X
Manzur, Insfrán, Verna, Zamora, Rodríguez Saá y Arcioni se reunieron en el CFI con Pichetto, Massa y la CGT. Programaron otro encuentro para el martes y esperan sumar al sector dialoguista.
Por 29/08/2018 19:51

El dólar seguía en su escalada imparable cuando Alberto Rodríguez Saá se retiró del edificio del Consejo Federal de Inversiones (CFI), tras más de dos horas de reunión junto a otros gobernadores del peronismo, el presidente del interbloque Argentina Federal en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y los jefes de la CGT. “Nos reunimos frente al fracaso del Gobierno nacional”, soltó el puntano, para sumarle tensión al clima político, en plena negociación de las provincias con la Rosada por el Presupuesto 2019, mientras el oficialismo atraviesa su momento más difícil desde que llegó al poder.

Fue el tucumano Juan Manzur el encargado de suavizar las declaraciones de Rodríguez Saá, mientras el dólar seguía en aumento. “Sabemos que la situación es difícil, compleja. Nosotros somos oposición, no cogobernamos. Pero queremos ayudar, consensuar para que el Gobierno tenga Presupuesto para 2019”, dijo Manzur una vez terminada la reunión en el CFI.

La situación económica, la eliminación del Fondo Federal Solidario (FoFeSo), el Presupuesto para el año que viene y, en particular, la decisión del Gobierno de recortar recursos provinciales por decreto  fueron los puntos centrales de la reunión que mantuvieron en el CFI los gobernadores, mientras monitoreaban cómo la divisa norteamericana seguía en alza, luego del fallido anuncio del presidente Mauricio Macri.

 

 

El encuentro, que se extendió durante poco más de dos horas, fue convocado por Manzur, el formoseño Gildo Insfrán y el pampeano Carlos Verna -tres de los mandatarios de relación más tensa con la Casa Rosada-, y contó con la presencia de los gobernadores Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Rodríguez Saá (San Luis) y Mariano Arcioni (Chubut), los vicegobernadores Daniel Capitanich (Chaco) y Juan Carlos Arcando (Tierra del Fuego), el presidente del interbloque Argentina Federal en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y los dirigentes de la CGT Héctor Daer, Carlos Acuña, Antonio Caló, Gerardo Martínez y Andrés Rodríguez.

 

Los jefes de la CGT fueron al CFI tras anunciar al pero del 25 de septiembre. (NA)

 

La reunión comenzó al mediodía, dos horas después de que los mercados abrieran con una respuesta negativa al anuncio presidencial. Según pudo saber Letra P, entre los mandatarios reinó la “preocupación” por la falta de señales del Gobierno ante la crisis. “No se ve la salida”, dijo una fuente provincia a este portal. El pampeano Verna lo dijo de manera contundente en su cuenta de Twitter más tarde, cuando el dólar ya había alcanzado los 34,40 pesos. “Macri fracasó”, escribió el gobernador. El santiagueño Zamora ironizó sobre la situación actual con una broma ante sus colegas del PJ. “Macri me está haciendo peronista”, dijo el gobernador, de origen radical.  

 

 

Los gobernadores evaluaron como “positiva” la presencia en la reunión de la plana mayor de la CGT -que decidió concurrir al CFI luego de anunciar un paro general para el 25 de septiembre-, y el respaldo de Massa y Pichetto a los reclamos provinciales. “Lo importante hoy acá es la foto política”, definió ante Letra P uno de los dirigentes gremiales antes de subir al quinto piso del edificio de Retiro, donde ya aguardaban los mandatarios, Pichetto, Massa, el senador por Corrientes Carlos “Camau” Espínola y el ex ministro de Economía Miguel Peirano. “Ojalá que la Argentina pueda ordenarse”, dijo sobre el anuncio de Macri el jefe del interbloque Argentina Federal, uno de los primeros en abandonar la reunión.  

Además de evaluar la situación económica, los mandatarios ratificaron en la reunión su compromiso de cumplir las metas fiscales que acordaron con el Gobierno nacional, aunque plantearon un camino alternativo para alcanzarlas. Junto a Pichetto y Massa evaluaron la posibilidad de avanzar con retenciones a la minería, recortar cargos jerárquicos en la administración pública nacional, postergar la rebaja de ganancias en balances y aumentar bienes personales a todos aquellos que tengan más de cinco millones de dólares en efectivos o en fondos, o que tengan propiedades en el exterior. Además, coincidieron en que no avalarán recortes en áreas sociales, educación, ciencia ni jubilaciones.

“No solo hay que ver cómo reducir gastos sino cómo se incrementan los ingresos. Han surgido una serie de propuestas y variables, se barajan muchas propuestas. Vamos a hacer un documento por escrito”, explicó Manzur tras el encuentro.

 

 

Los gobernadores volverán a reunirse en el CFI el próximo martes, aunque esta vez se espera la presencia de los mandatarios considerados más “dialoguistas” que no participaron de los últimos encuentros, como Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba). “Los vamos a convocar a todos”, dijo el tucumano. Desde al menos dos de las provincias que no enviaron representantes este miércoles confirmaron a Letra P que la próxima serán de la partida. “El Gobierno no le encuentra la vuelta”, se sinceró un funcionario provincial de buena relación con la Rosada.

Ahora el dilema pasa por saber si, así como hicieron con Pichetto y Massa, los mandatarios convocarán también a representantes del Frente para la Victoria. En la reunión que mantuvieron en el CFI el viernes 17 de agosto los mismos dirigentes, los representantes gremiales habían anunciado que avanzarían en el armado de un encuentro con los jefes de bloque de “todas las variantes” del peronismo, es decir, el kirchnerismo, el massismo y Argentina Federal. Sin embargo, la idea no cayó bien en los gobernadores y dirigentes del peronismo federal, que se resisten a sacarse fotos con diputados y senadores identificados con el kirchnerismo. Algunos mandatarios y dirigentes gremiales intentarán mediar para que el espacio pueda articular una respuesta única ante la crisis.