X

La cuenta que hacen Larreta y Vidal para repeler a los gobernadores peronistas

Los mandatarios opositores exigen que la Ciudad y la Provincia resignen subsidios para que el ajuste sea equitativo. Ellos retrucan que sus distritos aportan la mitad de los recursos coparticipables.

Por 20/07/2018 13:06

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ofrecen sus terruños para avanzar con el ajuste fiscal que reclama Mauricio Macri para cumplir con las metas del Fondo Monetario Internacional (FMI). Mientras apuntan a que sea “progresivo”, saben que deberán absorber el control de la electricidad y el transporte público, como reclamaron públicamente los gobernadores peronistas. Sin embargo, los mandatarios PRO exhiben una ecuación para refutar el argumento de los mandatarios opositores acerca de que el interior sostiene los subsidios que la Casa Rosada vuelca en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA): sostienen que aportan la mitad de los recursos que la Nación coparticipa.

Al mismo tiempo que el cordobés Juan Schiaretti – el salteño Juan Manuel Urtubey se expresó en el mismo sentido- presiona para que la Ciudad y la Provincia dejen de estar financiadas por “todos los argentinos”, el binomio PRO juega en tándem y responde con un axioma clave para esta discusión: “Si pone uno, ponen todos”. Ambos sostienen que el peronismo “da vuelta” los números de la recaudación y el aporte a la coparticipación federal. “Muestran una foto, nosotros queremos representar la película”, advierten.

Si hubiese una mesa que reuniera a todos los gobernadores del país, Vidal y Larreta expondrían una serie de números que analizan con sus equipos hace días. Entre ambos distritos, aportan cerca del 50% de la masa coparticipable total que luego la Nación gira a todas las provincias. Buenos Aires produce cerca del 37% de la recaudación que va a la coparticipación y recibe el 21,5% (Fondo del Conurbano incluido); la Ciudad genera el 22% y le devuelven cerca del 5%.

El argumento de los gobernadores peronistas es cierto: los subsidios en materia energética y movilidad están concentrados en la región metropolitana, beneficiando desde hace años a la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. El porcentaje de masa de subsidios por parte de la Nación que reciben ambos distritos es mayor comparado al resto de las provincias. Los gobernadores opositores cuestionan a Macri por mantener ese “privilegio” para sus mandatarios estrella. El oficialismo retruca y advierte que esa medida fue un “parche” de la gestión kirchnerista para compensar al AMBA el dinero que nunca le derivó por concepto de coparticipación y que el ex gobernador Daniel Scioli jamás reclamó a la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

 

 

Ante este escenario, el razonamiento de Vidal y Rodríguez Larreta pasa por el interrogante “quién financia a quién”. Ente este cruce de planteos -que tiene mayor o menor asidero según el foco- radica la riña entre las provincias y los gobernadores PRO. Detrás de esta discusión, harto repetida en cada reunión a la que la Casa Rosada convoca para discutir el ajuste y el Presupuesto 2019, está el debate siempre presente por una modificación en la ley de coparticipación. Según pudo saber Letra P, el Gobierno confía en avanzar con una nueva norma de distribución federal de recursos -acordada con las provincias- tras la negociación del Presupuesto. Paso a paso. Festeja Vidal, que se queja por la desigualdad en el reparto desde 2015.

 

 

Con esos índices sobre el reparto de la coparticipación, avalados por el Gobierno nacional, Larreta y Vidal se paran para negociar la transferencia de servicios públicos a sus administraciones, renglón clave del anteproyecto de ajuste fiscal en la Ciudad y la Provincia que luego se verá reflejado en el Presupuesto 2019, que deberá estar presentado el 15 de septiembre en el Congreso. Ambos encabezan la negociación que marca la cancha: la oposición y los propios gobernadores radicales no moverán hasta conocer el ajuste que estarán dispuestos a realizar los mandatarios PRO, en el marco de la “colaboración” que reclamó Macri para cumplir con la meta del 1,3% del déficit fiscal para el año próximo que aconseja el FMI.

La negociación con los gobernadores tuvo el puntapié inicial el martes, cuando Macri recibió a Gerardo Zamora en la Casa Rosada. En paralelo, los ministros Nicolás Dujovne (Hacienda) y Rogelio Frigerio (Interior) recibieron a ministros de Economía de 17 provincias para negociar el achique del gasto en cada distrito. A lo largo de esos encuentros blanquearon el giro en la negociación y la propuesta del Gobierno de absorber el 66% del ajuste. De acuerdo a ese borrador, la Nación recortará $200 millones y las provincias, cerca de $100 mil millones.