MEMORIA & BALANCE

El plan de Dujovne para que no caiga el Gobierno

Los cinco pilares de la recuperación a la que apuesta el ministro de Hacienda para darle la reelección a Macri y evitar la interrupción del proyecto que banca -pero ve débil- el Círculo Rojo.

Nada de lo que se dice en política ocurre porque sí. Fue el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien hace unos días sorprendió con una afirmación que resultó desafortunada y fuera de lugar incluso para la tropa propia: “En la Argentina nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que cayera el Gobierno”, dijo el funcionario. Más allá del impacto inicial, hay que mirar la trastienda. Esa afirmación transmitió, en realidad, lo que Cambiemos viene recibiendo de inversores y empresarios en giras y reuniones. Se trata de un apoyo mayoritario a una gestión a la que le destacan el ajuste y la contracción del gasto, pero a la que le hacen una pregunta central: cómo hará Mauricio Macri para ganar las elecciones de 2019 en un contexto de retracción de las variables. La consideración muestra que los que manejan poder económico entienden los efectos en la sociedad de políticas de este tipo, pero quieren garantizarse la continuidad de una “democracia liberal”, tal la calificación que le dan a la alianza oficial más allá de las fronteras.

 

Dujovne espera una mejora económica basada en cinco pilares. 

 

 

Según confiaron a Letra P fuentes del Ejecutivo, esa es hoy la duda basal de los mercados. Luego viene la preocupación que genera la figura de la ex presidenta, Cristina Fernández, más vinculada a si llegarán o no capitales a futuro. Y bastante más lejos, el movimiento de placas tectónicas del peronismo no K, formaciones que, para la Casa Rosada, quedarán entrampadas, una vez más, en la polarización.

 

 

 

¿Qué le responde el Gobierno al Círculo Rojo? ¿Qué hará para obtener la reelección en este contexto? Fuentes del Ministerio de Hacienda confiaron que hay un plan centrado, más que en lo político, en las variables económicas. La apuesta es que la desaceleración de la inflación que, esperan, se geste en noviembre y diciembre se prolongue en el tiempo. Entusiasmó la baja en los precios mayoristas de octubre, que se aplican con cierto rezago en las góndolas. “Es una neblina que tapa todo”, grafican desde uno de los despachos contiguos al de Dujovne.

 

 

La mesa del PJ no K. Para el Gobierno, "caerá en la grieta". 

 

 

El segundo punto del plan reactivación es, curiosamente, el consumo, un rubro abandonado por el Gobierno. Hoy en Hacienda, el súper ministerio que comanda Dujovne -que interactúa directamente con el otro superministro, Dante Sica, de Producción-, están mirando las principales 25 paritarias. La mayoría en proceso de reapertura, generarán para el Gobierno “una recuperación del salario en la primera parte de 2019 y un plus que irá al consumo”. Tímidamente, empiezan a tener apuestas al gasto hogareño. Hubo consejos del ala más progresista-desarrollista de Cambiemos de “poner plata en la calle”. Los más apegados a fuerzas políticas de tradición histórica saben que, sin eso, no hay 2019 posible. Sica cerró, de hecho, la semana de la moda con los textiles para tratar de inyectarle adrenalina a un paciente con alto riesgo de complicaciones serias. Y este viernes apareció en el Boletín Oficial el decreto qle alivia las cargas patronales al sector.

 

 

 

Las exportaciones son el tercer punto al que le apuestan para cambiar el sentido de la rueda. Cuentan que las ventas externas de carne crecen al 25% y lo propio hacen rubros como langostinos, vinos y frutas. Eso permitiría el ingreso de divisas genuinas en un escenario de tipo de cambio competitivo tras una furibunda devaluación. 

 

Descuentan, como cuarto pilar de la recuperación, que el agro tendrá una cosecha “no récord, pero mucho mejor que la sequía que nos sacó un punto y medio del PBI”.

 

 

El fantasma de CFK. "Condiciona las inversiones", afirman. 

 

 

El quinto ítem es el más conectado con la política. “Sabemos que las inversiones van a tardar en llegar”, admiten en el Gobierno ante la consulta de Letra P. Y agregan que, “en cuanto se disipen las dudas y Mauricio muestre signos concretos de reelección, van a llegar”. Dentro del propio Cambiemos reconocen que el factor CFK inquieta en este punto particular, pero se sinceran ante una posición global de aceptación de variables opositores más maleables. La constante es que, más allá del deseo, adentro y afuera reina la sensación de que habrá dos polos opuestos en la contienda electoral. El Gobierno, naturalmente, va explotar esa veta en términos de una urna que definirá “entre futuro o pasado”. En ese contexto, el macrismo cree que el PJ amable es funcional a sus propios intereses: “Para nosotros, kirchnerismo más otra cosa da kirchnerismo”, se confían.

 

Este paquete de aspiraciones pone al Gobierno pensando en un 2019 con “crecimiento lento pero sin pausa, acelerando en el segundo trimestre y llegando bien al momento de las elecciones”. Un nuevo segundo semestre le apareció a Cambiemos en su horizonte cercano, pero esta vez no tiene margen de error.

 

Toto Caputo y Federico Sturzenegger.
la reaccion del mercado a los cambios de gabinete: cae el dolar y suben las acciones

Las Más Leídas

Manuel Adorni, en conferencia de prensa
Julio Cobos, diputado de la UCR.
Planta de GNL en Bahía: Kicillof y la oposición arman un frente transversal contra Río Negro
Toto Caputo y Federico Sturzenegger.
Marcelo Lewandowski y Diego Giuliano, objetivo común sin alianza por el momento.

También te puede interesar