X
Apeló a una imagen de firmeza ante la crisis, para contrarrestar las malas reacciones del mercado ante el mensaje que ofreció este martes, luego de la corrida cambiaria. Nuevo acuerdo con el FMI.
Redacción 04/09/2018 19:17

Apenas un par de horas después del mensaje grabado con el que intentó, sin éxito hasta ahora, llevar algo de calma a los mercados y mostrar control y gobernabilidad al universo político y empresario, Mauricio Macri ratificó su postura ante la Unión Industrial Argentina (UIA). "Esta vez es en serio y va a salir bien", dijo el Presidente. También aclaró el marco "transitorio" de las medidas anunciadas por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, algo que obvió en el video de 25 minutos que grabó el lunes por la mañana.

Macri justificó la aplicación de retenciones a las exportaciones ante los empresarios que participaron este martes por la tarde del evento de celebración del Día de la Industria, organizado por la UIA, en el predio de Parque Norte. “Esta es una transición y una emergencia, por eso es que les pido a los que tienen más capacidad de contribuir, que son los que exportan, que hagan el mayor aporte, sabiendo que este no es un buen impuesto, es malo, es malísimo y va en contra de lo que queremos fomentar, pero se trata de una medida transitoria y excepcional”, sostuvo en la parte más importante de su discurso.

Sobre la crisis financiera y la estampida del dólar previa a una drástica reducción de su gabinete de ministros, Macri aseguró que tiene “claro cuál es el camino para salir de esta tormenta: estabilizar la macroeconomía, aprobar un presupuesto equilibrado y sumarle un nuevo acuerdo con el FMI".

 

 

También ratificó el sistema de endeudamiento externo como mecanismo para financiar los gastos del Estado. "Buscamos dar certidumbre sobre el Estado argentino en 2019, y retomar el financiamiento externo para retomar la senda de inversión que comenzó en 2017. Es el único camino, no tenemos otro", explicó Macri. Y mandó un mensaje sobrevolado a los que pedían la cabeza del jefe de Gabinete, Marcos Peña: "Basta de pensar en soluciones mágicas, basta de creer que es cuestión de nombres y de formas. Los argentinos tenemos que hacer los deberes, nadie va a hacer nuestra tarea".

 

 

Luego de justificar y también descalificar la aplicación de las retenciones, insistió que esta crisis “es un momento donde todos estamos poniendo el hombro, y necesitamos de ese esfuerzo”. “Lo que están haciendo es acompañar a aquellos más débiles, a los que más lo necesitan y en nombre de ellos se los quiero agradecer”, les dijo a los industriales.

Para el líder de Cambiemos, esta situación de inestabilidad “también es una gran oportunidad", "para decir que se quieren sentar a la mesa, para que la Argentina tenga un presupuesto equilibrado, no para ahora, sino para siempre. Bienvenidos a sentarse para cambiar este tema de raíz”, arengó. Casi en un tono de candidato, Macri invitó al auditorio de empresarios "a dar vuelta la página, porque esta vez es de verdad y no hay lugar para timoratos", porque "enfrentar la verdad, ponerla sobre la mesa y resolverla requiere de hombría y es lo que siento que los argentinos tenemos y tenemos que poner en este momento”, dijo.

 

 

En otro tramo de su alocución, buscó referirse al escándalo de los cuadernos, pero con un giro discursivo para hablar de corrupción, sin mencionar el caso. “Desde el primer día nos comprometimos con la verdad y la transparencia”, aseguró y subrayó que en su gestión abrieron el acceso a “las licitaciones de las obras y los datos, para todos los argentinos sepan lo que se hace con su dinero”. Según Macri, gracias a ese proceso, “las obras son más transparentes y un 40% más baratas”.

Tras mencionar el caso, insistió  sobre una línea argumental del Gobierno respecto a los fondos. “Imaginen lo que se podría hacer con ese dinero. Por eso no hay duda que estamos cambiando, lo estamos haciendo de raíz, sin atajos y sin corrupción, que en este último tiempo agarró dimensiones que son de ficción”, enunció el Presidente.

 

 

Para Macri, se trata de un fenómeno que “impactó a todos” pero también “en la confianza de la credibilidad internacional de la Argentina”, porque “muchos creen que todos los argentinos somos así, y se equivocan”. Por el contrario, aseguró que “hay empresarios y políticos, de todas la tendencias que creemos que tenemos que superar el pasado y construir el país que queremos”.

