X
Las segundas líneas de Dujovne y Frigerio reciben a los ministros de Economía de las 19 provincias que no gobierna Cambiemos. Dicen que no aumentarán el ajuste. Final abierto con Ingresos Brutos.
Por 04/09/2018 9:17

Luego de la nueva corrida cambiaria y la reducción al 50% del gabinete, la Casa Rosada retomará este martes la negociación con los ministros de Economía de las 19 provincias que no gobierna Cambiemos. El plato fuerte del encuentro (previsto para las 13 en el Salón de los Escudos, del Ministerio del Interior) será la redacción del Presupuesto 2019, tras el anuncio oficial de “anticipar” el salvataje del Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de afrontar una reducción mucho más drástica del déficit fiscal: del 1,3% del PBI a cero. Faltan 11 días para que venza el plazo de presentación del proyecto de la "ley de leyes" ante el Congreso y el optimismo que pronostican en el oficialismo no se confirma en la lectura de los negociadores provinciales. 

La última reunión resulta borrosa ante la emergencia de la última corrida cambiaria, pero fue realizada hace escasos 12 días. Fue encabezada por los secretarios de Provincias, Alejandro Caldarelli y su par de Hacienda, Rodrigo Pena. Sin embargo, antes de la vorágine que estalló el miércoles pasado, ambos negociadores de las carteras de Interior y Hacienda aseguraron que habían avanzado en un “75%” sobre los 100.000 millones de pesos que debían recortar las provincias. La primera respuesta de los ministros locales fue poner el grito en el cielo ante el optimismo oficial. Diez días después, ese reclamo de cautela viró en pesimismo, pero cerca del titular de la cartera de Interior, Rogelio Frigerio, aseguraron a Letra P que mantendrán la misma cifra, y no les reclamarán un ajuste mayor. El monto a recortar sería de 400.000 millones de pesos en total, contra los 300.000 del plan original. Aunque el ajuste trasladado a las arcas provinciales no se alteró.

“A los gobernadores no se les puede pedir nada más. No les podemos meter más presión. No nos vamos a mover de los 100.000 millones acordados y los otros 100.000 millones los vamos a financiar con el nuevo esquema de retenciones”, explicó a este medio un hombre que reporta al pelotón de negociadores nacionales. En las oficinas del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, confirmaron que la expectativa fiscal con el aumento de impuestos a las exportaciones es que la recaudación aporte 280 mil millones de pesos extra.

 

 

El total que deberán recortar no es el único obstáculo. También figura la paridad del dólar. En la última cita, tanto Pena, Caldarelli y su segundo, Paulino Caballero, diseñaban una grilla presupuestaria con un dólar a 29 pesos para encontrar un punto de equilibrio posible. Al cierre de esta nota la paridad con la divisa estadounidense está diez pesos por encima de esas previsiones cambiarias, al calor de otro interrogante: cómo responderá Wall Street a los volantazos de Macri. La bolsa neoyorkina no funcionó el lunes por un feriado y este martes aportará el primer pantallazo sobre la evolución de los bonos argentinos y la cotización de las empresas locales.

 

 

“La evolución del dólar tiene dos partes para los gobernadores. También les aumenta los ingresos por coparticipación y les licúa una parte del gasto”, se escudó un funcionario de la cartera política, para minimizar el impacto de la disparada de la divisa. En rigor, el tironeo presupuestario no pasa solamente por los paliativos fiscales. También por la obra pública, que afrontará una reducción del 30% para el año próximo, luego de la anulación por decreto del Fondo Federal Solidario (FoFeSo), que resintió la realización de trabajos de infraestructura de pequeña y mediana escala en los municipios para lo que resta de este año. Esa caja, creada en 2009, se financiaba con una parte de las retenciones a las exportaciones de soja.

Originalmente, su eliminación fue parte de una exploración para el año que viene, pero fue adelantada para lo que resta del año. La medida desató todo tipo de protestas de los gobernadores peronistas, una serie de amparos para exigir su restitución y un pedido de compensación con fondos de la ANSeS, dentro del esquema de devolución que pactaron con la Nación, en cumplimiento de un fallo de la Corte, que declaró inconstitucional la retención que les hizo el organismo desde 1992. "Esperamos que no vuelvan a la carga con el tema del FoFeSo ahora que restituimos una parte de las retenciones a las exportaciones, pero si lo hacen, ya teníamos una vía en curso de compensación", confió una fuente de Hacienda, en referencia a sumar un punto al 6% que girará el organismo previsional el año que viene. 

 

 

El recorte abrupto del denominado fondo sojero le permitió al Gobierno suprimir 26.000 millones. La guadaña federal también sumó otros 45.000 millones con el ajuste de los subsidios estatales al transporte público de todas las provincias, aunque el 70% corresponde a la Provincia y a la Ciudad de Buenos Aires, que ya aceptaron absorber su porción, con la consecuente potestad para aumentar el boleto, sin perder de vista los costos políticos que eso implicará. "Dujovne blanqueó ese punto en el anuncio que hizo este lunes y creemos que eso también posibilitará las cosas", aseguró un inquilino de la Casa de Gobierno. 

ESCEPTICISMO Y SUSPENSO. Un ministro de Economía provincial, que coordina el poroteo fiscal de los gobernadores peronistas, reafirmó su escepticismo en diálogo con este medio. “No tenemos indicio de nada. Veremos qué nos dicen. No hay nada acordado. Todo está abierto”, anticipó el economista luego de confirmar un reclamo que sigue en pie: retocar la tablita del Consenso Fiscal, donde esta previsto el cronograma de reducción de las alícuotas de Ingresos Brutos para las 13 categorías que tributan ese gravamen.

“La propuesta de modificar ese cronograma del Consenso Fiscal sigue en pie y quedaron en contestarnos, aunque los funcionarios del Gobierno dijeron que queríamos subir impuestos y que se negaron”, atajó otro funcionario local, en la misma línea.

 

 

Las actividades que iban a quedar libres de Ingresos Brutos desde enero de 2020 son la minería, la agroindustria y la pesca. Las tres deberán afrontar el pago de retenciones a las exportaciones, una medida que sumó cuestionamientos públicos de mandatarios peronistas, como el sanjuanino Sergio Uñac. “Es un retroceso. Es un impuesto que se puso en un momento de emergencia del país y que, a 15 años, deberíamos haberlo superado, pero aparentemente no hemos podido”, disparó este lunes. 

En Balcarce 50 se muestran confiados. Aseguran que la negativa a incrementar el ajuste será determinante, pero en las provincias prefieren mostrar cautela, ante una administración federal que buscará acelerar el cierre del presupuesto como una señal de gobernabilidad ante el tembladeral que la conmueve.