X

Será al segundo gobernador con el que se encuentra en el marco de la negociación por el Presupuesto 2019. Reuniones con el agro, industria y festejo en la Bolsa serrana.

Redacción 30/07/2018 9:27

República de Sudáfrica – Córdoba. Sin escalas. El presidente Mauricio Macri deja atrás la visita diplomática a la cumbre de los BRICS y se adentra en el barro de la negociación por el Presupuesto 2019, con el planteo repetido de “colaboración” hacia las provincias para encarar un ajuste fiscal que cumpla con la expectativa del 1,3% del déficit fiscal que reclama el Fondo Monetario Internacional (FMI). Este lunes estará en territorio serrano – tierra santa para el macrismo desde la elección de 2015- para destrabar la negociación con el gobernador Juan Schiaretti, abanderado de la lucha del interior contra la provincia de Buenos Aires y la Ciudad y por el reparto de subsidios.

 

 

 

Córdoba lleva repetidas sonrisas al PRO. En 2015, Macri superó los 70 puntos y desplomó al candidato kirchnerista Daniel Scioli en la segunda vuelta electoral. Días antes de ese resultado, el comando de campaña PRO había elegido la capital serrana para cerrar la campaña de cara al ballotage. En 2017, el diputado nacional Héctor “La Coneja” Baldassi ganó el comicio de medio término y consiguió cinco bancas para el macrismo en la Cámara de Diputados.

La relación entre el Presidente y el gobernador del segundo distrito electoral (detrás de la provincia de Buenos Aires) data de años y permite chistes, como el que propinó Macri en 2016 durante la inauguración del aeropuerto de Río Cuarto. El titular del Ejecutivo nacional destacó la “enorme autoestima” del pueblo cordobés y luego soltó: “Si tuvieran mar se hubieran independizado hace rato”. Macri intentará este lunes avanzar con la discusión del Presupuesto y el reclamado recorte del gasto público que le pide a los gobernadores. Schiaretti será el segundo mandatario al que verá mano a mano para negociar el achique. El primero fue el santiagueño Gerardo Zamora, a quien recibió a solas en la Casa Rosada.

La agenda del Presidente comenzó cerca de las 9 con una reunión con la Mesa de maquinaria agrícola de esa provincia. Más tarde, Macri y Schiaretti participarán de la presentación de la nueva camioneta Pick Up “Frontier” de la compañía japonesa Nissan. Al mediodía, el Presidente estará en el 41° de la Fundación Mediterránea, un asociación civil sin fines de lucro especializada en la realización de informes económicos. En el evento estará también la  Unión Industrial de Córdoba, la Bolsa de Comercio de Córdoba y la Cámara de Comercio Exterior.

Macri pasará el día junto a Schiaretti, que desde el comienzo de la gestión de Cambiemos mostró sintonía con el Presidente. Sin embargo, en ocasión del debate por el recorte fiscal de cara al 2019 recrudeció su postura y apuntó a Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, los gobernadores estrella del PRO. El mandatario cordobés reclama que Nación traspase los servicios de electricidad, agua y transporte público a esos distritos, mientras el tándem Vidal - Larreta se endurece y frena la negociación.

 

 

 

Como informó Letra P, el debate por el Presupuesto 2019 está encallado tras la última reunión de la Casa Rosada con los gobernadores PRO. Tanto para Macri como para el resto de las provincias, la discusión con Larreta y Vidal es la negociación testigo para avanzar con el resto de los acuerdos provinciales, incluso en los territorios gobernados por la Unión Cívica Radical. Ante ese marco, el Presidente busca acercar posiciones con Schiaretti, que está cerca de conseguir que el AMBA se haga cargo, al menos, del transporte y la electricidad. Pese a los intentos del tándem PRO de “dar vuelta” la discusión en torno al financiamiento y los desembolsos de subsidios de Nación a las provincias, el Gobierno nacional apura la transferencia de Edenor, Edesur y el control de transporte de colectivos a CABA y PBA.

Sin embargo, hay un punto en el que Macri y el cordobés no comulgan: la cuestión impositiva. Schiaretti, como la mayoría de los gobernadores peronistas, reclama la suspensión de la baja de Ingresos Brutos. Algunos mandatarios arriesgaron más y pidieron directamente la derogación del Pacto Fiscal. No obstante, sería una contradicción mayúscula: ese mismo acuerdo logrado en 2017 obliga a provincias como las que gobiernan Vidal y Larreta a recibir y hacerse cargo de los servicios públicos que el interior pide sean traspasados cuanto antes.