinante en la estructura de costos. Es un problema la dolarización de las tarifas, no depende de la provincia, que puede regular o definir con este traspaso de funciones en relación al costo de transporte y distribución de la energía, pero el costo de la energía se define a nivel nacional y si el Estado nacional decide subsidiar en parte ese costo de producción. No es algo que vaya a resolver el gobernador de la provincia. Es un problema, como está configurado, reconocer un precio internacional en dólares al productor de la energía y por otro lado decirle a la Provincia que se haga cargo del subsidio tarifario.

-¿Qué políticas se tienen pensadas para el sector agropecuario?

-El campo es un actor central de la economía bonaerense. La provincia necesita tanto del campo como de la industria y, sobre todo, es necesario que la provincia esté cerca de los pequeños y medianos productores que son los que más están sufriendo estas políticas que benefician la concentración. Tenemos que tener una actitud inteligente, atender las necesidades de esos actores entendiendo que la estructura de la producción agropecuaria ha cambiado mucho, que está muy concentrada y que es el resultado de años de políticas de sojización y beneficio a los grandes cultivos que transformó la morfología social incluso del interior.
 


-¿Es necesaria una política segmentada por producciones y productores?

-Seguro segmentada y tratando de generar sinergia entre lo público y privado. La provincia tiene herramientas para poner a disposición del campo, sobre todo en lo que tiene que ver con la transferencia tecnológica en un sector que es de punta a nivel mundial, que debería ser distinto a lo que es hoy la realidad de la provincia. No descansar tanto en la capacidad de las producciones a gran escala, sino sobre todo desarrollar tecnología y conocimiento científico para revolucionar técnicas productivas en el campo que tengan que ver con las economías más regionales, si se quiere.

-¿Cómo se aporta desde la provincia a la reactivación del sector pyme? Hay entidades que piden la declaración de emergencia.

-La emergencia es una realidad, más allá de que la declare el gobernador o no. Que todos los días cierren empresas, que haya despidos y no haya inversión porque el horizonte es de empeoramiento si la economía sigue transitando este camino, es una emergencia en sí mismo, no depende exclusivamente lo que resuelva el gobierno en un acto administrativo. Lógicamente que ese acto administrativo habla de un gobierno que está reconociendo la realidad, que hoy pareciera ser negada. Sería importante plantear la existencia de la emergencia, que hay un gobierno que está reconociendo que las políticas de Macri y Vidal han generado una emergencia productiva, económica y social.