 

Macri impostó firmeza en la UIA: "Esta vez va en serio"

Apeló a una imagen de firmeza ante la crisis, para contrarrestar las malas reacciones del mercado ante el mensaje que ofreció este martes, luego de la corrida cambiaria. Nuevo acuerdo con el FMI.

Apenas un par de horas después del mensaje grabado con el que intentó, sin éxito hasta ahora, llevar algo de calma a los mercados y mostrar control y gobernabilidad al universo político y empresario, Mauricio Macri ratificó su postura ante la Unión Industrial Argentina (UIA). "Esta vez es en serio y va a salir bien", dijo el Presidente. También aclaró el marco "transitorio" de las medidas anunciadas por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, algo que obvió en el video de 25 minutos que grabó el lunes por la mañana.

Macri justificó la aplicación de retenciones a las exportaciones ante los empresarios que participaron este martes por la tarde del evento de celebración del Día de la Industria, organizado por la UIA, en el predio de Parque Norte. “Esta es una transición y una emergencia, por eso es que les pido a los que tienen más capacidad de contribuir, que son los que exportan, que hagan el mayor aporte, sabiendo que este no es un buen impuesto, es malo, es malísimo y va en contra de lo que queremos fomentar, pero se trata de una medida transitoria y excepcional”, sostuvo en la parte más importante de su discurso.

Sobre la crisis financiera y la estampida del dólar previa a una drástica reducción de su gabinete de ministros, Macri aseguró que tiene “claro cuál es el camino para salir de esta tormenta: estabilizar la macroeconomía, aprobar un presupuesto equilibrado y sumarle un nuevo acuerdo con el FMI".

 

 

También ratificó el sistema de endeudamiento externo como mecanismo para financiar los gastos del Estado. "Buscamos dar certidumbre sobre el Estado argentino en 2019, y retomar el financiamiento externo para retomar la senda de inversión que comenzó en 2017. Es el único camino, no tenemos otro", explicó Macri. Y mandó un mensaje sobrevolado a los que pedían la cabeza del jefe de Gabinete, Marcos Peña: "Basta de pensar en soluciones mágicas, basta de creer que es cuestión de nombres y de formas. Los argentinos tenemos que hacer los deberes, nadie va a hacer nuestra tarea".

 

 

Luego de justificar y también descalificar la aplicación de las retenciones, insistió que esta crisis “es un momento donde todos estamos poniendo el hombro, y necesitamos de ese esfuerzo”. “Lo que están haciendo es acompañar a aquellos más débiles, a los que más lo necesitan y en nombre de ellos se los quiero agradecer”, les dijo a los industriales.

Para el líder de Cambiemos, esta situación de inestabilidad “también es una gran oportunidad", "para decir que se quieren sentar a la mesa, para que la Argentina tenga un presupuesto equilibrado, no para ahora, sino para siempre. Bienvenidos a sentarse para cambiar este tema de raíz”, arengó. Casi en un tono de candidato, Macri invitó al auditorio de empresarios "a dar vuelta la página, porque esta vez es de verdad y no hay lugar para timoratos", porque "enfrentar la verdad, ponerla sobre la mesa y resolverla requiere de hombría y es lo que siento que los argentinos tenemos y tenemos que poner en este momento”, dijo.

 

 

En otro tramo de su alocución, buscó referirse al escándalo de los cuadernos, pero con un giro discursivo para hablar de corrupción, sin mencionar el caso. “Desde el primer día nos comprometimos con la verdad y la transparencia”, aseguró y subrayó que en su gestión abrieron el acceso a “las licitaciones de las obras y los datos, para todos los argentinos sepan lo que se hace con su dinero”. Según Macri, gracias a ese proceso, “las obras son más transparentes y un 40% más baratas”.

Tras mencionar el caso, insistió  sobre una línea argumental del Gobierno respecto a los fondos. “Imaginen lo que se podría hacer con ese dinero. Por eso no hay duda que estamos cambiando, lo estamos haciendo de raíz, sin atajos y sin corrupción, que en este último tiempo agarró dimensiones que son de ficción”, enunció el Presidente.

 

 

Para Macri, se trata de un fenómeno que “impactó a todos” pero también “en la confianza de la credibilidad internacional de la Argentina”, porque “muchos creen que todos los argentinos somos así, y se equivocan”. Por el contrario, aseguró que “hay empresarios y políticos, de todas la tendencias que creemos que tenemos que superar el pasado y construir el país que queremos”.